Un sacerdote podría convertirse en uno de los participantes de la nueva temporada de ‘El Desafío: The Box’

El religioso explicó que es fanático del ciclismo y de la danza. En caso de pasar las pruebas, se convertiría en el primer cura en participar en esta competencia

Víctor Hugo Gaviria en El Desafío
Víctor Hugo Gaviria en El Desafío

El pasado martes 31 de agosto, se cerraron las convocatorias para ser uno de los integrantes de la nueva temporada del reality de pruebas deportivas ‘El Desafío: The Box’. El concurso, que tuvo como ganadores, en su más reciente edición, a Paola Solano y Gonzalo Andrés Pinzón, reabrirá sus puertas a hombres y mujeres que quieran poner a prueba su destreza, fuerza, resistencia y agilidad, física y mental. Entre los candidatos que enviaron su postulación se encuentra Víctor Hugo Gaviria Molina, un deportista de alto rendimiento que, por su profesión, ha llamado la atención: Víctor Hugo es sacerdote.

El religioso tiene 31 años de edad, y lleva cuatro en la diócesis de Tuluá. “¿Cuál es mi motivación? Inicialmente son dos: primera, mostrar una imagen distinta frente al sacerdocio frente a un país tan católico como el nuestro, y el segundo, medirme como competidor como logro personal frente a estas pruebas”, le dijo el padre a la presentadora de Noticias Caracol, Pilar Schmidt, a quien también le detalló que tuvo que pedir permiso a sus superiores en la jerarquía de la iglesia, y que el obispo, una de las personalidades a las que tuvo que decirle, le dijo de inmediato que sí, y que iba a orar para que lograra entrar. El obispo, a su vez, tuvo que preguntar de que se trataba ‘El Desafío’, pues pensó que se trataba de una competencia de baile.

La noticia, de acuerdo con lo que relató el cura, ha caído bien entre varios de sus feligreses, incluso, ha recibido comentarios, desde el humor, por parte de quienes, fielmente, se acercan a sus eucaristías. “Otros mucho más atrevidos me dijeron: ‘padre quiero verlo en tanguita para ver cómo se ve’. Eso es un pecado. Llegara el momento para que me vean, usted sabe que uno es muy pulcro”, contó, entre risas, el padre Víctor.

Gaviria Molina reveló que además de sus habilidades físicas, sus principales fortalezas son “la camándula y la biblia”, y que su principal debilidad es llegar a enamorarse dentro del programa. “Dios, si es tu voluntad poder estar allá y dar testimonio de ti, bienvenido, así sea. Pero si voy a ir allá soy humano y me puedo enamorar, no lo permitas”, expresó y agregó, “soy humano”.

El sacerdote, que envió un video en el que se le practicando las disciplinas favoritas que más le gustan, entre las que están la natación, el boxeo y el patinaje, respondió a la pregunta de Pilar en la que la comunicadora lo cuestionó respecto a su trabajo como sacerdote en El Desafío. “Todos los sacerdotes hacen misa todos los días, ¿cómo lo va hacer si llega a entrar al Desafío?”, preguntó Schmidt, “si Caracol me lo permite, hago misa allá con los súperhumanos”, respondió Víctor Hugo.

“El buen Dios derrame su Santo Espíritu sobre cada uno de ustedes, los proteja y libere siempre. Los proteja de todo mal y peligro”, concluyó el sacerdote en su entrevista con el noticiero del Canal Caracol, en donde, a su vez, se transmite el desafío, normalmente, todos los días, en horas de la noche.

Por estos días, y luego de que se terminara la más reciente versión del programa deportivo, inició el concurso de talentos musicales, ’La Voz: Kids’. El programa es presentado por Laura Acuña y Laura Tobón, y el panel de jurados está conformado por Andrés Cepeda, la cantante española Natalia Jiménez, ex vocalista de la agrupación ‘La Quinta Estación, y el mexicano Jesús Navarro, vocalista de ‘Reik’. El formato se encuentra en su segunda etapa, en las llamadas ‘batallas’, en donde se van despidiendo de la competencia los primeros talentos.


Seguir leyendo:



TE PUEDE INTERESAR