Usuarias del Metro esperan la llegada de uno de los trenes para trasladarse por la CDMX (Foto: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO)
Usuarias del Metro esperan la llegada de uno de los trenes para trasladarse por la CDMX (Foto: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO)

La violencia de género es uno de los problemas sociales más graves en México. Estudios realizados por distintas organizaciones apuntan a que está arraigado en la sociedad. Según datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016, el 49% de las mujeres de 15 años en adelante ha padecido algún acto de violencia a lo largo de su vida; el 41.3% ha sido víctima de agresión sexual; el 29% violencia económica, patrimonial o discriminación; y un 34% daño físico.

De toda esta gama de formas de violencia, se estima que las agresiones contra las mujeres en los espacios públicos son, mayoritariamente, de índole sexual.

El estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, reveló que la Ciudad de México es uno de los lugares con mayor prevalencia de agresiones en espacios públicos.

Imagen tomada de un video que circula en las páginas pornográficas (Foto: Especial)
Imagen tomada de un video que circula en las páginas pornográficas (Foto: Especial)

Aunque calles y parques son los espacios mas comunes para los agresores, el Sistema de Transporte ColectivoMetro (STCM) también sirve como escenario para los agresores sexuales. La abogada Karla Michel Salas, quién fue entrevistada para un estudio realizado por el Instituto Belisario Domínguez de la Cámara de Diputados, estimó que hay entre 300 y 350 agresiones sexuales contra las mujeres en el metro todos los días, las cuales suman más de 126.000 por año. De esa cifra, sólo 300 víctimas reportan la agresión.

El propio organismo público encargado del tren metropolitano ha reportado que sólo el 32% de los casos reportados por acoso sexual derivaron en una carpeta de investigación; 2% denunció ante el juzgado cívico, otro 2% presentó una queja y el 64% desistió de la denuncia.

Esto es lo que el navegador arroja cuando buscas acoso en el metro (Foto: Especial)
Esto es lo que el navegador arroja cuando buscas acoso en el metro (Foto: Especial)

Los datos arrojados por el Instituto Belisario Domínguez, órgano de investigación especializada, revelaron que en 2017, las agresiones sexuales más recurrentes al interior del STCM fueron tocamientos, toma de foto o video sin consentimiento, muestra de genitales, fricción de genitales e insultos sexuales.

Muchos de los agresores filman las agresiones sexuales cometidas y las comparten en páginas pornográficas. Esta práctica ha dado como resultado que cuatro de los sitios pornográficos más visitados en América Latina acumulen más de 22.000 videos de índole sexual grabados en las instalaciones del Metro. Una investigación de VICE reveló que dentro de estas páginas web, los videos más recurrentes son aquellos donde los hombres acosan sexualmente a las mujeres en los transbordos entre rutas, cuando esperan el tren o durante las horas pico. Sin embargo, también hay escenas de sexo explícito dentro de los vagones, así como escenas de exhibicionismo y felaciones en pasillos.

Las mujeres exhibidas en estas grabaciones son tocadas a la fuerza, perseguidas entre los pasillos, acosadas por hombres que se masturban frente a ellas o las rozan con sus genitales, e incluso les fotografían por debajo de la falda o encima de la blusa.

Imagen tomada de un video que circula en las páginas pornográficas (Foto: Especial)
Imagen tomada de un video que circula en las páginas pornográficas (Foto: Especial)

De acuerdo con el reportaje hecho por el medio canadiense, las cintas, que superan en algunos casos el millón de reproducciones, están llenas de comentarios machistas y misóginos.  Y no es raro leer mensajes que abiertamente llaman a abusar de la víctima. Un gran porcentaje de estas mujeres acosadas y perseguidas son adolescentes, personas jóvenes que buscan ayuda con la mirada sin que nadie interceda por ellas.

Las pocas denuncias de acoso en el metro  se deben a una serie de factores: la falta de confianza en las autoridades; el desconocimiento de que se puede denunciar; el no saber dónde denunciar; o que no haya nadie a quien recurrir, son algunas de las razones más frecuentes que las víctimas dan. Sin embargo, hay un 11% que considera el acoso un acto de poca importancia, y un 8% ha normalizado la violencia mediante este tipo de conductas, lo que ha llevado a que las víctimas crean que la violencia sexual es un elemento ineludible al hacer uso del Metro.

En los últimos meses se volvió común ver en redes sociales las publicaciones de mujeres que fueron víctimas de algún tipo de violencia o intentos de secuestro a las afueras o en las instalaciones del transporte público. Las estaciones Chabacano, Mixcoac, Polanco, Coyoacán y Barranca del muerto, de las líneas 2, 7 y 3, han sido las más recurrentes entre las personas que han compartido sus testimonios.

Foto: Especial
Imagen tomada de un video que circula en las páginas pornográficas (Foto: Especial)

Quienes han sido víctimas de un intento de secuestro, han contado que los hombres amenazan a las mujeres en los andenes del metro y cuando alguien se percata de que están siendo forcejeadas, el raptor empieza a decir cosas como “Ya cálmate mi amor, no hagas espectáculos” y hacen creer a los testigos que es una pelea de pareja. Otra forma de operar de es llevárselas cuando salen de las estaciones del metro y subirlas por la fuerza a vehículos.

Las denuncias han sido tantas, que un grupo de mujeres creó un mapa virtual para señalar las estaciones del metro donde se dan estos ataques de forma recurrente, con el objetivo de que prevenir a las personas. 

El 2 de febrero miles de mujeres marcharon para demandar a las autoridades que se establezcan operativos de seguridad para poner un alto a los feminicidios, intentos de secuestro, desapariciones forzadas y violencia de género que azota al país.