Obispo de Buenaventura denuncia amenazas de muerte pero dice que seguirá revelando lo que vive el puerto

“He venido recibiendo unas amenazas, por parte de algunas personas que dicen que son poderosos en el Distrito”, fueron las palabras que entregó el monseñor Rubén Darío Jaramillo, una de las voces que más ha denunciado la ola de violencia y corrupción que se vive en Buenaventura.

Este martes 2 de marzo, monseñor Rubén Darío Jaramillo, obispo de Buenaventura, denunció que ha estado recibiendo amenazas contra su vida por las declaraciones que ha entregado sobre la violencia y la corrupción que rigen en el distrito.

“He venido recibiendo unas amenazas, por parte de algunas personas que dicen que son poderosos en el Distrito, y que les incomoda las declaraciones del Obispo de Buenaventura. Una persona informó a un sacerdote que le habían ofrecido dinero para quitarme la vida”, dijo el sacerdote.

Monseñor Jaramillo ha sido una de las voces que revela lo que vive la comunidad en esa ciudad del Valle del Cauca, sobre la ola de asesinatos, los enfrentamientos entre bandas criminales por el control del territorio, el reclutamiento de los jóvenes que alimenta esta guerra urbana, el desplazamiento y los actos de corrupción que tienen a uno de los puertos marítimos más importantes de Colombia sumido en la pobreza.

“Hay muchos intereses, desde políticos, económicos, narcotráfico y delincuencia que se sienten tocados y no quieren que nadie los mencione siquiera”, sostuvo el obispo.

Según el jerarca católico citado por RCN Radio, conoció el caso de un sicario al que contrataron para asesinarlo, pero habría desistido porque considera que es un hombre de bien que lucha por los derechos de un pueblo.

“Todo lo que se diga para evidenciar la realidad que estamos viviendo en el Distrito incomoda a las personas que les conviene el desorden y la corrupción; es por esto que, es más fácil sacarla del camino porque a ellos lo que les interesa es que se mantenga la situación de violencia y desorden a la que están acostumbrados”, dijo el obispo.

El sacerdote informó que las denuncias ya las ha tramitado ante las autoridades y le están prestando seguridad policial. “Estamos en las manos de Dios, en la comunidad que nos cuida y en la seguridad de que alguien tiene que hablar, tiene que ser la voz de los que no tienen voz en medio de tanta violencia”, comentó.

Diplomáticos de Unión Europea en Buenaventura dicen que la situación es peor que hace un año

Los consejeros políticos de las Embajadas de Alemania, Francia, Irlanda y Suecia junto con el jefe Adjunto de la Delegación de la Unión Europea en Colombia, realizaron la semana pasada una misión de dos días en Buenaventura para conocer la situación de inseguridad y violación a los derechos humanos de esta región.

La visita se realizó para entender de primera mano “la evolución de la situación humanitaria y expresar su solidaridad a la ciudadanía; sus autoridades locales y organizaciones de la sociedad civil”, expresó la ONU Colombia.

En Buenaventura también participaron consejeros políticos de las Embajadas de Noruega y Reino Unido y la visita fue organizada por PBI (Peace Brigades International) que acompaña constantemente a las comunidades vulnerables para mejorar su seguridad

De acuerdo con la organización, las diferentes entidades fueron al territorio debido al llamado que hicieron las organizaciones sociales nacionales e internacionales, ante la situación de graves vulneraciones de derechos humanos que se vive recientemente en la ciudad.

“Esta fue una gran oportunidad que tuvimos para escuchar las voces de quienes viven con el temor constante de una violencia alarmante y en una pobreza estructural. Esto nos deja profundamente preocupados. Sin embargo, contrasta con la esperanza que transmite un pueblo tan resiliente. Hay mucha gente buena en Buenaventura y necesitan solidaridad y ayuda a nivel nacional para superar estos problemas y para vivir con dignidad”, indicó Lars Bredal, jefe adjunto de la delegación de la UE en Colombia.

Además de visitar las comunas 6 y 7, la Casa Social Cultural y de la Memoria Cormepaz, y el Espacio Humanitario Puente Nayero, la delegación tuvo encuentros con el Alcalde de Buenaventura, Victor Vidal; el Comité de Paro Cívico; organizaciones sociales locales y nacionales; ONU-DDHH; ONU Misión de Verificación, la Defensoría Regional, la Personería del Distrito; las Fuerzas Públicas; el obispo de Buenaventura, monseñor Rubén Jaramillo; el Obispo de Cali, monseñor Darío Monsalve.

Seguir leyendo: