Rubén Villa, locutor que agredió brutalmente a su expareja en Barranquilla, aceptó cargos por violencia intrafamiliar

El hombre fue judicializado y puesto a órdenes de un juez de garantías.

El hombre fue judicializado y será puesto ante un fiscal para que responda a los delitos de violencia intrafamiliar agravada. Vía: Fiscalía General de la Nación
El hombre fue judicializado y será puesto ante un fiscal para que responda a los delitos de violencia intrafamiliar agravada. Vía: Fiscalía General de la Nación

En una acción conjunta entre el CTI de la Fiscalía y el Ejército Nacional, este domingo 7 de marzo se realizó con la captura de Rubén Villa De La Hoz, el locutor que aparece en un video de cámaras de seguridad, el pasado 28 de febrero, agrediendo violentamente a su expareja Karen Molinares mientras compartía con otro hombre en las afueras de un establecimiento público del barrio La Inmaculada, en Soledad, departamento del Atlántico.

El locutor de la emisora Digital Stereo 101.3 FM, de Soledad, fue detenido en el barrio Pasadena, de ese municipio. La solicitud de orden de captura fue realizada por la Fiscalía 7 Local de Soledad ante el Juzgado Único Promiscuo Municipal de Palmar de Varela.

El hombre señalado fue conducido a las instalaciones de la URI en Soledad y posteriormente presentando ante un juez de garantías.

Este lunes, de acuerdo con la Fiscalía, Villa aceptó el cargo de violencia intrafamiliar agravada, ya que, además de agredir a la mujer, al parecer, amenazó a la víctima con publicar algunas fotos íntimas en caso de que ella revelara el video de la golpiza; así se pudo conocer gracias a unos audios a los que tuvo acceso el portal informativo Zona Cero. En ellos, el sujeto menciona que no irá preso por cometer “una estupidez” de esas.

El capturado será presentado ante un juez para su judicialización y, según informaciones preliminares, será indiciado por el delito de violencia intrafamiliar agravada en contra de su expareja Karen Molinares, aunque no se descartaría que las imputaciones aumenten, puesto que, en reiteradas ocasiones, el mismo Villa ha manifestado que no era la primera vez que cometía un acto similar.

Adicionalmente, la Fiscalía anunció que tiene pruebas que indicarían que, efectivamente, no era la primera vez que la agredía física y psicológicamente, hechos por los cuales habían terminado su relación desde hacía un buen tiempo.

Los hechos:

Durante la primera semana de marzo, a través de Twitter, circuló un video en el cual se evidenciaba una violenta agresión en contra de una mujer, lo que causó una enorme indignación entre los usuarios de dicha red social. En las imágenes se ve como Karen Molinares, ex pareja del agresor Rubén Villa, es fuertemente golpeada mientras está sentada en un sitio de comidas rápidas hablando tranquilamente con otro hombre, quien también fue agredido.

Posterior al acto de violencia, el mismo locutor grabó un audio que difundió para, supuestamente, aclarar la situación. En ese audio dice: “De dónde van a sacar ese chisme que a mí me van a meter preso porque toqué a una mujer de una manera fuerte, tengo que tener antecedentes. Yo no voy a ir preso por una estupidez de esa”.

Sin embargo, su defensa no quedó ahí. En varias entrevistas posteriores el locutor manifestó que se caracteriza por ser un hombre tranquilo y que ese tipo de agresiones son impulsos que no puede controlar. “He tenido 50 novias en Santa Lucía y, de esas, 49 pueden decir si yo tuve siquiera la intención de levantarles la mano. Yo soy rabioso de momentos”, explicó el hombre en su programa ‘La voz de Quilla’.

Bajo el argumento de que no iría preso ‘por esa estupidez’, Villa aseguró que “si me demandan lo máximo que pueden hacer es ponerme una fianza, porque para poder ponerme preso, como sueñan, yo tendría que tener antecedentes penales y ser antisocial, en mi condición de comunicador social yo contribuyo a la sociedad”.

En otra entrevista, en este caso con el programa La Red, el hombre justificó su acción como “sentido de protección” y ejemplificó lo sucedido con el actuar de los perros.

“El perro, cuando ve que otro quiere montar la perra, le pela los dientes. Si yo quisiera arremeter contra ese hombre me dedico solamente a él. El machismo y complejo de inferioridad de la persona siempre apunta que al hombre es al que tienen que darle, la mujer no tiene la culpa. Incluso, a él si le pegué duro, a ella no le pegué tan duro. Si yo quisiera asesinarla como dicen muchos, yo le disparo y ahí mismo se armaba una balacera, hubiese sido una catástrofe”, aseguró el hoy detenido

Seguir leyendo.