Antes de lo programado Alex Saab, el señalado testaferro del régimen de Nicolás Maduro, tendrá que volver comparecer ante los estrados de EE.UU.

Aunque habían agendado su audiencia de ‘estatus’ para finales de diciembre, un juez federal aceptó la solicitud de la defensa del colombovenezolano para que se realice iniciado ese mes

Alex Saab en prisión durante la audiencia con el juez O. Sullivan (Tribunal Federal de Florida)
Alex Saab en prisión durante la audiencia con el juez O. Sullivan (Tribunal Federal de Florida)

Las autoridades en Estados Unidos anunciaron que adelantarán la fecha de la audiencia de ‘estatus’ en contra de Alex Saab, a quien se señala de conocer todos los secretos de Nicolás Maduro y de servir de testaferro para ocultar el dinero y el oro que habría robado ese régimen en Venezuela, además de tener los detalles sobre las supuestas alianzas que establecieron con Irán, Rusia y Turquía que podrían representar una amenaza para el país norteamericano y la región.

Aunque inicialmente lo tenían programado para el 3 de enero de 2022, EFE, la agencia de noticias española, informó que un juez de Federal del país norteamericano adelantó ese proceso para que se lleve cabo el próximo lunes 6 de diciembre, es decir dentro de dos semanas.

La solicitud fue realizada por la defensa del colombiano, nacionalizado después como venezolano, y la aprobó el juez Robert N. Scola Junior, para que de esta manera la audiencia no se lleve a cabo el 28 de diciembre, sino a inicios del mismo.

Una vez el barranquillero asista a esta etapa del proceso judicial que le llevan por conspiración para cometer lavado de dinero en una corte de Miami, se iniciaría formalmente su juicio el próximo 3 de enero de 2022.

Scola Junior además había desestimado siete cargos de lavado de dinero contra Saab, luego de que fuera extraditado desde Cabo Verde a mediados de noviembre, donde había permanecido privado de la libertad desde junio de 2020.

Washington retiró siete de las ocho acusaciones que enfrentaba inicialmente, dejando sólo la de asociación ilícita para lavar dinero, como parte del acuerdo con el país africano para que fuera enviado a EE.UU. De ser encontrado culpable podría enfrentar una condena máxima de 20 años de prisión.

La fiscalía estadounidense acusa a Saab de haber amasado una fortuna de más de 350 millones de dólares tras haber pagado sobornos a funcionarios venezolanos y falsificado documentos para obtener contratos de construcción de viviendas económicas.

El pasado 15 de noviembre, Saab se declaró no culpable por el cargo mencionado y su abogado Neil Schuster dijo al tribunal que representaba al “diplomático de la república bolivariana de Venezuela”, estatus con el que el régimen de Maduro pretendió maniobrar para que el colombovenezolano, de 49 años, recuperara su libertad.

La extradición de Saab desde Cabo Verde tensó aún el ambiente entre Estados Unidos y Venezuela, e interrumpió el diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición venezolana que se llevaba a cabo en México.

La audiencia, la primera de este caso judicial en persona, tuvo lugar después que el juez Robert Scola rechazó un pedido de Saab para limitar la presencia del público y la prensa. En aquella comparecencia, que fue virtual, se conectaron más de 300 personas y la defensa del colombiano alegó que varias de ellas transgredieron las leyes porque se tomaron fotografías y videos que luego publicaron en las redes sociales. Por eso el acusado solicitó que el público sólo pudiera participar telefónicamente, lo que fue rechazado por el juez, que ordenó audiencias presenciales.

A los tribunales no se puede acceder con teléfonos ni dispositivos electrónicos, salvo abogados y personas autorizadas. Debido a la pandemia de coronavirus la gran mayoría de las audiencias se realizan de manera virtual.

El régimen chavista alega que Saab, a quien Estados Unidos considera un presunto testaferro de Maduro, era uno de sus diplomáticos en misión humanitaria camino a Irán cuando su avión fue detenido en Cabo Verde al parar para recargar combustible.

Pero documentos judiciales de otro caso indican que a pesar de haber sido presentado como un personaje leal a Maduro podría secretamente haber traicionado al gobierno de Venezuela durante años y se habría reunido con funcionarios estadounidenses antes de ser acusado en 2019.

(Con información de EFE)


SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR