Así se las arreglan los bogotanos para transportarse tras 18 días seguidos de paro

Los medios tradicionales como TransMilenio y SITP han reducido sus operaciones en un 85%.

 Jornada de protestas contra el Gobierno en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda
Jornada de protestas contra el Gobierno en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

El país ya acumula 18 días desde que comenzó el Paro Nacional, que se convocó con el fin de que los ciudadanos se manifestarán en contra de las políticas del Gobierno de Iván Duque, entre esos el proyecto de reforma tributaria, que ya fue retirada del Congreso, y la reforma a la salud. Además, para mostrar inconformidad con el recrudecimiento de la violencia policial, la impunidad, la pobreza, desigualdad entre otros.

Pese a que ya existe una mesa de diálogo entre el Gobierno Nacional y los sectores que convocaron al paro, aún no se ha llegado a acuerdos concretos que frenen las movilizaciones por todo el territorio colombiano.

Uno de los puntos clave de concentración ha sido Bogotá, la capital del país, donde lugares estratégicos de movilidad han estado bloqueados o intermitentes: Portal Américas, el centro, Héroes, la carrera Séptima, Calle 170 con autopista, la Autopista Sur y la NQS, entre otros.

Esta situación puso en dificultades a los habitantes de Bogotá que trabajan en lugares retirados de sus hogares, y les ha cambiado los medios de transporte, tiempos de recorrido, esfuerzo y presupuesto de movilidad. TransMilenio y el SITP, que son los principales medios de transporte, han tenido que parar sus operaciones, tanto por los bloqueos como por los daños que ha sufrido el sistema ha causa de la vandalización y destrucción de estaciones y articulados.

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad, 50 estaciones todavía están fuera de servicio por no brindar condiciones de seguridad para los usuarios y la operación, 6 buses de TransMilenio son inoperables por daños y de SITP 16 no están en funcionamiento.

Pese a los esfuerzos del sistema de transporte en estas dos semanas, su funcionamiento se ha reducido casi a un 85%, como lo han informado las autoridades locales y algunos días han tenido que frenar al 100%.

Ante este panorama otros medios como taxi, plataformas como Uber, Beat, entre otros, han elevado sus precios por la demanda que existe. Esto provocó que los bogotanos buscaran otras alternativas: durante la pandemia, el uso de bicicleta aumentó de 2019 a 2020 en un 80%, y . frente a las manifestaciones resulta una alternativa viable, además de caminar.

Sin embargo, no todos los ciudadanos pueden movilizarse en bicicleta y a pie. Aprovechando la oportunidad de la crisis de movilidad en la ciudad, algunos conductores de furgonetas y camiones ofrecen su servicio de transporte a 2.000 pesos para acercar a las personas a sus destinos, así lo informó RCN Radio.

La mayoría de estos transportes son volquetas para el transporte de materiales de construcción y trasteo que también se han visto afectados por el paro por la escasez de materia y la dificultad para transitar algunos productos.

Fenalco reportó que cada día de paro significó una pérdida de $50.000 millones para el sector productivo de Bogotá, sin tener en cuenta los daños a la infraestructura pública y los sobre costos logísticos.

Además, las afectaciones por las jornadas de protesta hicieron que el número de empresas que operaba a plena capacidad entre marzo y abril se redujera 20 puntos porcentuales, pasando de 30% a 8%, según datos publicador por la Cámara de Comercio de Bogotá.


SEGUIR LEYENDO