“No tengo conflicto de intereses”: Ruby Chagüi habla del glifosato y de la relación laboral de su esposo con Bayer

La senadora del Centro Democrático que defiende a capa y espada el regreso de las fumigaciones con glifosato, fue centro de críticas luego de que se conociera que su esposo trabaja en Bayer, empresa que le provee ese herbicida a Colombia.

La senadora del Centro Democrático Ruby Chagüi está en el centro de una polémica luego de que el portal Cuestión Pública expusiera que su esposo, Nicolás Saade es el representante legal de Bayer en Colombia, empresa propietaria de Monsanto. El portal además recordó que Monsanto es uno de los grandes proveedores del glifosato de marca RoundUp, producto que se usó en Colombia para erradicar cultivos de coca en aspersiones aéreas desde el gobierno de Álvaro Uribe Vélez durante el Plan Colombia.

El tema es relevante porque en los últimos días el gobierno de Iván Duque ordenó el regreso de la aspersión aérea con glifosato y es la senadora Chagüi, una de las políticas que más ha acompañado el retorno de esa polémica herramienta con el que se busca erradicar cultivos ilícitos en el país.

“Reactivar la aspersión aérea por precisión para reducir la coca en el país, es una decisión acertada del Gobierno Nacional, que cumple, además, con los requisitos establecidos por la Corte Constitucional controlando el riesgo para la salud y el medio ambiente”, comentó la senadora una vez el ministro de Defensa dio la noticia.

Así mismo, cuestionó que, “a los únicos que afecta la aspersión aérea con precisión es a los narcoterroristas que financian la violencia con las drogas ilícitas, destruyen selva y afectan la salud de miles de personas.Causan dolor. Hay que fumigar para reducir los cultivos de coca”.

El portal Cuestión Pública señaló a su esposo como supuesto representante legal para la celebración de contratos de Bayer S.A en Colombia y desde que ella es legisladora (2018) se han celebrado 27 contratos públicos por la suma de 2.145.800.557 de pesos, lo que para muchos supone un conflicto de intereses.

La respuesta de Chagüi

Ante esta reveladora publicación que relaciona al esposo de la senadora con la empresa dedicada a proveer el glifosato que regresa a Colombia, Ruby Chagüi fue enfática en asegurar que no está impedida y mucho menos tiene conflictos de intereses frente al tema.

“Siempre he respaldado la erradicación de cultivos ilícitos porque Colombia, como ningún otro país, ha sufrido las terribles consecuencias de las drogas ilegales, destructoras de la vida humana y la naturaleza, causantes de dolor para las familias y de violencia para la Nación, financiadoras de los grupos terroristas”, expuso la congresista.

Comentó además que, “la lucha resuelta contra las drogas ilegales ha sido una de mis banderas y de mi partido, el Centro Democrático”. En esa línea argumenta que la aspersión aérea “es la forma más eficaz de reducir el área sembrada con coca, y es la menos riesgosa para la vida humana porque evita los asesinatos, las mutilaciones y las heridas que puede traer la erradicación manual”.

“No tengo conflicto de intereses ni estoy impedida para opinar sobre la erradicación de cultivos ilícitos, ni para apoyar las medidas del gobierno en este propósito. El problema de las drogas es una cuestión pública que concierne a toda la humanidad”, senadora Ruby Chagüi.

Mientras Cuestión Pública afirmó que los contratos que ha celebrado su esposo, Nicolás Saade, se han suscrito con los hospitales de Caldas, Quindío, Arauca, Boyacá, Cundinamarca y Huila y con el Instituto Nacional de Cancerología y que en su declaración de renta, recoge el portal, la senadora no incluyó la actividad económica de Saade que se desempeña en el cargo con Bayer desde 2019; la senadora le dijo a El Tiempo, que su pareja es el director Comercial para la unidad de consumo de Bayer en Colombia, y que no hace negocios ni celebra contratos con el Estado, como tampoco tiene relación alguna con los asuntos de la erradicación de cultivos de uso ilícitos.

SEGUIR LEYENDO:


MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS