Yo no estaba robando: joven al que le amputaron una mano en Cali sale en su defensa y cuenta la verdad

Todo parece indicar que el cruce de una frontera invisible fue la causante del violento hecho.

Todo parece indicar que el cruce de una frontera invisible fue la causante del violento hecho. Vía: El País de Cali
Todo parece indicar que el cruce de una frontera invisible fue la causante del violento hecho. Vía: El País de Cali

Hace varios días se conoció por medio de redes sociales un video en el que un joven era ayudado por la policía, luego de que su mano derecha fuera amputada a causa de un machetazo. A pesar de que las primeras versiones indicaban que el hombre había sido sorprendido robando una bicicleta, él mismo contó su versión de los hechos y dejó claro que no estaba cometiendo ningún delito, sin embargo, reconoció haber robado hace varios años.

La agresión se cometió el pasado 13 de febrero en el barrio Los Naranjos, en Cali, presuntamente por robar una bicicleta, el joven, identificado como Milton Fabián Montenegro, fue remitido a una clínica donde lograron reconstruirle sus extremidades, puesto que el otro brazo también sufrió graves afectaciones.

“Yo salí de mi casa, iba caminando cuando vienen dos manes en cicla y yo no sé qué dijeron porque yo iba escuchando música, cuando yo volteo, porque escucho que tiran la bicicleta, viene un muchacho con machete. Yo corrí, me caí y él me pegó un machetazo que me tumbó la mano y luego me pegó en el otro brazo. Salió a correr y yo también me paré y corrí, no mucho porque de tanta sangre que había botado no pude más”, relató en dialogo con el diario El País de Cali.

Una vez se sentó en un andén a la espera de ayuda, el hombre recordó que varias personas gritaban y pedían que fuera auxiliado, pero que solamente cuando llegaron las autoridades lograron trasladarlo a un centro médico para una operación de urgencia.

Érika, una de sus hermanas, habló con el periódico Q’hubo, y contó la razón por la que el joven de 26 años fue atacado, al parecer, todo ocurrió por haber cruzado una frontera invisible y no por ser sorprendido robando, como se especuló en un principio.

Según su relato, Milton salió de su casa en el barrio Desepaz, donde vive con otra de sus hermanas, con rumbo al barrio Los Naranjos a visitar a su madre. En el camino se cruzó con dos hombres que iban en bicicleta y empezaron a gritar “¡mira la liebre! ¡Ojo con la liebre!”, por lo que se abalanzaron sobre él.

“En ese momento uno de los chicos aprovecha y le lanza un machetazo para cortarle la cabeza, pero Milton mete las manos y es donde le amputaron la derecha por completo, mientras que la otra quedó afectada de gravedad”, contó.

Y es que Milton Fabián Montenegro tiene antecedentes judiciales, pues él mismo reconoció que estuvo en prisión por hurto en 2015, pero que actualmente es una persona distinta que trabaja con su padre.

“En los tiempos que yo andaba en la droga había robado, me cogieron por hurto, al año y medio de cárcel salí y empecé a trabajar con mi papá en construcción, desde ahí he estado trabajando. Si yo veo a los que robé les ofrezco mi disculpa por el daño que les hice en el momento y por todo lo malo que hice. No todo el mundo es como ellos piensan, nosotros somos personas y también podemos cambiar”, aseguró.

A pesar de que aún se continúan con los señalamientos del posible hurto que iba a cometer, el hombre dijo no temer nada y pidió que, si tienen las pruebas que lo inculpan como ladrón, las muestren.

“Yo temo por la seguridad de mi familia porque no tenemos para donde irnos y ya nos pidieron la casa. Andan diciendo que yo había robado y eso no es cierto. Al secretario de seguridad le digo que, si tiene pruebas, porque él dice que yo supuestamente estaba robando, que las muestre”, concluyó.

Si bien el joven continuará recuperándose de sus lesiones y contará con protección de las autoridades, seguirá vinculado a una investigación por el presunto hurto de una bicicleta. No obstante, la Policía continúa en busca de la persona que agredió a Milton, quien podría enfrentar una condena de 16 años por el delito de agresión personal con signos de tortura.

Recuperación de extremidades

Gracias a que su mano fue recogida y conservada en hielo, un grupo de cuatro médicos especialistas lograron reimplantarle la extremidad luego de una operación que tuvo una duración de aproximadamente 8 horas. “El joven llegó con una mano completamente amputada y la otra con un 90 % de amputación, solamente sostenida por la piel. Por eso entramos un grupo interdisciplinario para lograr un resultado adecuado, logrando reimplante exitoso en las dos manos: uno parcial y otro completo”, explicó para El País, el cirujano plástico Andrés Felipe Muñoz.

Lea más.

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS