Mauricio Aguilar, gobernador de Santander, será investigado por la Procuraduría

El Ministerio Público buscará establecer si el mandatario departamental desarrolló acciones para favorecer a su hermano, Richard Aguilar, quien es acusado de corrupción durante su mandato

Mauricio Aguilar, gobernador de Santander, es objeto de indagación por parte de la Procuraduría General de la Nación debido a su polémica celebración de cumpleaños. Foto: Colprensa
Mauricio Aguilar, gobernador de Santander, es objeto de indagación por parte de la Procuraduría General de la Nación debido a su polémica celebración de cumpleaños. Foto: Colprensa

El Ministerio Público abrió una investigación contra el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, por presuntamente favorecer a su hermano, Richard Aguilar, quien es señalado por supuestas irregularidades durante su mandato.

Al parecer, documentos cruciales para la investigación que se adelanta contra Richard Aguilar habrían desaparecido de la Gobernación de Santander.

Dado que el Gobernador actual es hermano del exsenador investigado por la Corte Suprema de Justicia, la Procuraduría General de la Nación busca establecer si Mauricio Aguilar está involucrado con la desaparición de los documentos.

Además, el Ministerio Público investigará si desde la gobernación entregaron documentos falsos en el proceso que cursa contra Richard Aguilar.

Testigos del caso dicen que efectivamente hubo corrupción

Con la ratificación de la medida de aseguramiento en su contra y con el anuncio de la presentación de una tutela para exigir su libertad, Aguilar se ve envuelto en el caso, todavía más, con las confesiones de dos testigos que serían claves en la investigación.

Iván Cancino, abogado de Aguilar, reveló que su cliente se encuentra tranquilo y hará lo que esté en sus manos para demostrar la inocencia del exfuncionario.

La investigación en curso en contra del también exsenador de la República señala que, al parecer, durante su periodo de administración entre el 2012 y el 2015, se celebraron por lo menos cuatro contratos de infraestructura que se adjudicaron y desarrollaron bajo órdenes específicas de Aguilar que favorecían a ciertas personas y consorcios.

“El exsenador Richard Aguilar está muy tranquilo, dedicado a defenderse, a preparar su defensa y con la plena confianza en que a largo plazo demostrará su inocencia”, manifestó Cancino, en diálogos con Noticias Caracol, en donde, además, agregó: “¿Que puede que hayan existido irregularidades? Claro, obviamente que estas personas las han confesado y la única manera de bajar la pena es involucrando a personas que no tienen nada que ver, pero que les queda fácil generar un puente como en el caso de Richard Aguilar”.

El abogado se refirió así al hablar de Claudia Yaneth Toledo y Lennin Pardo, la exsecretaria de infraestructura de Santander y su esposo, quienes, a su vez, también hablaron con el informativo y revelaron con pruebas que, en efecto, hubo un entramado delictivo para los días en los que Aguilar ocupaba su puesto en la Gobernación.

“Es muy difícil, lo hablo en mi campo, para el constructor en el área de la ingeniería civil, es muy difícil en Colombia hacer buena carrera honestamente. Es lo que vemos diariamente y lo hablo con total franqueza porque fui parte de una estructura de corrupción, en este caso en el departamento, en la Gobernación de Santander, y lo que pude ver, lo que pude observar, definitivamente la corrupción es el mal más poderoso que pueda existir en el país”, reveló Claudia Toledo. Según la pareja, el dinero que dejó aquella red de corrupción ascendería a los 500 mil millones de pesos.

Yo soy un corrupto, y estoy pagando por eso. Ellos han dicho y han tratado de defenderse y decir que no, pero ellos estaban en el sistema, eran las cabezas de un sistema de corrupción, entonces los que pertenecimos a ese sistema pues qué somos: corruptos. Y ellos son corruptos”, dijo a su paso Lennin Pardo, al referirse a Aguilar y Edwin Ballesteros, también involucrado en el caso.

Según la pareja, y tal como lo ha señalado el ente acusador, Aguilar daba instrucciones específicas para el agendamiento de reuniones con las personas que se convertirían en contratistas, y gestionaba todo para, finalmente, entregarles millonarios contratos, ‘a dedo’.


SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR