Por qué los líderes de las empresas más importantes venden sus acciones en cifras históricas

En lo que va del 2021, 48 altos ejecutivos han recaudado casi cuatro veces más que la media de personas con información privilegiada de 2016 a 2020. Elon Musk, Mark Zuckerberg, Ronald Lauder, Larry Page y Sergey Brin son algunos de ellos

Combinación de fotografías de archivo donde aparecen (i-d) el fundador de Meta (nuevo nombre de Facebook), Mark Zuckerberg; el fundador de Amazon, Jeff Bezos; el consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, y el fundador de Tesla, Elon Musk. EFE/Erik Lesser/Britta Pedersen/Christophe Petit/Pool
Combinación de fotografías de archivo donde aparecen (i-d) el fundador de Meta (nuevo nombre de Facebook), Mark Zuckerberg; el fundador de Amazon, Jeff Bezos; el consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, y el fundador de Tesla, Elon Musk. EFE/Erik Lesser/Britta Pedersen/Christophe Petit/Pool

Los fundadores y líderes de empresas están vendiendo sus acciones en cifras históricas, algunos incluso las negocian por primera vez en años, en medio de valoraciones de mercado en alza y antes de posibles cambios en las leyes fiscales de Estados Unidos y algunos estados del país norteamericano.

En lo que va del 2021, 48 altos ejecutivos han cobrado más de 200 millones de dólares cada uno por la venta de acciones, casi cuatro veces más que la media de personas con información privilegiada de 2016 a 2020, según un análisis de The Wall Street Journal de los datos de la firma de investigación InsiderScore.

Entre los empresarios que accedieron a vender sus acciones se encuentran el multimillonario de los cosméticos Ronald Lauder y los cofundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, que las han comercializado por primera vez en cuatro años o más. La familia Walton, heredera de la fortuna de Walmart Inc., y Mark Zuckerberg, director general de la matriz de Facebook, Meta Platforms Inc. han acelerado las ventas y van camino a romper récords recientes en cuanto al número de acciones vendidas.

En el conjunto del S&P 500, las personas con información privilegiada han vendido un récord de 63.500 millones de dólares en acciones hasta noviembre, un aumento del 50% respecto a todo 2020, impulsado tanto por las ganancias bursátiles como por el aumento de las ventas de algunos grandes tenedores. El sector tecnológico ha liderado con 41.000 millones de dólares en ventas en todo el mercado, un aumento de más de un tercio, con una cantidad menor pero un aumento aún mayor en los servicios financieros.

Daniel Taylor, profesor de contabilidad de la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania dijo, en declaraciones a The Wall Street Journal, que 2021 es el año en el que más ventas se han producido en una década por parte de personas con información privilegiada, lo que se asemeja a las oleadas durante el boom de las empresas puntocom a principios de la década de 2000.

Foto de archivo. EFE/Justin Lane
Foto de archivo. EFE/Justin Lane

Los inversores a veces se preocupan de que las grandes ventas de personas con información privilegiada signifiquen que no se esperan más aumentos importantes en el precio de las acciones, y las ventas grandes e inesperadas pueden pesar en los precios de las acciones. Las empresas suelen exigir a los altos ejecutivos que tengan participaciones equivalentes a varias veces su salario anual, pero muchos ejecutivos de alto perfil superan fácilmente esos umbrales incluso después de vender.

Los ejecutivos no están obligados a decir por qué han vendido. Las ventas más importantes se produjeron cuando los legisladores de Washington debatieron las posibles subidas de impuestos como parte del paquete legislativo demócrata Build Back Better (Reconstruir mejor), considerando en ocasiones la posibilidad de aumentar el tipo impositivo sobre las ganancias de capital a largo plazo. En noviembre, los inversores vendieron por 15.590 millones de dólares.

La legislación, pendiente de aprobación en el Senado, impone un impuesto del 5% sobre los ingresos brutos ajustados superiores a 10 millones de dólares a partir de 2022, y otro 3% sobre los ingresos superiores a 25 millones de dólares, incluidas las plusvalías por venta de acciones. Las estimaciones de ingresos del Congreso suponen que los contribuyentes acelerarán las ganancias de capital en 2021. Los contribuyentes ricos podrían ahorrar hasta 8 millones de dólares en impuestos por cada 100 millones de dólares de acciones vendidas antes de la fecha de entrada en vigor, dijo Taylor a The Wall Street Journal. Este ahorro fiscal potencial ha sido “un poderoso incentivo para vender este año”, agregó.

