Juicio disciplinario contra militares de la Brigada 30 por carro bomba en Cúcuta

La Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos contra el comandante de la Brigada 30 del Ejército y otros seis militares al encontrar una presunta omisión de funciones

Soldados patrullan alrededor de una brigada militar donde explotó un carro bomba en Cúcuta, Colombia, 15 de junio, 2021. REUTERS/Stringer NO REVENTAS NO ARCHIVO
Soldados patrullan alrededor de una brigada militar donde explotó un carro bomba en Cúcuta, Colombia, 15 de junio, 2021. REUTERS/Stringer NO REVENTAS NO ARCHIVO

Este viernes se conoció que la Procuraduría General de la Nación le abrió pliego de cargos al comandante de la Brigada 30 del Ejército, Ilvar Orlando González Villamil, y a otros seis militares por la presunta omisión de funciones durante el atentado con carro bomba en Cúcuta.

Según conoció el diario La Opinión, los involucrados son:

- El coronel Ilvar Orlando González Villamil, quien al momento de los hechos se desempeñaba como comandante de la Trigésima Brigada del Ejército.

- Coronel Pedro María Vega Losada, en su condición de jefe del Estado Mayor y segundo comandante de la Brigada 30.

- Teniente coronel Carlos Andrés Sarmiento Gutiérrez, quien se desempeñaba como comandante del Batallón de Apoyo y Servicios de Cúcuta No. 30 BASCP para la época del atentado, y responsable de la seguridad del Cantón Militar San Jorge.

- Mayor César Alexander Carrero Salcedo, oficial de operaciones del Batallón de Apoyo y Servicios para el Combate No. 30 en Cúcuta.

- Sargento viceprimero Luis Eduardo Espejo López, en su condición de comandante de guardia asignado bajo la orden del día No. 109, emanada del Comando del Batallón ASPC No. 30 Guasimales para el 15 de junio.

- Sargento segundo Mario Andrés López Roque, suboficial de administración asignado bajo la orden del día para el 15 de junio.

- Cabo segundo Oscar Leonel Pava Caviedes, quien se desempeñaba como cabo de guardia asignado para el día del atentado.

Según la medida, a estos militares “le correspondía adelantar todas las gestiones necesarias a fin de conseguir o dar la orden a quien correspondiere para el suministro del binomio canino, el cual, conforme a los protocolos y guías de seguridad, hubiera sido un elemento fundamental para la detección de los explosivos”.

Para el Ministerio Público, la conducta presuntamente asumida por el oficial en su condición de comandante se considera una falta grave a título de culpa.

“Para el caso que nos ocupa, se puede precisar que, con ocasión de la presunta comisión de la falta endilgada al disciplinado, el despacho considera que, en razón a la omisión del disciplinado, se habría afectado el servicio a cargo del comando de la Brigada desde el punto de vista administrativo frente a las otras unidades”, se lee en el pliego de cargos que conoció La Opinión.

Así ocurrió el atentado:

La investigación que contó con el apoyo de la Sijín y de la Dijín arrojó que sobre las 12:35 del mediodía del 15 de junio, una Toyota Fortuner 2017 blanca ingresó a la unidad militar por el control y por ahora se está indagando si se cumplieron los protocolos de seguridad para entrar. Una vez adentro, la persona que manejaba el carro lo dejó parqueado hasta las 2:45 p. m. y se va de la base militar. A las 3:01 p. m. detona la bomba tras ubicar el vehículo cerca de la estructura de apoyo de la Fiscalía y a las 3:04 p. m. explota de nuevo.

Además, según fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa, se encontraron más de 2.000 metros de cordón detonante, “se están haciendo los estudios técnicos para determinar el tipo de explosivo y la cantidad utilizada”. Las investigaciones dieron con el dueño de la camioneta que estaba en Cúcuta y que afirmó que el negocio del carro se dio entre el 29 de mayo y el 4 de junio por 120 millones de pesos en dos pagos: uno el 29 de mayo por 20 millones y el otro el 4 de junio por 100 millones.

John Mechas, jefe del Frente 33 de las disidencias de la Farc, en una entrevista con Hollman Morris, se atribuyó los atentados que se han ejecutado en Norte de Santander, primero contra la Brigada 30 del Ejército en Cúcuta y luego contra el helicóptero en el que viajaba el presidente Iván Duque.

“Nosotros fuimos quienes dieron un precedente a los grandes generales que se creen amos y señores de la región y que están vulnerables. Decirles que vamos contundente contra ellos y de paso pues ahí están los asesores norteamericanos que les pegamos un sustico”, dijo John Mechas.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR