Hasta 9.000 denuncias penales presentó la pasada administración de Pemex contra “huachicoleros” (Foto: Cuartoscuro)
Hasta 9.000 denuncias penales presentó la pasada administración de Pemex contra “huachicoleros” (Foto: Cuartoscuro)

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador inició un combate al robo de combustible y reforzó la seguridad de 1.600 kilómetros de los 6 principales ductos de distribución en el país.

A pesar de ser considerado ilegal, resulta un negocio redituable. Ex policías y ex sicarios explicaron por qué dejaron en lado de la ley para pasarse al del huachicol.

Un ex policía prefirió volverse "huachicolero" (ladrón de combustible) para beneficio de su familia, pues "antes ganaba 2.700 pesos (USD 135) a la quincena, ahora puedo sacar hasta 250.000 pesos (USD 12.500) a la semana", dijo en entrevista con el diario El País.

"Ya en el medio empiezas a conocer a todo ese tipo de gente. Busqué a esas personas. En primer lugar les pedí ayuda y empleo. Y te lo dan. Tan fácil como (que me preguntaron), '¿qué tiempo llevas sin trabajo? No, pues llevo como un mes', les dije. Me regalaron cerca de 15 mil pesos. Fue como, 'toma, aliviánate'. Me dieron la facilidad de una camioneta. Y me dijeron, '¿sabes qué? Vas a trabajar con nosotros. Vas a halconear y te vas a llevar tu lana", relató al periodista Pablo Ferri.

Fue funcionario de juzgado y agente del ministerio público, pero ahora cuenta con dos camiones y ocho depósitos portátiles con capacidad para 8.000 litros para robar combustible de un ducto de Pemex (Petróleos Mexicanos).

Desde el pasado 27 de diciembre, el Ejército encabeza el plan conjunto contra el “huachicol” (Foto: Especial)
Desde el pasado 27 de diciembre, el Ejército encabeza el plan conjunto contra el “huachicol” (Foto: Especial)

"Sí, es verdad", respondió cuando le preguntaron si hay gente de Pemex involucrada. "Quien hace la toma, ya debe de saber cómo picar el tubo. Al principio, fuimos ayudados por personal de Pemex. Yo lo he visto. Porque el tubo está de grueso como esta mesa [se refiere al diámetro, más o menos de metro y medio]. Y lleva una presión impresionante. Entonces para hacerle una perforación, lo más pequeño que es como esa pluma, una broca del tamaño de esa pluma", dijo a El País.

Dejó a Los Zetas

Un hombre de 30 años del noreste de México, que prefirió el anonimato, se dio cuenta de que había mayor ganancia "ordeñando" gasolina que como soldado del narcotráfico. En entrevista con Diego Enrique Osorno, en el diario Milenio, relató que un amigo lo invitó a ser "huachicolero" hace unos 5 años.

Empecé a comparar las cosas: andar con la delincuencia o andar robándole a Pemex, y se me hizo más seguro agarrar dinero de donde estaban los ductos, ya que era mejor pagado y tenías más tiempo de andar libre en la calle

Además de confirmar que las autoridades y jefes de seguridad de Pemex estaban involucrados en el robo, contó sobre los costos. "Si vendes dos pipas diarias de 20.000 litros, a nosotros nos van a pagar a 10 pesos el litro, o poco más, porque va subiendo".

"En el centro (del país) se inició más que nada la ordeña, el huachicol que le dicen. De ahí se vino desatando según cada estado hacia el norte". Explicó a Milenio que depende del estado de la República se le paga al Cártel que domine la zona, y "si no hay delincuencia, entonces tenemos que arreglarnos con el gobierno".

El Cártel que inició el huachicol

 

Los Zetas expandieron sus actividades ilegales más allá del tráfico de drogas. También cometieron extorsiones, robos, asesinatos, secuestros masivos, tráfico de personas y robo de combustible.

Guadalupe Correa-Cabrera, profesora universitaria en Estados Unidos y experta en temas de crimen organizado, dijo a Infobae México que Los Zetas y el Cártel del Golfo robaban combustible más condensado y lo mandaban hacia Estados Unidos. "Al final los que compraban este producto eran empresas como Shell y otras transnacionales importantes".

En el 2010 los Zetas le declararon la guerra al Cártel del Golfo. Para entonces, la organización se dedicaba exclusivamente a robar combustible en algunas zonas del noreste mexicano y el Golfo de México.

Los Zetas llegaron a ser considerados como el grupo criminal más violento en México. Sin embargo, en los últimos 5 años al menos 33 de sus principales líderes han sido detenidos o abatidos por las autoridades en distintos operativos.

"Todavía hoy por hoy algunas células del Cártel del Golfo y los Zetas -como el Cártel del Noreste y Zetas Vieja Escuela– se dedican al robo de combustible. Sólo que ahora estamos hablando propiamente de células, ya no de cárteles", subrayó Guadalupe Correa.

En México la palabra "huachicol" se ha convertido en una de las más populares según Google, en medio de la crisis de desabasto en al menos 10 estados del país después de la decisión presidencial de cerrar los ductos de combustibles para combatir el robo de combustible.