Michelle Obama recibió clases de tenis de Gordon Ernst
Michelle Obama recibió clases de tenis de Gordon Ernst

Gordon Ernst, ex entrenador de tenis de  Georgetown y que un tiempo fue profesor de la primera dama Michelle Obama y sus hijas, figura en la lista de acusados del escándalo de sobornos que involucra a ricos y famosos, como las actrices Felicity Huffman y Lori Loughlin, para el ingreso de sus hijos en algunas de las universidades élite de EEUU.

El esquema permitía que los estudiantes fueran admitidos en algunas de las mejores escuelas del país como atletas reclutados, independientemente de su capacidad atlética, y ayudar a los jóvenes a hacer trampa en sus exámenes de ingreso.

Ernst, quien hasta el año pasado trabajó como entrenador de tenis en Georgetown, fue nombrado en la acusación, junto con el coach de fútbol femenino de Yale, Rudy Meredith.

Gordon Ernst
Gordon Ernst

De acuerdo a la investigación, entre 2012 y 2018, Ernst fue el entrenador principal de tenis masculino y femenino en la Universidad de Georgetown, y recibió sobornos por un total de más de USD 2, 7 millones, que fueron falsamente calificados como "consultoría".

El dinero provino de cuentas caritativas creadas por el autor intelectual del plan, William Rick Singer, quien fundó la empresa de consultoría universitaria Edge College & Career Network, también conocida como The Key, en Newport Beach, California.

Los fiscales dijeron que los padres pagaron a Singer para sobornar a entrenadores y administradores para que simulen que sus hijos eran atléticos para garantizar su admisión.

Como miembro del Salón de la Fama del Tenis de Nueva Inglaterra, Ernst en algún momento dio lecciones a Michelle Obama y a sus dos hijas, Sasha y Malia.

Ernst ha sido acusado de un cargo de conspiración para cometer extorsión, junto con otros 10 entrenadores de algunas de las universidades más prestigiosas del país .

Estos padres son un catálogo de riqueza y privilegio”, afirmó el fiscal para el Distrito de Massachusetts, Andrew E. Lelling, quien además calificó el caso como “el escándalo de admisión a la universidad más grande jamás procesado por el Departamento de Justicia”.

Lelling explicó que, tanto los entrenadores como los consejeros de admisiones privadas, habrían recibido millones de dólares a cambio de ayudar a que los estudiantes fueran admitidos como atletas, independientemente de su capacidad académica o deportiva. 

En total, los acusados pagaron un total de 25 millones de dólares. 

Al menos nueve entrenadores deportivos y docenas de padres están entre los acusados. En total 46 personas habrían sido arrestadas durante el transcurso del día. 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: