Un incendio despertó a los vecinos de Santa Lucía, en Bogotá

Unos 20 bomberos fueron necesarios para contener las llamas en una fábrica de colchones en el sur de Bogotá.

Incendio en Bogotá. Imagen de Archivo - Colprensa - Camila Díaz
Incendio en Bogotá. Imagen de Archivo - Colprensa - Camila Díaz

Sobre las primeras horas de la madrugada de este miércoles 1 de julio, las alarmas del barrio Santa Lucía, en la localidad Rafael Uribe Uribe, al sur de Bogotá, despertaron a los habitantes en medio de una gran humareda y tras una explosión.

Al principio, según dijeron algunos testigos a Noticias Caracol, pensaron que se trataba de un hecho de inseguridad, debido a los múltiples hurtos y robos a establecimientos comerciales que se presentan en la zona.

Sin embargo, el humo y el olor les dejó entender que se trataba de un incendio que provocó una fuerte explosión minutos después y terminó por despertar a todos los habitantes quienes, asustados, salieron a las calles temiendo que las llamas alcanzaran sus viviendas.

La conflagración inició al interior de una fábrica de colchones que funcionaba en una vivienda y en la se albergaban, tanto los productos, como químicos y otros insumos, según afirmó una de las habitantes al Ojo de la noche del noticiero televisivo.

Los habitantes sabían que en esa casa funcionaba la fábrica, pero no tienen conocimiento de cómo pudo iniciar el fuego. Al darse cuenta de la situación, activaron las alarmas y llamaron a emergencias para alertar del incendio.

El hecho sucedió en la carrera 23 con calle 44 sur, hasta donde llegaron los bomberos de las estaciones de Restrepo, Kennedy y Central, junto a un equipo técnico de rescate y un total de 22 miembros de contención de emergencias y unas cuatro máquinas carro tanques para detener las llamas.

Según notificó Bombero de Bogotá, el incendio pudo ser controlado horas después, aunque fue necesario eliminar puntos calientes hasta bien entrada la mañana y, como es parte del protocolo, la evaluación del Instituto Distrital de Gestión del Riesgo para determinar las posibles fallas estructurales, la afectación a las demás viviendas y dar las recomendaciones pertinentes.

El cuerpo de Bomberos aseguró que no se presentaron personas lesionadas, debido a que, por fortuna, la fábrica estaba desocupada a esa hora del día.

Varios vecinos contaron a CityTV que se encontraban durmiendo a la hora del incendio y fueron algunos de sus familiares quienes se despertaron por el olor o la explosión que se escuchó. Los alertaron y las familias más cercanas a la fábrica salieron a la calle.

Durante la hora y media que duró la intervención de los bomberos, los vecinos se quedaron en los andenes, con cobijas y sillas, para esperar la calma. Los bomberos necesitaron las casas aledañas para poder regar el agua desde la superficie de la vivienda incendiada.

Ahora los vecinos no quieren volver a vivir esa situación. Algunos afirman que ya han enviado reportes a la línea 123, pero no ha habido reacción; mientras que otros piden que se retire la fábrica porque con sus insumos y en medio de una zona residencial, puede repetirse la emergencia.

Aún no se conocen las causas del incendio, que los organismos de emergencia continúan evaluando, aunque se presume que produjo millonarios pérdidas para los dueños de la fábrica.

De acuerdo con Alerta Bogotá, los dueños de la fábrica de colchones que los vecinos veían como un negocio próspero, afirman que esperan ayudas del distrito porque la conflagración convirtió en cenizas su patrimonio.

En el mes de junio, la Alcaldía informó que renovó los uniformes de los bomberos de la ciudad, por unos que cumplen altos estándares de protección. Estos trajes cuentan con fibras especiales para estabilidad térmica, con alta resistencia, que no arde en el aire, no se funde, ni gotea y conserva resistencia al ser expuesta a las llamas.

Con esos trajes, según el director Diego Moreno, los Bomberos de Bogotá esperan ser los mejores de la capital e incrementar sus capacidades técnicas en la contención de las emergencias que se presenten en la ciudad.

SEGUIR LEYENDO: