Ingrid Betancourt ante la Comisión de la Verdad: “Que nunca más en Colombia una idea valga más que una vida”

Después de 13 años de haber recobrado la libertad, la excandidata presidencial se encontró, por primera vez, con miembros de la guerrilla de las Farc que la sostuvo secuestrada por seis años y cuatro meses.

Ingrid Betancourt en la Comisión de la Verdad. Colprensa.
Ingrid Betancourt en la Comisión de la Verdad. Colprensa.

“Hoy es 23 de junio y un 23 ustedes me secuestraron y un 23 murió mi papá”, fue la primera frase de Ingrid Betancourt al tomar la palabra del evento de reconocimiento y dignificación de la Comisión de la Verdad.

La excandidata presidencial señaló que ese ejercicio que le ha costado valor a cada uno de los presentes, los identifica y restablece en la tradición de solidaridad de la familia colombiana y “no es una formalidad jurídica, o política relacionada con el Acuerdo de Paz sino un ejercicio espiritual, que nos obliga a mirarnos desde dentro”.

Esa es la misión que según Betancourt ha logrado asumir el padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, quien ha considerado que al ver través del lente de los victimarios es posible dignificar el sufrimiento de las víctimas y reconstruir la verdad.

Con el dolor de oírnos y el pudor de nuestras emociones, pero con la decisión compartida de contribuir a romper el círculo vicioso de la violencia cuando vemos que intenta reaparecer en las dramáticas confrontaciones que vienen enlutando a nuestro país. El valor de este encuentro reside entonces en que quienes actuaron como señores de la guerra y quienes los padecimos, todos aquellos que estuvimos en el huracán de la guerra, nos levantamos para decirle al país que la guerra es un fracaso, que solo ha servido para que nada cambie y para seguir postergando el futuro de nuestra juventud”, señaló Betancourt.

La excongresista afirmó que desde el cautiverio nunca imaginó un diálogo humano con los captores, como el que se vivió en el Teatro de la Libertad en Bogotá, donde trataron de librarse de las cadenas del rencor. “Si hemos podido escucharnos y hablarnos con todo lo que nos cuesta, entonces podemos decir que el amor es más grande, que hay esperanza y si hay esperanza, hay futuro”, afirmó.

Reconoció que la reconciliación “pesa mucho” y requiere redención de quienes fueron los victimarios, un proceso que describió como una rehumanización a la que la paz ha citado a cada uno de los colombianos.

La paz es ante todo una relación humana. Por eso hoy hemos hecho el esfuerzo de reencontrar lo profundamente humano en el fondo de nuestros corazones y transformarlo en palabra que sana, nuestro reto ha sido encontrar una forma nueva de hablarnos, acorde con nuestra decisión de paz”, sostuvo Betancourt.

La excandidata presidencial aseguró que se conmovió con los relatos de sus compañeros de dolor, víctimas del secuestro, quienes hablaron antes que ella en el mismo escenario. Incluso ella sentía que era difícil detener el llanto, “pero me sorprende que nosotros de este lado del escenario estemos todos llorando y que del otro lado no haya habido una sola lágrima”.

Betancourt se dirigió directamente a Abelardo Caicedo, exmiembro de las Farc y comandante del Bloque Caribe, quien defendió el Acuerdo de Paz en su intervención, posición que coincide con la de la excongresista.

“Pero yo hubiera querido escucharlo a usted decirme si usted en algún momento secuestró a alguien, si usted dio la orden de que amarraran a alguien”, cuestionó Betancourt durante su intervención.

“Yo sé que Colombia nos oye y nos oye y no nos entiende”, sostuvo Betancourt, porque recordó que en una conversación con La Chiva Cortés sobre el secuestro de él, ella no podía dimensionar lo que le había sucedido. Por eso afirmó que la tarea de ellos era explicar al país los crímenes de los que fueron víctimas.

“Yo quería oírlo hablar desde su corazón, no desde la política, este es un encuentro de corazones, no un encuentro político, estamos los colombianos al desnudo mirándonos en el drama que hemos compartido”, le dijo la excongresista al ahora senador Carlos Antonio Lozada.

Contó que durante su secuestro logró tomar un machete y con él escapó, pero fue recapturada a los pocos días y la castigaron. El guerrillero que había sido asaltado, le dijo que había confiado en ella al dejar el machete y ella le contestó: “¿Usted confió en mí y yo acaso puedo confiar en usted? El día en que a usted le den la orden de matarme, ¿usted qué va a hacer? ¿Yo podré confiar en usted o usted me va a matar? El muchacho se fue, con los ojos aguados y yo necesito ver los ojos aguados de ustedes”, afirmó.

“Los huesos son probablemente solo huesos, pero para quien ama es lo que queda de la persona amada”, reflexionó Betancourt quien instó al Estado a buscar a los desaparecidos, porque aunque ella no ha podido hacer el duelo de su padre, quien murió un mes después de su secuestro, visitar sus restos en una iglesia de Bogotá le permite sentir tranquilidad.

Debo repetirles que mientras que nuestra pesadilla sea solamente nuestra, mientras ustedes no se despierten por la noche con las mismas pesadillas que nosotros, estaríamos en la misma distancia, de no poder explicarle a Colombia lo que realmente sucedió, volver a ser humanos es llorar juntos. Algún día tendremos que llorar juntos, por el sufrimiento de ustedes, el de su vida, por el sufrimiento que nos causaron y por el sufrimiento en Colombia que lo vemos en los muchachos que están en las calles porque tienen hambre, porque no tienen trabajo, porque siendo pobres los asemejan a terroristas, a combatientes de las Farc”, señaló Betancourt al concluir su intervención.

Afirmó que los ex miembros de las Farc deben buscar la forma de reparar y se incluyó en la búsqueda de una forma de hacerlo. Reconoció que las emociones siguen fuertes después de 13 años desde la última vez que había visto a una persona de las Farc y señaló que hay acuerdo en que “el fin no justifica los medios”.

SEGUIR LEYENDO:

<a href="https://www.infobae.com/america/colombia/2021/06/23/fabio-rubiano-habla-de-su-nueva-serie-para-rtvc-el-cubo-historias-tridimensionales/"> </a>