El fichaje de Griezmannn y “compras alocadas”: los errores que dejaron al Barcelona al borde de la quiebra

El CEO del club reveló además que encontraron problemas estructurales en el Camp Nou y aseguró que se vieron forzados a desprenderse de varios futbolistas para poder pagar los salarios del resto del plantel

Ferran Reverter, CEO del Barcelona, mostró cómo la dirigencia de Joan Laporta encontró el club y de qué manera intenta reflotar su economía (Reuters)
Ferran Reverter, CEO del Barcelona, mostró cómo la dirigencia de Joan Laporta encontró el club y de qué manera intenta reflotar su economía (Reuters)

Este miércoles el Barcelona presentó un análisis de sus cuentas encargado por el presidente Joan Laporta. Desde su asunción a finales de 2020, el mandamás del club ordenó al CEO, Ferran Reverter, a realizar un repaso por los números de la institución para poder comprender no sólo en qué situación se encuentran sino además cómo se llegó hasta aquí.

El llamado ‘due diligence’ arrojó cifras alarmantes y el propio Reverter confirmó las finanzas estuvieron al borde del colapso. “En marzo de 2021, la situación era de quiebra contable, pero como asociación deportiva se pudo refinanciar la deuda”, explicó ante los medios de comunicación. Es que con una deuda y compromisos futuros por valor de 1.350 millones de euros (1.557 millones de dólares), problemas de caja y una masa salarial disparada, las cuentas no cuadraban por ningún lado y por eso se vieron obligados a desprenderse de varias figuras.

A su vez, el CEO del conjunto catalán sostuvo que de ninguna manera piensan abrirles las puertas a ningún grupo empresario para conseguir fondos: “Si el club fuese una sociedad anónima deportiva, hubiese sido causa de disolución”. Para hacer frente a estos problemas, la institución azulgrana pidió un crédito de 80 millones de euros (92 millones de dólares) “para cubrir las obligaciones de tesorería por un plazo de 90 días”, así como una refinanciación de deuda de 595 millones de euros (686 millones de dólares) para hacer frente a obligaciones a corto plazo.

Luis Suárez y Lionel Messi fueron dos jugadores que el club tuvo que sacar de su plantel porque no podía pagarles el salario (Reuters)
Luis Suárez y Lionel Messi fueron dos jugadores que el club tuvo que sacar de su plantel porque no podía pagarles el salario (Reuters)

Según esta auditoría, que cubre la gestión del club durante las temporadas 2018/19, 2019/20 y los nueves meses de la 2020/21 hasta el 31 de marzo, durante ese tiempo hubo “una gestión nefasta”, según Reverter, que destacó que se “compraron jugadores de una forma alocada”. “Tenemos la sensación de que cuando fichábamos jugadores no se planificaba si se podían pagar. La misma noche que fichan a Griezmann se percatan de que no hay dinero para ficharlo y tuvieron que pedir dinero a un fondo”, aseguró.

La masa salarial se disparó un 61% en ese periodo pasando de 471 a 759 millones de euros (543 a 876 millones de dólares), afirmó el director general del Barça, precisando que el club ya logró rebajar en 155 millones (179 millones de dólares) los salarios del primer equipo. Reverter señaló que si no hubieran tomado medidas y siguiera la misma plantilla en esta temporada 2021/2022 “la masa salarial habría ascendido a 835 millones de euros (964 millones de dólares), un 108% sobre los ingresos recurrentes”.

También puso de relieve comisiones de intermediación poco habituales en operaciones de fichajes de “entre el 20% y el 30%” cuando lo habitual es un 5%: “La operación Coutinho, que cuesta 120 millones, acaba costando 16,6 más de costes financieros. Compraban jugadores sin saber si los podían pagar”.

Vale mencionar que en ese período de crecimiento del gasto salarial el Barcelona fichó a futbolistas como Dembélé, Coutinho y Griezmann, tres de los cinco jugadores más caros de la historia del club, y ninguno tuvo un rendimiento a la altura de las expectativas.

Antoine Griezmann, Ousmane Dembele y Samuel Umtiti, tres adquisiciones poco fructíferas para el Barcelona (AFP)
Antoine Griezmann, Ousmane Dembele y Samuel Umtiti, tres adquisiciones poco fructíferas para el Barcelona (AFP)

Por otro lado, el director general azulgrana aseguró que se encontraron con problemas estructurales en el Camp Nou, que obligaron a invertir 1,8 millones de euros (2 millones de dólares) para solucionar los más urgentes. “Para actualizar totalmente el estadio deberemos gastar 23 millones (27 millones de dólares)”, explicó Reverter, afirmando que el estadio estaba en tal estado que la temporada pasada no habría podido abrir sus puertas, aunque se hubieran levantado las restricciones por la pandemia.

Respecto al Espai Barça, el gran proyecto de remodelación del estadio y sus alrededores, el CEO afirmó que se infravaloró pensando en unos 600 millones de euros (693 millones de dólares). En este sentido, indicó que “el precio medio de los estadios que se construyen en Europa está en unos 900 millones de euros (1.039 millones de dólares”. Adelantó que en la próxima asamblea de socios, el club someterá “una propuesta de financiación de 1.500 millones de euros (1.731 millones de dólares)” para su construcción.

Por último, el director general del club confirmó que el presupuesto para la actual temporada cuenta con lograr un beneficio de “5 millones de euros (5,8 millones de dólares)”, mientras la pasada temporada se cerró con unas pérdidas de 481 millones de euros (555 millones de dólares).

SEGUIR LEYENDO:

Con información de AFP

TE PUEDE INTERESAR