Murió Peter Brook, una leyenda del teatro mundial

El director británico tenía 97 años


Peter Brook en el teatro Bouffes du Nord, en París (Thomas Rome / Flickr)
Peter Brook en el teatro Bouffes du Nord, en París (Thomas Rome / Flickr)

El británico Peter Brook, uno de los directores más influyentes del siglo XX, murió el último sábado a los 97 años, informaron este domingo a la AFP personas de su entorno.

Peter Brook fue uno de los directores de teatro más influyentes del siglo XX, que reinventó el arte teatral reduciéndolo a sus elementos más básicos y poderosos.

Figura casi mística, a menudo mencionada al mismo tiempo que Konstantin Stanislavsky, el ruso que revolucionó la interpretación, Brook siguió trabajando y desafiando al público hasta bien cumplidos los 90 años.

Conocido sobre todo por su obra maestra de 1985 “El Mahabharata”, una versión de nueve horas de la epopeya hindú, vivió en París desde principios de la década de 1970, donde creó el Centro Internacional de Investigación Teatral en una antigua sala de música llamada Bouffes du Nord.

Un prodigio que debutó como director profesional con sólo 17 años, Brook fue un talento singular desde el principio.

En 1964 cautivó al público de Londres y Nueva York con su obra “Marat/Sade”, que ganó un premio Tony, y tres años más tarde escribió “El espacio vacío”, uno de los textos teatrales más influyentes de la historia.

Sus primeras líneas se convirtieron en un manifiesto para una generación de jóvenes intérpretes que forjarían las escenas teatrales marginales y alternativas.

“Puedo tomar cualquier espacio vacío y llamarlo escenario desnudo”, escribió.

Para muchos, la sorprendente producción de Brook en 1970 de “El sueño de una noche de verano” en un gimnasio de cubos blancos fue un punto de inflexión en el teatro mundial. Inspiró a la actriz Helen Mirren a abandonar su floreciente carrera para unirse a su naciente compañía experimental en París.

Odisea africana

Nacido en Londres el 21 de marzo de 1925, en el seno de una familia de científicos judíos que habían emigrado de Letonia, Brook era un aclamado director del West End londinense a mediados de sus 20 años. Antes de cumplir 30 años ya dirigía éxitos en Broadway.

Pero impulsado por la pasión por la experimentación que heredó de sus padres, Brook pronto “agotó las posibilidades del teatro convencional”.

Su primera película, “El señor de las moscas” (1963), una adaptación de la novela de William Golding sobre unos escolares abandonados en una isla que se vuelven salvajes, fue un clásico instantáneo.

Cuando, unos años más tarde, llevó a París una producción de “El rey Lear”, ya estaba desarrollando su interés por trabajar con actores de diferentes culturas.

En 1971 se trasladó permanentemente a la capital francesa, y al año siguiente partió con un grupo de actores, entre los que se encontraban Mirren y la leyenda japonesa Yoshi Oida, en una odisea de 8.500 millas (13.600 kilómetros) a través de África para poner a prueba sus ideas.

El crítico teatral John Heilpern, que documentó su viaje en un libro de gran éxito, dijo que Brook creía que el teatro consistía en liberar la imaginación del público.

“Todos los días extendían una alfombra en una aldea remota e improvisaban un espectáculo utilizando zapatos o una caja”, declaró. “Cuando alguien entraba en la alfombra comenzaba el espectáculo. No había un guión ni un lenguaje compartido”.

Pero el agotador viaje pasó factura a su compañía, la mayoría de la cual enfermó de disentería o de enfermedades tropicales.

Mirren lo describió más tarde como “lo más aterrador que he hecho nunca. No había nada a lo que agarrarse”. Se separó de Brook poco después.

Obra maestra ‘Mahabharata’

Brook continuó experimentando en las Bouffes du Nord, haciendo girar sus producciones por todo el mundo.

Su gran hito después de “El Mahabharata” fue “L’Homme Qui” en 1993, basada en el bestseller de Oliver Sacks sobre la disfunción neurológica, “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero”.

Brook volvió a triunfar en Gran Bretaña en 1997 con “Happy Days”, de Samuel Beckett, con su esposa actriz Natasha Parry como protagonista.

Los críticos lo aclamaron como “el mejor director que Londres no tiene”.

Tras cumplir 85 años en 2010, Brook renunció a la dirección de las Bouffes du Nord, pero siguió dirigiendo allí.

Ocho años después, con 92 años, escribió y puso en escena “El prisionero” con Marie-Helene Estienne, una de las dos mujeres con las que compartió su vida. La historia real se basó en su propio viaje espiritual a Afganistán justo antes de la invasión soviética para rodar una película llamada “Encuentros con hombres notables” en 1978.

Fue una adaptación de un libro del filósofo místico George Gurdjieff, cuyas danzas sagradas Brook interpretó a diario durante años.

De voz tranquila, cerebral y carismática, Brook era visto a menudo como una especie de sufí.

Pero la muerte de Parry en 2015 le sacudió. “Uno trata de negociar con el destino y decir, sólo tráela de vuelta por 30 segundos”, dijo.

Sin embargo, nunca dejó de trabajar a pesar de que le fallaba la vista.

“Tengo la responsabilidad de ser tan positivo y creativo como pueda”, dijo a The Guardian. “Ceder a la desesperación es la última forma de evadirse”, dijo.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR