Los puntos a tocar en el cónclave de la centro-izquierda este domingo

Alejandro Gaviria, el partido Verde, los límites de campaña y un reciente fallo de la Contraloría son de los temas importantes este fin de semana en la reunión de la coalición que le pisa los talones a Gustavo Petro en las encuestas

Este domingo 28 de noviembre Sergio Fajardo, Juan Fernando Cristo, Alejandro Gaviria, Juan Manuel y Carlos Fernando Galán, Jorge Enrique Robledo, Antanas Mockus, Carlos Amaya, Angélica Lozano, Ingrid Betancourt y Humberto de la Calle se reunirán en un hotel de Bogotá para llegar a un consenso que les permita competir en una consulta en marzo de 2022 para encontrar un candidato único de la Coalición de la Esperanza.

En esta ocasión Betancourt y de la Calle moderarán el encuentro que, esperan, termine en un acuerdo definitivo. De los temas más punzantes estará la adhesión oficial de Alejandro Gaviria a la Coalición de la Esperanza para que compita al lado de su amigo Sergio Fajardo de manera equitativa, una petición que tiene el precandidato desde hace semanas.

Juan Fernando Cristo, quien lanzó la propuesta, quiere que se defina cómo se va a hacer campaña y cuáles serán las reglas para competir limpiamente. El exministro lanzó la invitación a través de Twitter después de los muchos problemas que ha tenido esa coalición para concretar una consulta o acuerdos mínimos. Uno de esos obstaculos fue la liberación que hizo el partido Alianza Verde a sus miembros para que voten por quien deseen y la negativa de Gaviria de unirse, al parecer, por petición del expresidente César Gaviria.

Tras el rompimiento del partido Verde, se cayeron las candidaturas de Carlos Amaya, Sandra Ortiz y Camilo Romero, por lo que Carlos Amaya manifestó molestia ya que, según las encuestas, era el más optado para ganar la candidatura verde, esto dispersó sus posibilidades y acabó definitivamente con las de Ortiz que por ser senadora de ese partido no puede buscar otro partido o alianza porque incurriría en doble militancia, lo que no sucedió con Amaya y Romero, quien se fue para el Pacto Histórico a competir con Gustavo Petro.

El otro obstáculo era que Alejandro Gaviria no participara en la consulta de la autodenominada ‘centro-izquierda’ y que este sector electoral dividiera sus votos entre el candidato de la Coalición de la Esperanza y el exrector de los Andes, un error que cometieron en 2018 con Sergio Fajardo y Humberto de la Calle. Pero Gaviria no había aceptado ser parte de este proyecto político por su cercanía con César Gaviria, presidente del partido Liberal que incluso celebró su llegada a la contienda política en Twitter, trino que después borró.

La idea del expresidente era que Alejandro fuera su candidato o al menos tuviera su aval, pero la Coalición de la Esperanza no aceptaba a César Gaviria como apoyo por el giro que ha dado el partido desde hace unos años y que llevó a la renuncia de figuras como el mismo Juan Fernando Cristo, los hermanos Galán y Piedad Córdoba, esto sumado a su apoyo a la candidatura de Iván Duque en la segunda vuelta de 2018.

Por eso hace una semana se conoció de la separación y estocada final a la relación política entre los Gaviria cuando el exrector de los Andes tomó la decisión de participar en el cónclave propuesto por Cristo tras haberse negado en dos ocasiones a hacerlo, como lo confirmó César Gaviria en la llamada que le hizo cuando lo dejó seguir su camino como candidato independiente.

Se espera que estos días hayan decisiones sobre las candidaturas y resolver cómo se presentará, por ejemplo, Carlos Amaya, teniendo en cuenta que el Verde no le dio aval ni a él ni a Romero. También se tendrá que tomar en cuenta el reciente fallo de la Contraloría por el que Sergio Fajardo deberá pagar, junto a otras 25 personas, la cifra de $4,3 billones, lo que truncaría su aspiración a la Casa de Nariño.

Otro de los puntos es el apoyo de Ingrid Betancourt, quien espera la decisión de la Corte Constitucional y del Consejo Nacional Electoral para conocer si su partido Verde Oxigeno (raíz de la Alianza Verde), con el que aspiró hace unos años a la Presidencia, puede revivir, dar avales para el Congreso y, posiblemente, para la presidencia, como sucedió con el Nuevo Liberalismo.

SIGA LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR