Virgil van Dijk menospreció a Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo, cinco veces ganador del Balón de Oro, se transformó en uno de los grandes ausentes de la presente edición de la gala del premio que entrega la revista France Football, en base al voto de periodistas especializados de todo el mundo. El delantero portugués, de 34 años, avisó con antelación que no se trasladaría a París, para participar de la celebración en el Théâtre du Châtele; tal vez, sabiendo que no iba a ser el elegido (su antagonista Lionel Messi era el gran favorito).

Virgil Van Dijk, uno de los ternados junto al senegalés Sadio Mané, se burló del portugués. “Cristiano no estará aquí esta noche, así que es un rival menos (por el Balón de Oro) por el que preocuparse”, le comentó un periodista al defensor holandés del Liverpool, quien disparó una frase que no le va a gustar a Cristiano Ronaldo: “Pero, ¿de verdad era un rival?”.

El defensor del Liverpool, Virgil van Dijk, junto a su esposa Rike Nooitgedagt durante la gala del Balón de Oro (REUTERS/Christian Hartmann)
El defensor del Liverpool, Virgil van Dijk, junto a su esposa Rike Nooitgedagt durante la gala del Balón de Oro (REUTERS/Christian Hartmann)

El holandés de 28 años había sido muy elogioso con Lionel Messi previo a la final de Champions League: “Creo que Messi es el mejor jugador del mundo y quien debe ganar el Balón de Oro mientras siga jugando. Por lo tanto, el Balón de Oro no es algo por lo que esté pensando, pero si por alguna razón me lo dan, lo tomaría. Pero no creo que sea el caso, él todavía es el mejor jugado del mundo. No importa que no juegue la final de la Champions”.

Cristiano Ronaldo se excusó ante los organizadores argumentando tener otro compromiso: este mismo lunes será galardonado en la gala del Calcio, la ceremonia en la que se premian a los mejores de la última temporada de la Serie A de Italia, en la que su Vecchia Signora fue campeón y él, la gran figura, al punto que fue elegido como MVP.

Cristiano Ronaldo ya se había ausentado de la gala The Best por segundo año consecutivo a fines de septiembre. Acusando unas pequeñas molestias en los aductores, que lo privaron de jugar con su equipo, el portugués miró el evento desde su casa, pese a estar a tan solo 142 kilómetros de distancia de Milán, ciudad en la que se desarrolló la ceremonia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: