La emotiva carta de Cannavaro desde China para el pueblo italiano

El ex capitán de la selección italiana campeona en 2006 decidió enviarle un mensaje de solidaridad y compasión a su país en medio de la crisis por el coronavirus

Fabio Cannavaro le envió una emotiva carta al pueblo italiano
File Photo
Fabio Cannavaro le envió una emotiva carta al pueblo italiano File Photo


Desde su surgimiento en Wuhan, China, la pandemia del COVID-19 ya suma más de 880.000 infectados y se cobró la vida de más de 44.000 personas. Entre los más de 200 países afectados por esta enfermedad, Italia es uno de los más perjudicados y uno de los que lidera en número de muertos, con más de 12.000 víctimas.

Es así que, en este duro momento que está atravesando el país europeo, el ex futbolista Fabio Cannavaro, referente y capitán de la Selección campeona del Mundial 2006, decidió enviarle un emotivo mensaje a su pueblo.

Desde China, lugar donde se desempeña como entrenador del Guangzhou Evergrande, el ex zaguero de 46 años redactó una carta en The Players Tribune en la que no solo se solidariza con todos sus compatriotas, sino también que informa que, junto a sus ex compañeros del seleccionado, abrió un fondo de donaciones destinado a ayudar a los hospitales de su tierra natal.

“No puedo describir lo horrible que es ver a Italia sufrir así, ver tantas vidas perdidas cada día. Mi corazón está con todas las personas que han sido afectadas, y especialmente con aquellas que han perdido a alguien cercano”, fue una de as frases expresadas por el ex defensa de Juventus en el comienzo de su escrito, en el que además destacó el trabajo de todo el personal de salud.

En sus declaraciones, Cannavaro confesó que él también “subestimó al virus” pero se equivocó. “Ahora que estamos en medio de esta batalla, debemos luchar juntos. Y eso significa sacar las mejores versiones de nosotros mismos”, afirmó.

Italia es uno de los países más golpeados por la pandemia con más de 12 mil muertos
REUTERS
Italia es uno de los países más golpeados por la pandemia con más de 12 mil muertos REUTERS

De esta manera, el ex futbolista comparó la postura que debe tomar su pueblo ante esta crisis con los Mundiales de 1982 y 2006, los últimos dos títulos conseguidos por la Azzurra. “En este momento necesitamos ese mismo espíritu de unidad inquebrantable como país. Ya hemos visto algunos grandes ejemplos de solidaridad. La frase ‘andrà tutto bene’ , todo estará bien, es un mensaje de apoyo para quienes están atrapados en casa, para quienes están asustados, solitarios o deprimidos. La gente salió a sus balcones para aplaudir a nuestros trabajadores médicos. Los vecinos han cantado canciones juntos. Este es el tipo de unidad que necesitamos”, manifestó.

Por otro lado, mencionó qué postura tomó con los integrantes de aquel equipo campeón: “Comencé una recaudación de fondos junto con mis compañeros de equipo de la Copa Mundial 2006. Las ganancias se destinarán a la Cruz Roja Italiana y se utilizarán para suministrar a los hospitales en Italia todo lo que necesiten para vencer al virus. Espero que te unas a mí para hacer una donación”.

“Es cierto que ninguno de nosotros es Superman. Pero cuando nos mantenemos unidos, podemos lograr cualquier cosa”, concluyó.

Cannavaro informó que junto con sus ex compañeros abrirán un fondo de donaciones para ayudar a los hospitales italianos
  (Foto Getty Images)
Cannavaro informó que junto con sus ex compañeros abrirán un fondo de donaciones para ayudar a los hospitales italianos (Foto Getty Images)

La carta completa de Cannavaro para Italia:

A todos en casa,

Lo que le está sucediendo a nuestro país en este momento me está llenando de ansiedad y dolor. No puedo describir lo horrible que es ver a Italia sufrir así, ver tantas vidas perdidas cada día. Mi corazón está con todas las personas que han sido afectadas, y especialmente con aquellas que han perdido a alguien cercano.

También quiero saludar a los trabajadores médicos que trabajan duro para salvar tantas vidas como sea posible. Ustedes son los verdaderos héroes que nuestro país necesita en este momento.

Lamentablemente, la realidad es que ninguno de nosotros es Superman. Ninguno de nosotros es inmune a este virus. Y sin embargo, cuando estalló esta epidemia en China, sentí que los italianos pensábamos que íbamos a estar bien. Como si todos estuviéramos pensando: ‘Bueno, al menos no me afectará’.

Ciertamente lo subestimé. Al principio, pensé que era solo una gripe.

Qué equivocados estábamos.

Al menos hemos cerrado el país y ordenado a la gente que se quede en casa. Aquí en China, donde he estado entrenando al Guangzhou Evergrande, me puse en cuarentena hace unas semanas. La gente aquí ya había lidiado con el SARS, por lo que sabían qué hacer. En Italia nunca hemos tenido una emergencia como esta.

