Con cine y una capilla: qué fue de la lujosa casa de Pedro Infante en Cuajimalpa

El actor mandó construir aquel inmueble en un terreno de 10 hectáreas

Pese a que la sencillez lo caracterizaba, no fue algo que su lujosa mansión no se reflejara Foto: Twitter / @Cuauhtemoc_1521
Pese a que la sencillez lo caracterizaba, no fue algo que su lujosa mansión no se reflejara Foto: Twitter / @Cuauhtemoc_1521

Durante las filmaciones de la película Los Tres García, la estrella de la Época de Oro del Cine Mexicano, Pedro Infante se enamoró del campo de Cuajimalpa y compró 10 hectáreas en donde construyó su lujosa casa.

Se dice que la residencia contaba con un cine que tenía una taquilla falsa, una capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe, una piscina, una peluquería, un gimnasio, un billar, sala de fiestas, un taller de carpintería y un bar. A pesar de tener una casa con tantos lujos se ha comentado que el actor comía con los albañiles que construyeron dicho inmueble.

Se dice que el actor comía con los albañiles que construyeron su lujosa mansión
Foto: Oscar en Fotos
Se dice que el actor comía con los albañiles que construyeron su lujosa mansión Foto: Oscar en Fotos

La casa del actor estaba ubicada en Cuajimalpa, en el kilómetro 18.5 de la carretera México-Toluca. Muchos la conocían como Ciudad Infante.

Pedro Infante se ganó a pulso la simpatía de todos, no sólo por su carrera artística, sino también por su carisma y humildad, pues mucha gente cuenta que cada 6 de enero salía a las puertas de su casa para regalar juguetes a los niños que habitaban en la zona.

Después de que el actor falleciera el 15 de abril de 1957, la propiedad fue vendida, y actualmente residen ahí las oficinas de la empresa Husky.

El Ídolo del Pueblo falleció en un accidente aéreo el 15 de abril de 1957 (Foto: Twitter / @VSCLS)
El Ídolo del Pueblo falleció en un accidente aéreo el 15 de abril de 1957 (Foto: Twitter / @VSCLS)

El Ídolo del Pueblo falleció en un accidente aéreo cuando la avioneta en la que viajaba se desplomó en un barrio popular de Mérida, Yucatán. Pedro viajaba como copiloto en la C-87 Liberator Express.

Su velorio fue a puerta abierta para los miles de personas que quisieran despedirse del cantante, por tal motivo el féretro fue escoltado ya que fueron muchas las personas que asistieron al evento.Mucha gente afirma que pocas veces como esa se vio a tanta gente llorando por el fallecimiento de un artista, que, sin duda, significó y significa muchísimo para la cultura mexicana.

Nadie pudo ver los restos del intérprete de Cien años, pues se dijo que su cuerpo había quedado irreconocible. Este hecho fue insólito y fue un parte aguas para la creación de especulaciones sobre que el cantante siguió vivo muchos años más en algún lugar de México.

Pedro Infante viajaba como copiloto en la avioneta que se desplomaría en Merida, Yucatan Foto: Mau HL / Infobae
Pedro Infante viajaba como copiloto en la avioneta que se desplomaría en Merida, Yucatan Foto: Mau HL / Infobae

Se especuló que tras fingir su muerte, Infante vivió en Mérida alejado de la gente en una finca. Hay versiones que refieren que Pedro adquirió y construyó propiedades en Yucatán entre ellas hoteles, sitios en los que los lugareños manifestaron incluso haberle conocido en persona.

Otra de las teorías que trajo su muerte fue que mantuvo una relación sentimentalmente con la amante de un poderoso personaje de la política nacional, quien loco de celos al enterarse de la traición de su amor, dio la orden de “deshacerse del artista”.

Su recuerdo sigue intacto para la sociedad mexicana, por eso su vida privada continúa siendo de gran interés para las personas, pues él fue muy discreto con ella.

SEGUIR LEYENDO: