Alcalde de Cartagena le pidió a Mincultura que el Club de Pesca ya no sea el administrador de la muralla afectada

Alberto Samudio, experto en restauración y conservación del patrimonio, explicó que el proceso estuvo mal ejecutado y que, para quitar los parches negros sobre la muralla, solo era necesario usar agua bajo diferentes métodos

Un hombre camina sobre el histórico fuerte de San Sebastián del Pastelillo. EFE/Ricardo Maldonado Rozo
Un hombre camina sobre el histórico fuerte de San Sebastián del Pastelillo. EFE/Ricardo Maldonado Rozo

Durante la semana pasada, el alcalde de Cartagena, William Dau Chamatt, se vio envuelto en una polémica luego de que empezaran a circular, en internet, fotografías de una intervención hecha sobre el Fuerte de San Sebastián del Pastelillo. El establecimiento fue cubierto en pintura, lo que muchos ciudadanos calificaron como una agresión al patrimonio de la ciudad. En las últimas horas, medios de comunicación como Noticias RCN y RCN Radio reportaron que el mandatario local solicitó que se derogue la ley que entregó en comodato a la Sociedad de Mejoras Públicas el Fuerte San Sebastián del Pastelillo, lo que permitirá que pase al conjunto de fortificaciones administradas por la Escuela Taller Cartagena de Indias y no continúe siendo administrado por el Club de Pesca.

El mayor argumento del alcalde Dau está direccionado a explicar que no es beneficioso entregar la administración de un espacio significativo, en el patrimonio de la ciudad y el país, a una entidad privada, pues, es difícil supervisar las decisiones que tomen respecto a ellas, por ello, aseguró que es el Estado quien debe estar a cargo de sus bienes culturales.

“Firmé una carta dirigida a la Ministra de Cultura, solicitando tramitar ante el Congreso de la República la derogatoria de la Ley 30 de 1943 que le otorgó la custodia del Fuerte del Pastelillo a la Sociedad de Mejoras Públicas y que vuelva a pasar a control del Estado, específicamente del Ministerio de Cultura y sea incorporado aquí a Cartagena al convenido de comodato que tenemos suscrito entre la Escuela Taller Cartagena de Indias y el Ministerio de Cultura”, expresó el mandatario local en testimonios recopilados por la emisora que, además, explicó que había tomado esta decisión, justamente, tras la polémica obra ejecutada sobre el clásico y visitado lugar.

“El hecho es que el momento coyuntural de hoy es diferente al momento coyuntural cuando se le entregó en 1944 al club de pesca. Entonces tenemos es que terminarlo”, dijo el alcalde al respecto.

En imagen, William Dau, alcalde de Cartagena. Foto: Alcaldía de Cartagena.
En imagen, William Dau, alcalde de Cartagena. Foto: Alcaldía de Cartagena.

Lo que explicó Dau Chamatt es que la Escuela Taller de Cartagena de Indias ha venido haciéndole mantenimiento a todas las fortificaciones de Cartagena, sin embargo, y precisamente, no tiene en su lista a la estructura en cuestión. Según el alcalde, mientras se presenta la derogatoria de la Ley, se quiere agilizar la entrega de soluciones a la situación que involucra al fuerte de San Sebastián, por lo que aseguró que acudió “a la buena voluntad que tienen, tanto los miembros de la Junta Directiva del Club de Pesca, como los directivos de la Sociedad de Mejoras Públicas, para que, de mutuo acuerdo, la Sociedad de Mejoras Públicas le solicite al Club de Pesca restituyan el bien”.

El alcalde resaltó que estas acciones serán una realidad si se tiene en cuenta el gran amor que sienten por Cartagena las partes involucrados.

Las gestiones no se detienen allí. William Dau reveló que, además, en la carta que redactó y dirigió a MinCultura, propuso crear un grupo para definir varios detalles dentro de este comentado tema. Entre los parámetros que tuvo en cuenta el alcalde en su documento, estuvo el cuestionamiento respecto a si el Club de Pesca paga un canon de arrendamiento, pues, según él, esa cidra ascendería a los 45 millones de pesos.

“No estoy seguro si los propietarios del restaurante también son socios del Club de Pesca”, comentó y añadió, “el Club de Pesca devenga unos honorarios de miles de millones de pesos anual, nada más por lo que se les cobra a las navas que están parqueadas ahí (...) lo que nos interesa es la conservación de los bienes de interés cultural, de las fortificaciones de Cartagena”.

La ministra de Cultura, Angélica Mayolo, comentó que la pintura puesta sobre la muralla será removida a partir de esta semana y el costo de este proceso tendrá que ser asumido por el Club de Pesca. “Es evidente que hay una afectación al patrimonio cultural nacional en las murallas y hemos acordado una ruta de trabajo para iniciar el proceso de restauración”, resaltó la funcionaria que, además, dio un plazo a la entrega de la obra restaurada para el 29 de octubre.


Seguir leyendo:


TE PUEDE INTERESAR