Pero ahora que estamos en medio de esta batalla, debemos luchar juntos. Y eso significa sacar las mejores versiones de nosotros mismos.

Por supuesto, todos sabemos que Italia es un país increíble. Tenemos costas impresionantes y un paisaje pintoresco. Tenemos un clima que nos permite pasar mucho tiempo al aire libre. Tenemos moda, tenemos comida. Pero la vida en Italia es tan buena que a veces tendemos a descansar en nuestros laureles. A veces cuidamos nuestras propias cosas en lugar de pensar en el bien común. Y cuando hacemos eso, estamos desperdiciando nuestro potencial.

Afortunadamente, sin embargo, también hay momentos en los que realmente decidimos mostrar nuestro orgullo, y esos momentos tienden a ser cuando las cosas se ponen difíciles. Cuando hay algo importante en juego.

He experimentado esto muchas veces, y los mejores ejemplos que me vienen a la mente son cuando Italia ha jugado en los Mundiales. Tal vez eso parezca extraño mencionarlo en un momento en que los deportes parecen más triviales que nunca. Pero como todos sabemos, el fútbol es más que un deporte en Italia. Cuando el equipo nacional juega, todos se sienten parte de él. Todos se unen.

Y cuando los italianos se unen, tendemos a hacerlo bien.

Todavía recuerdo haber visto a Italia ganar la Copa del Mundo de 1982. Yo solo era un niño de ocho años en Nápoles, mi ciudad natal, viendo los juegos con un grupo de personas en las casas de familiares y amigos. Recuerdo que cuando Italia marcaba, gritábamos y nos abrazábamos, aunque no todos nos conocíamos.

Cuando era capitán del equipo nacional en la Copa del Mundo de 2006, vi que sucedía algo similar con los jugadores. El escándalo de Calciopoli estalló justo antes de que comenzara el torneo, así que cuando nos reunimos para prepararnos, estábamos todos nerviosos. Mucha gente pensó que el escándalo nos iba a distraer.

Pero el ambiente en el campamento siempre fue bueno, y esa era la clave. En un momento tan crítico, no solo nos cuidamos. Nos preocupamos por todos. También tuvimos un gran líder como Marcello Lippi, que mantuvo la armonía y la motivación en el grupo. Tan pronto como aterrizamos en Alemania, prácticamente nos habíamos olvidado del escándalo y no podíamos esperar para jugar.

La gente a menudo me pregunta por qué Italia ganó ese Mundial. No lo ganamos porque tuvimos suerte. Lo ganamos porque teníamos el mejor equipo y porque creíamos que lo ganaríamos.

En este momento necesitamos ese mismo espíritu de unidad inquebrantable como país. Ya hemos visto algunos grandes ejemplos de solidaridad. La frase ‘andrà tutto bene’ , todo estará bien, es un mensaje de apoyo para quienes están atrapados en casa, para quienes están asustados, solitarios o deprimidos. La gente salió a sus balcones para aplaudir a nuestros trabajadores médicos. Los vecinos han cantado canciones juntos. Este es el tipo de unidad que necesitamos.

Cuando termine esta crisis, Italia será diferente. Muchos habrán perdido trabajos. Algunos habrán perdido negocios. Habrá mucho trabajo duro por hacer. Solo podemos esperar que una vacuna esté disponible tan pronto como sea posible, para que podamos poner fin a esta pesadilla de una vez por todas.

Hasta entonces, solo tenemos que cavar. Así que quedémonos en casa y pasemos tiempo con nuestras familias, y tratemos de tener contacto directo con la menor cantidad de personas posible.

Y también tratemos de hacer lo que podamos por el bien común. Por mi parte, comencé una recaudación de fondos junto con mis compañeros de equipo de la Copa Mundial 2006. Las ganancias se destinarán a la Cruz Roja Italiana y se utilizarán para suministrar a los hospitales en Italia todo lo que necesiten para vencer al virus. Espero que te unas a mí para hacer una donación.

Y si no puede, un acto simple para su vecino también puede recorrer un largo camino. Todos debemos recordar que esta batalla es un esfuerzo de equipo, y que necesitamos que todos se unan.

Claro, es cierto que ninguno de nosotros es Superman.

Pero cuando nos mantenemos unidos, podemos lograr cualquier cosa.

Mantente fuerte, mis hermanos y hermanas.

Sinceramente, Fabio Cannavaro.

Seguí leyendo:

Se canceló Wimbledon por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial

“Su piel se volvió gris”: los detalles de cómo afectó a Rustu el coronavirus

El revolucionario fondo solidario que fundaron los principales clubes de Alemania para salvar a la Bundesliga durante la pandemia

MAS NOTICIAS