Elon Musk gesticula durante una visita a la planta de producción de Tesla en Gruenheide, Berlín (Patrick Pleul/Pool via Reuters)
Elon Musk gesticula durante una visita a la planta de producción de Tesla en Gruenheide, Berlín (Patrick Pleul/Pool via Reuters)

El CEO de Tesla Inc. Elon Musk, considerado la persona más rica del mundo, con un patrimonio neto de unos 270.000 millones de dólares, vendió más de 10.000 millones de dólares en acciones de Tesla en un mes aproximadamente -incluyendo unos 4.000 millones de dólares para cubrir las retenciones de impuestos sobre los ejercicios de opciones- en su primera venta de acciones de la compañía desde 2010.

Por su parte, el CEO de Microsoft Corp., Satya Nadella, vendió el mes pasado la mitad de su participación total, por unos 374 millones de dólares antes de impuestos.

Según The Wall Street Journal, alrededor de una docena de fundadores y consejeros delegados de alto perfil vendieron millones de dólares en acciones de la compañía este año después de no haber vendido ninguna en todo 2020.

Page y Brin vendieron por última vez acciones de la matriz de Google, Alphabet Inc. a unos 800 dólares por acción en 2017, según InsiderScore. Cuando volvieron al mercado en mayo, las acciones habían subido a 2.200 dólares. Este año, cada uno de ellos ha vendido casi 600.000 acciones por unos 1.500 millones de dólares antes de impuestos. Cada uno de ellos sigue poseyendo alrededor del 6% de Alphabet, según FactSet.

Larry Page y Sergey Brin
Larry Page y Sergey Brin

Las ventas de ambos se produjeron cuando la empresa informó de ingresos récord y los beneficios se duplicaron con respecto al año anterior, y siete meses después de que el Departamento de Justicia y los fiscales generales de los estados presentaran una demanda civil antimonopolio contra Google. El precio de las acciones de la compañía alcanzó un máximo histórico de 3.019,33 dólares el 19 de noviembre, y desde entonces ha retrocedido a unos 2.950 dólares.

Lauder, hijo de los fundadores de Estée Lauder Cos., vendió dos millones de acciones este año, por más de 600 millones de dólares antes de impuestos en sus primeras ventas desde 2016.

La familia Walton cuadruplicó el número de acciones que sus miembros vendieron, y recibió 6.500 millones de dólares antes de impuestos en lo que va de 2021, desde los 1.500 millones de dólares de 2020. Las ventas se produjeron en un año en el que el precio de las acciones de Walmart se acercó a los máximos históricos, y la compañía registró mayores ventas en tres trimestres.

Zuckerberg aumentó el número de acciones de Meta que vendió casi siete veces desde hace un año, recaudando casi 4.500 millones de dólares antes de impuestos. Sus ventas se produjeron cuando la empresa informó de un récord de ventas y ganancias.

Mark Zuckerberg, Instagram. (foto: El Heraldo de México)
Mark Zuckerberg, Instagram. (foto: El Heraldo de México)

Los empresarios suelen vender sus acciones en virtud de acuerdos de negociación anticipada, denominados planes 10b5-1, que activan las ventas en un calendario fijo o en los umbrales de precios para evitar entrar en conflicto con las normas de información privilegiada. Los planes se utilizaron en casi dos tercios de las ventas de acciones el año pasado -frente al 30% de 2004-, pero a algunos inversores y reguladores les preocupa que se pueda abusar de ellos, según The Wall Street Journal. La Comisión del Mercado de Valores tiene previsto votar el próximo miércoles una propuesta que cambiaría las normas que rigen los planes de negociación.

El aumento de los precios de las acciones significa que algunos ejecutivos recaudaron la misma cantidad de dinero, o más, vendiendo menos acciones. El consejero delegado de Snap Inc., Evan Spiegel, fijó un objetivo de precio para vender entre 60 y 80 dólares, recibiendo un total de 710 millones de dólares antes de impuestos por 10 millones de acciones -más del doble de lo que recaudó en 2020 a pesar de vender tres millones de acciones menos-.

El fundador de Amazon.com Inc., Jeff Bezos, suele vender unos 10.000 millones de dólares en acciones al año para ayudar a financiar su empresa espacial, Blue Origin LLC. Este año, ha vendido un 25% menos de acciones mientras que ha recaudado aproximadamente la misma cantidad de dinero antes de impuestos porque el precio de las acciones de la compañía se ha duplicado en los últimos dos años.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR