La tragedia en los últimos años de Jaime Garza: sin trabajo y sin una pierna

El actor vio limitada su vida a causa de problemas de movilidad, pero nunca dejó de ver a la vida con una buena actitud

Jaime Garza murió esta mañana a los 67 años (Foto: Captura de pantalla / La Claridad)
Jaime Garza murió esta mañana a los 67 años (Foto: Captura de pantalla / La Claridad)

Jaime Garza siempre manifestó sentirse animado y dispuesto a seguir su vida a pesar de todos los obstáculos que se le atravesaran, pues no fueron pocos; entre problemas de salud y accidentes, el actor pasó sus últimos años luchando por conseguir trabajo y saldar sus deudas.

El actor de ¡Cachún Cachún Ra-Ra! falleció esta mañana debido a complicaciones de salud, principalmente por diabetes, con la que vivió por varios años. Esta misma enfermedad lo orilló a vivir un martirio desde que le fue diagnosticada.

Hace algunos años, Garza compartió que perdió su pierna derecha debido a un accidente en motocicleta. Su extremidad resultó tan lastimada que le tuvieron que poner una prótesis de fémur hecha de titanio. Al principio, todo resultó bien, podía usar su pierna con normalidad, pero al poco tiempo le diagnosticaron diabetes y comenzó a dificultarse la circulación sanguínea.

Jaime Garza dijo que su vida era difícil a causa de la amputación de su pierna (Foto: Captura de pantalla / El Minuto que Cambió Mi Destino)
Jaime Garza dijo que su vida era difícil a causa de la amputación de su pierna (Foto: Captura de pantalla / El Minuto que Cambió Mi Destino)

El problema siguió hasta el que dolor fue insoportable y la pierna del actor de Canoa ya comenzaba a adquirir un color morado. Su doctor le dijo que era necesario amputarla, no había otra solución. En 2014 perdió 50 cm de su extremidad.

A partir de ese momento, el histrión tuvo que aprender a vivir su vida de otra forma: su movilidad se vio reducida, los espacios que frecuentaba cambiaron y su vida social se vio completamente afectada, pero nunca se quejó de estos obstáculos.

La vida es un privilegio y es un honor estar vivo, debemos de agradecer el breve tiempo. [...] Yo quisiera estar aquí al 2030 o 2040, sin embargo, tenemos todos nuestro tiempo y tenemos que aprovechar el tiempo que estemos aquí para tratar de ser felices y buenas personas”, dijo Garza en El Minuto que Cambió Mi Destino en 2020.

Jaime Garza aseguró que se sentía honrado de seguir vivo (Foto: Ventaneando)
Jaime Garza aseguró que se sentía honrado de seguir vivo (Foto: Ventaneando)

Anteriormente, Garza también sufrió de un derrame cerebral mientras trabajaba en la novela Niña de mi Corazón por el que tuvo que ser sometido a una operación de emergencia.

El actor había confesado que los productores le dejaron de llamar cuando le amputaron la pierna porque, como su movilidad estaba muy restringida, no lograba cumplir con las características de la mayoría de los personajes.

Jaime se quejó porque no pensaba que su esencia como actor pudiese haber sido arrebatada de su cuerpo junto a su pierna.

Este alto a su carrera le acarreó problemas económicos que se solventaron durante los primeros años gracias a ahorros que tenía, pero posteriormente decía que lo único que necesitaba para sentirse bien, era volver a trabajar.

En "La Claridad" Jaime Garza le dio viva a un personaje sin una pierna (Foto: Captura de pantalla / La Claridad)
En "La Claridad" Jaime Garza le dio viva a un personaje sin una pierna (Foto: Captura de pantalla / La Claridad)

“Ahorita lo que me hace falta es trabajar para sentirme otra vez integrado, otra vez a mi profesión”, dijo en entrevista para De Primera Mano.

Los últimos papeles que Jaime Garza interpretó fueron de personas de la tercera edad, en los cuales no se le requirió que estuviera en movimiento. Uno de sus últimos grandes proyectos fue La Claridad, película en donde compartió qué significa para una persona perder una extremidad.

Garza afirmaba que en algunos años lograría retomar fuerza en las pantallas por su edad y porque su salud había mejorado considerablemente, además de que cada vez se sentía más cómodo con su prótesis, su bastón y los ejercicios que hacía.

El actor de Simplemente María siempre dijo que ninguno de sus problemas de salud lo detendría ni lo harían pensar en la muerte, por mucho que le costara afrontar la vida, pues, según sus palabras, sólo con una buena actitud había logrado seguir adelante durante sus últimos años.

SEGUIR LEYENDO: