Investigador colombiano dice que la sepa brasileña del covid-19 se transmite mas fácil y es más difícil de controlar

Ricardo Palacios, director médico de investigación clínica del instituto Butantan, asegura que no hay nada que temer a la inmunización. “La mejor vacuna es la que tiene en su brazo”.

Ricardo Palacios, director médico de investigación clínica en el Instituto Butantan, de origen colombiano, resalta la seguridad de las vacunas de Sinovac.
Ricardo Palacios, director médico de investigación clínica en el Instituto Butantan, de origen colombiano, resalta la seguridad de las vacunas de Sinovac.

Colombia ya cuenta con más de un más de 1′500.000 vacunas de la farmacéutica China, Sinovac y, en medio de la incertidumbre de algunos colombianos por aplicarse el antídoto, debido a los falsos rumores que se han creado a través de las redes sociales, según encuestas realizadas por el DANE, Ricardo Palacios, director médico de investigación clínica en el Instituto Butantan, de origen colombiano, envió, nuevamente, un parte de tranquilidad frente a la seguridad del medicamento, e invita a los colombianos, que ya están asignados, a adquirir su primera dosis. Así mismo, advirtió frente a la fuerza que tiene la cepa brasileña sobre el cuerpo humano.

“Tiene dos características que la hacen preocupante, la primera es que es mucho más fácil de transmitir, las personas duran más tiempo con la capacidad de infectar a otros. La segunda característica es que parece que la respuesta inmune generada a otras infecciones anteriores no es eficaz para controlar esta variante”, explicó Palacios en una entrevista con Noticias Caracol, respecto a la variante brasileña del virus que, de acuerdo con el Plan Nacional de Vacunación del Gobierno de Iván Duque, ha hecho que se intensifique las acciones para vacunar, entre las poblaciones prioritarias, a la zona amazónica del país, a quienes, en la última entrega de dichos antídotos, les correspondió 749 dosis.

La mayor cantidad de vacunas que han llegado al país son de Sinovac y, tienen el objetivo directo de inmunizar a los profesionales de la salud y a los adultos mayores de 80 años, poblaciones que cuentan con más riesgo de contagio y con altas probabilidades de enfermar gravemente, según el Ministerio de Salud. Sin embargo, los adultos mayores, han sido los más escépticos frente al tema. En Cali, por ejemplo, según la secretaría de salud pública, confirmó que cerca de 200 ciudadanos mayores de 80 años se habían negado a recibir el medicamento en sus cuerpos.

De acuerdo con información revelada por el periódico El País, en colaboración con las cifras otorgadas por Miyerlandi Torres Agredo, secretaria de Salud Pública Distrital, el porcentaje de población adulta, mayor de 80 años, que se ha negado a recibir la vacuna es del 1,3%.

“El rechazo a la vacuna se da por el temor y la desconfianza, pero esperamos lograr mayor adherencia al proceso en la medida que la población vea que el biológico es seguro y que no tenemos reportes de eventos adversos graves. Esta es nuestra herramienta para volver a la vida social que queremos”, aseguró la titular de Salud Pública.

Según lo que explicó Palacios, en su diálogo con Noticias Caracol, usar el argumento de no aplicación de la vacuna por su origen chino es inválido, pues, además de recordar que gran parte de los productos que consumimos o usamos son originarios del país oriental, Palacios recuerda que el estudio para crear la vacuna se desarrolló gracias a la investigación de varios países, “esta vacuna puede ser producida en China, pero esta vacuna es del mundo, nos pertenece a todos”, recalcó.

“La mejor vacuna es la que usted tenga a la mano, la que esté en su brazo (...) desde el comienzo, el estudio reveló que la vacuna es extremadamente segura. La única diferencia entre las personas que reciben vacuna y el placebo es que hay un poquito de dolor en el lugar de la aplicación”, resaltó Palacio que, con su equipo de trabajo, lleva alrededor de un año trabajando en la sustancia.

La eficacia de la vacuna china es una de los argumentos que usan los ciudadanos incrédulos frente al medicamento pues, cuando se anunció la existencia del antídoto de la farmacéutica Sinovac, se habló de una favorabilidad del 50,38%, una cifra inferior frente a vacunas fabricadas en otras partes del mundo. Palacios, aseguró que la sustancia, efectivamente, tiene esta eficacia pero que el porcentaje aumenta dependiendo de la gravedad de la infección en la persona que sea inyectada.

“Si nosotros vamos a casos leves, pero que ya necesitan de asistencia, la eficacia va a saltar para un 78% y eso es un número más comparable con otros resultados de vacunas. Vimos que ninguno de los casos que tuvimos de hospitalización ocurrió entre los vacunados y todos los casos ocurrieron entre el grupo placebo”, puntualizó el director médico del Instituto Butantan que, además aseguró, que una de las pocas diferencias de esta vacuna, con las de otras farmacéuticas, es que las personas inmunizadas con Sinovac sí necesitarán dos dosis, obligatoriamente.

“Quiero decirle al público que tomen las vacunas (...) puede mejorar su desenlace si usted llega a tener contacto con la infección”, concluyó.


Seguir leyendo: