Ministro de Ambiente vistió Chiribiquete mientras aumenta amenaza de deforestación

Organizaciones ambientales han alertado del peligro que corre ese patrimonio natural debido a la expansión de carreteras y fincas en las fronteras.

Ministro de Ambiente Carlos Eduardo Corre en Chiribiquete.
Ministro de Ambiente Carlos Eduardo Corre en Chiribiquete.

Durante el fin de semana, el ministro de Ambiente, Carlos Eduardo Correa, dio un paseo por el Parque Nacional Natural Serranía del Chiribiquete, desde donde prometió seguir “trabajando para frenar la deforestación”, sin embargo, en el último año ha aumentado la amenaza de tala que mantiene en peligro de desaparición este ecosistema amazónico en Colombia.

“Ver esto en vivo es impresionante. Chiribiquete (el cerro donde se dibuja), es un lugar excepcional desde el punto de vista arqueológico y ecológico. Esta extraordinaria reserva, que se encuentra entre Guaviare y Caquetá, y que tiene todas las condiciones para ser una de las áreas con alta diversidad biológica del planeta, es patrimonio de la humanidad”, afirmó Corre en una publicación de redes sociales.

Sin embargo, el ministro reconoció que “para que siga siendo así, debe ser preservada como nuestro mayor bastión, por eso, seguimos trabajando para frenar la deforestación y conservar esta y todas las áreas protegidas del país”.

Aún así, los esfuerzos por frenar la deforestación en la serranía de Chiribiquete, el PNN La Macarena y la Reserva Forestal el Amazonas no ha dado frutos, e incluso en el último año aumentaron las alertas de esa arremetida contra la biodiversidad que conservan los departamentos del Caquetá, Guaviare y Amazonas.

Según una investigación de Mongabay Latam y Rutas del Conflicto, durante la pandemia y lo corrido de 2021, las alertas de deforestación en esos parques naturales se han incrementado en un 48% con respecto a 2019 y 12801 en total.

Así mismo, el informe de esos dos portales de investigación, señala que hay tres carreteras ilegales que han continuado expandiéndose con libertad y maquinaria pesada, arrasando selva a su paso, mientras atraviesan Chiribiquete y que podrían llegar a unirse y facilitar el tránsito humano por la zona, así como la apropiación de tierras.

Puerto Cachicamo - La Tunia, según Mongabay Latam, tuvo 7.492 alertas de deforestación entre 2020 y 2021, y cada una de ellas corresponde a la tala de un terreno equivalente a dos canchas de fútbol.

Un avance similar al que tuvo entre 2016 y 2020, cuando, según la revista Radiónica, se perdió el territorio equivalente a 43.000 canchas de fútbol de bosque, mientras el hato ganadero avanzó siete veces sobre el PNN de la Macarena y tres veces sobre el territorio de Chiribiquete.

Según Carlos Castaño-Uribe, exdirector de Parques Nacionales Naturales y uno de los que más ha investigado ese espacio tras haberlo encontrado a mediados de 1986, como cuenta en su libro Chiribiquete: La maloka cósmica de los hombres Jaguar; este patrimonio de la humanidad es frágil y la mejor forma de protección es mantenerlo intacto y lejos del contacto humano.

Según dijo Castaño-Uribe a la emisora de RTVC, si bien al principio la avanzada para al deforestación era con campesinos y colonos y luego llegaban las vacas o la coca; ahora es un intrincado plan criminal que subsiste detrás y alienta la eliminación de la selva con maquinaria para apropiarse de la tierra.

Detrás de esos planes, afirma, hay políticos y grandes capitales ilegales que esperan aumentar sus propiedades echando al piso la biodiversidad. Teme que suceda con Chiribiquete lo que él asegura que pasó con La Macarena en el Caquetá, que se encuentra reducida por la deforestación.

Ahora el ministro Correa viajó este martes 13 de julio a Washington, Estados Unidos, para adelantar una agenda ambiental en la que se reunirá con congresistas de ese país y la Agencia de Protección Ambiental, para promover los propósitos nacionales.

Los temas que tratarán, entre estos la lucha contra la deforestación y la integración de los países que gestionan el bioma amazónico a través del Pacto de Leticia, buscan fortalecer las estrategias a través de las cuales Colombia alcanza sus propias metas, que están relacionadas con las políticas sociales y ambientales que prioriza el Gobierno estadounidense, el principal aliado del país”, informó el Ministerio.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR