Desgarrador video del desplazamiento de indígenas embera en Murindó, Antioquia

Unos 168 indígenas de la comunidad de Turriquitadó, Antioquia, tuvieron que abandonar sus territorios por las recurrentes amenazas de grupos armados y las minas antipersona sembradas en sus resguardos.

El fotógrafo Jesús Abad Colorado compartió un video, grabado por la comunidad, en el que se retrata el desplazamiento de al menos 48 familias pertenecientes al pueblo embera eyábida, quienes habitan el municipio del oeste antioqueño de Murindó y han tenido que abandonar sus viviendas a causa de las amenazas del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las autodenominadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC).

“Otra infamia más que viven hoy indígenas emberas de Turriquitadó en Murindó Antioquia. De las minas antipersonales que siembra ELN y de sus amenazas o de las AGC, hoy salen huyendo. Video que hace comunidad sacude mi alma y ¿la suya? Aumenta la guerra e @IvanDuque no se entera”, fue el mensaje que escribió Colorado para evidenciar la situación de las comunidades sobre el río Atrato.

Desplazamiento indígena

En las imágenes se ven niños, niñas y adultos que avanzan por la selva hacia Turriquitadó Llano en busca de refugio. A cuestas, los indígenas desplazados llevan sus pertenencias y algunos animales como pollos y pavos que los acompañan en canastos.

En otro video, compartido por la lideresa Francia Márquez, se ve la larga fila de todos los indígenas que han tenido que atravesar parte del litoral pacífico, por caminos veredales debido a que no cuentan con carreteras, para huir de la guerra que azota sus territorios.

El desplazamiento de esta población se habría producido luego de que el pasado 28 de febrero, un niño de 12 perteneciente a la comunidad pisó una mina antipersona y resultó gravemente herido.

Desde el año 2018, la Defensoría del Pueblo había emitido alertas tempranas sobre la presencia del ELN y las AGC en el casco urbano de Murindó y el riesgo que representaban para los resguardos de Río Murindó y Río Chageradó que se ubican al oriente del departamento de Antioquia.

“De manera atenta, y de conformidad con lo dispuesto en el Decreto 2124 de 20171, me permito remitir a su Despacho la presente Alerta Temprana de Inminencia debido al elevado riesgo que afrontan las once comunidades indígenas de los resguardos Río Murindó y Río Chageradó en el municipio Murindó, Antioquia, ocasionado por la confrontación armada entre el Ejército de Liberación Nacional, ELN, y el grupo armado posdesmovilización de las AUC autodenominado A11GC, y la contaminación de sus territorios con MAP/MUSE/AEI”, indicó el entonces defensor del Pueblo Carlos Negret, en una alerta temprana dirigida a la ministra del Interior Alicia Arango.

La Organización Indígena de Antioquia (OIA) denunció, este miércoles 3 de marzo, que 48 familias del pueblo embera eyábida que habitan el municipio de Murindó, al oriente de este departamento, fueron desplazadas luego de recibir amenazas por parte del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Los 168 indígenas de la comunidad Turriquitadó Alto se vieron en la necesidad de abandonar sus resguardos para desplazarse a la comunidad de Turriquitadó Llano, en la que se encuentran refugiados desde el martes

“La emergencia humanitaria registrada en los resguardos Río Murindó y Río Chageradó desde el 2019 ha venido agudizándose con el paso de los días, por las múltiples violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario por parte de actores armados al margen de la ley”, señaló la OIA en un comunicado.

De igual manera, la organización señaló que, los grupos armados que operan en esta zona al noroccidente de Colombia se encuentran en una disputa territorial por este corredor que históricamente perteneció a la guerrilla de las FARC.

La OIA aclaró que, este desplazamiento forzado no se dio hacia el casco urbano del municipio, sino que se estableció al interior del resguardo, como una forma de resistencia de las comunidades indígenas, que no abandonarán sus territorios ancestrales.

La organización indígena, mediante el Sistema de Alertas Tempranas, pudo establecer que por este mismo motivo pueden estar en riesgo de desplazamiento tres comunidades de la zona, la de Gorrojo compuesta por 105 indígenas, Bachidubi por 193 y Coredó por 172, lo que representa un riesgo para estos habitantes, debido a que en la zona el Eln instaló en enero minas antipersona.

Asimismo, se identificó que, a parte de las 48 familias desplazadas, las comunidades que han recibido a estos habitantes carecen de agua potable y alimentos.

A su vez, señaló que por información suministrada por las autoridades indígenas se conoce que se encuentran hacinadas “en medio de una guerra ajena y una pandemia” mujeres gestantes, neonatales, niñas, niños y jóvenes, lo que podría representar una emergencia sanitaria.

“La Organización Indígena de Antioquia (OIA) pide ayuda urgente a las instituciones competentes para que agilicen las entregas de alimentos y para que una misión médica pueda llegar hasta el lugar donde se encuentran las familias desplazadas”, señaló la OIA.

En ese sentido, también hizo un llamado para que una comisión de verificación de derechos humanos confirme los riesgos que padecen, no solo las comunidades desplazadas sino las once que componen ambos resguardos, y el desplazamiento masivo que se está presentando.

Lea también: