Las bandas de “huachicol” siguen saboteando los ductos de Pemex, pese a la vigilancia de las Fuerzas Armadas y la tragedia en Hidalgo. (Foto: Especial)
Las bandas de “huachicol” siguen saboteando los ductos de Pemex, pese a la vigilancia de las Fuerzas Armadas y la tragedia en Hidalgo. (Foto: Especial)

Pese a la explosión y la tragedia en Tlalhuelilpan, Hidalgo, las bandas de robo de combustible siguen saboteando los ductos de Petróleos Mexicano (Pemex).

Este lunes afectaron la operación de los principales sistemas de distribución, entre ellos el Tuxpan-Azcapotzalco y el Salamanca-Guanajuato, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

"Los grupos que tienen el negocio y no dejan de hacerlo, nos sacaron de operación la mayoría de los ductos, nos los pincharon y provocaron fugas en algunos casos peligrosas", dijo.

No obstante, López Obrador destacó que "afortunadamente la gente ya no acudió" a los lugares de las fugas, por lo que ha sido más efectiva la actuación de las autoridades para controlar y reparar los daños.

La explosión en Hidalgo fue "una tragedia aleccionadora", dijo el presidente en su conferencia de prensa matutina, donde garantizó el abasto de combustibles pese a los recurrentes ataques a los ductos.

Pese a los ataques de “huachicoleros” en ductos, López Obrador garantizó el abasto. (Foto: Especial)
Pese a los ataques de “huachicoleros” en ductos, López Obrador garantizó el abasto. (Foto: Especial)

López Obrador explicó  que este mismo lunes, a 76 horas de la explosión en Hidalgo, los huachicoleros sacaron de operación ductos como el Tuxpan-Azcapotzalco, que ya fue restablecido.

Pero el Salamanca-Guadalajara, que abastece al estado de Jalisco donde hay reportes de desabasto, fue pinchado cuatro veces, afirmó el presidente.

"Nos sacaron de operación cuatro veces el Salamanca-Guadalajara, y el Tuxpan-Azcapotzalco, que ya habíamos logrado estabilizar, y ayer lo sacaron de operación", dijo.

Frente a estas acciones, López Obrador afirmó que las autoridades ya refuerzan las brigadas para echar a andar esos sistemas y evitar el desabasto de combustibles.

"No habrá problema de desabasto, ya estamos rehabilitando estos daños y ya está funcionando de nuevo el Tuxpan-Azcapotzalco", dijo. Respecto del Salamanca-Guadalajara, agregó que ya trabajan para rehabilitarlo.

Los actos de sabotaje afectaron dos de los principales sistemas de abasto. (Foto: Cuartoscuro)
Los actos de sabotaje afectaron dos de los principales sistemas de abasto. (Foto: Cuartoscuro)

López Obrador explicó que la estrategia de compra de pipas para la distribución contribuirá a enfrentar de manera más efectiva estos sabotajes al reforzar el abasto.

Informó que con la operación en una primera etapa de  707 carro-tanques aumentará la capacidad para distribuir hasta 250.000 barriles diarios de combustible con dos viajes por cada unidad.

El presidente afirmó que esta mañana recibió un informe sobre el despliegue de fuerzas en las zonas de ductos, que trabajan día y noche para garantizar el abasto del combustible en el país.

Destacó además la labor de los elementos de la Marina y el Ejército en la vigilancia de los sistemas de ductos, donde hay desplegados más de 5.000 elementos.

"Han actuado con mucha responsabilidad, y sin ese apoyo sería muy complicado porque está muy arraigada la práctica del robo de combustible y se necesita la vigilancia", dijo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: