El presidente cree que con esta medida protegerá a los consumidores (Foto: Cuartoscuro)
El presidente cree que con esta medida protegerá a los consumidores (Foto: Cuartoscuro)

La estrategia del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para acabar con los gasolinazos y los exorbitantes precios de los hidrocarburos comenzó con el combate al huachicoleo. Ahora, a partir de la próxima semana, exhibirá a gasolineras que venden el combustible más caro y dará a conocer el precio al que vende Pemex en aras de acabar con estas prácticas que solo perjudican a los consumidores.

El presidente de México indicó que será cada lunes cuando presente la lista de las gasolinerías que inflan sus números "para saber en dónde están los mejores precios y en en qué lugar están cobrando más", aseguró AMLO, quien explicó que esto servirá "para alentar la competencia, porque leí por ahí que queríamos regresar al estatismo".

"Resulta que Pemex baja el precio y sube el precio al consumidor. Eso es lo que tenemos que resolver entre todos y no enojarnos, el gobierno tiene que proteger a los consumidores, más si se está haciendo un esfuerzo de que no aumenten los precios. No estamos hablando de que no tengan utilidad, sino que sea razonada, que no se abuse", comentó el mandatario.

El combate al robo de combustible presenta buen avance y prácticamente se ha logrado acabar con esta práctica ilegal, según López Obrador, aunque precisamente después del desabasto que causó el combate al huachicoleo, fue que  los dueños de gasolineras se aprovecharon para establecer sus propios precios, muy por encima del que compran.

"Lo que queremos es que haya competencia, que no exista monopolio, que nos ayuden los consumidores para escoger en dónde cargar gasolina a partir de la información que se va a proporcionar para que el mercado regule los costos, y si se ponen de acuerdo (los concesionarios) con prácticas monopólicas vamos a buscar otros mecanismos", continuó, de acuerdo con la agencia estatal Notimex.

Fue en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, donde el Ejecutivo federal reveló el plan para operar gasolinerías del gobierno en caso de que los concesionarios no ajusten sus utilidades para disminuir el costo de los combustibles.

"Que no piensen que no estamos observando el comportamiento en el manejo de los precios al consumidor, que es lo que nos importa, por eso hemos decidido como un primer llamado, pedirle a los concesionarios que nos ayuden. Es un exhorto fraterno, es una convocatoria amigable", indicó.

Llamó a no ver esta estrategia "como una acción autoritaria, más si se está en un esfuerzo de que no aumenten los precios, pues todos tenemos que ayudar. No estamos hablando de que no tengan utilidad, estamos planteando que tengan una ganancia razonada, que no se abuse".

AMLO subrayó que su gobierno cumple con el compromiso de que no aumenten los precios de los combustibles, "pero son dos momentos, el precio al que vende Pemex es el que podemos nosotros controlar, y el costo que ofrecen las gasolinerías, que ahí es donde no tenemos un buen mecanismo de control".

Detalló que del 1 al 20 de diciembre -cuando comenzó la lucha contra el hachicoleo- se reportó el robo de 74.000 barriles, del 21 al 31 de ese mes se logró bajar a 23.000 barriles diarios, mientras que el promedio en enero fue 18.000; en febrero 9.000; marzo, 8.000, y en lo que va de abril es de 5.000.

A estas acciones se ha sumado el apoyo de la gente de las comunidades por donde pasan los ductos, que ya no participa ni apoya a las bandas que se dedican al huachicoleo, y que está inscrita en los programas de Bienestar para obtener trabajo y oportunidades.