Los CDC de Estados Unidos concluyeron que las dosis de refuerzo evitan las hospitalizaciones de los mayores de 50 años

La agencia gubernamental también dijo que las vacunas fueron más eficaces contra la variante Delta que contra la Ómicron

Una persona recibe su refuerzo de la vacuna contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) durante una clínica de vacunación de Pfizer-BioNTech en Southfield, Michigan, Estados Unidos, el 29 de septiembre de 2021. REUTERS/Emily Elconin
Una persona recibe su refuerzo de la vacuna contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) durante una clínica de vacunación de Pfizer-BioNTech en Southfield, Michigan, Estados Unidos, el 29 de septiembre de 2021. REUTERS/Emily Elconin

Los estadounidenses de 50 años o más que no están vacunados tienen muchas más probabilidades de ser hospitalizados con COVID-19 que los que están totalmente inmunizados y reciben una dosis de refuerzo, dijeron el jueves los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Los CDC publicaron datos adicionales que mostraban que, en diciembre, los estadounidenses de 50 años o más que no estaban vacunados tenían unas 45 veces más probabilidades de ser hospitalizados que los que estaban vacunados y recibían una tercera inyección.

Las dosis de refuerzo de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna no sólo previenen las infecciones con la variante Ómicron en Estados Unidos, sino que también evitan las hospitalizaciones, agregaron este viernes los CDC.

Las dosis adicionales son un 90% efectivas contra la hospitalización por la variante, informó la agencia gubernamental. Las vacunas de refuerzo también redujeron la probabilidad de que las personas acudan a un servicio de urgencias o a una clínica de atención urgente. Las mismas resultaron más eficaces contra la infección y la muerte entre los estadounidenses de 50 años o más, según los datos citados por The New York Times.

FOTO DE ARCHIVO: Una vista general de la sede de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos en Atlanta, Georgia 30 de septiembre de 2014.  REUTERS/Tami Chappell
FOTO DE ARCHIVO: Una vista general de la sede de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos en Atlanta, Georgia 30 de septiembre de 2014. REUTERS/Tami Chappell

En general, los nuevos datos muestran que las vacunas fueron más eficaces contra la variante Delta que contra la Ómicron, que, según estudios de laboratorio, es parcialmente capaz de eludir la respuesta inmunitaria del organismo.

Estudios en Israel y otros países también han sugerido que las vacunas de refuerzo pueden ayudar a prevenir enfermedades graves y hospitalizaciones, especialmente en los adultos mayores.

“Los datos de otros países también han mostrado un beneficio significativo de recibir el refuerzo, pero esto lo demuestra realmente en los Estados Unidos”, dijo Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Universidad de Yale, según The New York Times.

Viales con dosis de las vacunas "Comirnaty" de Pfizer BioNTech y Moderna contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en una mesa de un centro de vacunación en Ronda, España 10 de noviembre de 2021. REUTERS/Jon Nazca
Viales con dosis de las vacunas "Comirnaty" de Pfizer BioNTech y Moderna contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en una mesa de un centro de vacunación en Ronda, España 10 de noviembre de 2021. REUTERS/Jon Nazca

Los resultados del viernes se basan en tres nuevos estudios dirigidos por los CDC. En uno de ellos, los investigadores analizaron las hospitalizaciones y las visitas a los departamentos de emergencia y a las clínicas de atención urgente en diez estados desde el 26 de agosto de 2021 hasta el 5 de enero de 2022.

La eficacia de la vacuna contra la hospitalización con la variante Ómicron cayó a sólo el 57 por ciento en las personas que habían recibido su segunda dosis más de seis meses antes, concluyeron los autores. Una tercera dosis restauró esa protección al 90 por ciento.

Los CDC recomiendan las vacunas de refuerzo para todos los mayores de 12 años, cinco meses después de recibir dos dosis de las vacunas de ARNm fabricadas por Pfizer-BioNtech y Moderna, o dos meses después de la monodosis de Johnson & Johnson.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

TE PUEDE INTERESAR