El paramilitar Giraldo Serna prefería violar niñas menores de 13 años que fueran “voluptuosas” y “caderonas”

Alias ‘El Taladro’ es acusado de cometer más de 200 violaciones cuando era jefe paramilitar de las AUC.

infobae-image

Con la llegada al país de Hernán Giraldo Serna, a quien se le conocía dentro de la estructura de las AUC como alias ‘El Taladro’ o ‘el Patrón de la Sierra’ y se desempeñó como jefe del bloque Resistencia Tayrona, la población teme por su seguridad.

Su regreso al país se dio a las 6:25 p.m. de la tarde de este 25 de enero fue recibido por Migración Colombia, que verificó su identidad, luego la Interpol hizo efectiva la orden de captura emanada por el Juzgado Penal del Circuito de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Barranquilla.

Lea: Llegó al país Hernán Giraldo Serna, el mayor abusador de menores del paramilitarismo

El ministro Ruiz anunció que será el Inpec el que definirá el lugar de reclusión de Giraldo Serna.

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) debe definir el sitio de reclusión de Giraldo, a quien se le ofrecerán las medidas de seguridad necesarias para que comparezca ante la justicia colombiana y responda por los delitos cometidos cuando militaba en las Autodefensas. Pero sobre todo, para que ofrezca a las víctimas las garantías de verdad, justicia, reparación y no repetición.

Se espera que, tras la extradición, Giraldo Serna pase ocho años en prisión, en el marco de la Ley de Justicia y Paz de 2005, promovida por el gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez para la desmovilización de grupos paramilitares.

Lea: Estos son los terribles crímenes sexuales cometidos por Hernán Giraldo Serna, el paramilitar que regresa a Colombia

En total, son dos circulares rojas de Interpol, 46 órdenes de captura en Colombia y la autoría de 336 crímenes de guerra, entre 1881 y 1995, los que se le atribuyen a quien se conoce con los alias de ‘El Patrón’, ‘El Taladro’ y ‘El Señor de la Sierr’a, según la Sala de Justicia y Paz.

Entre los 336 crímenes de guerra que se le atribuyen se encuentran la desaparición forzada, desplazamiento armado, homicidio en persona protegida y acceso carnal violento en persona protegida, entre otros. Las violaciones de menores de edad y la utilización de un taladro explican el porqué de uno de sus alias.

Este arribo trajo mucha incertidumbre, pues de acuerdo con varias investigaciones, Giraldo Serna ha perpetuado el poderío paramilitar en la región de la Sierra Nevada, gracias a sus hijos y familiares que hacen parte de las estructuras del ‘neoparamilitarismo’.

Norma Vera, investigadora del conflicto armado y defensora de los derechos humanos, ha dedicado buena parte de su carrera a investigar los crímenes de Giraldo Serna. En entrevista con Caracol Noticas, aseguró que encontraron a más de 200 víctimas de violencia sexual y en su análisis encontraron una característica muy particular en la “guerras modernas”.

Hernán Giraldo violaba sistemáticamente a menores de 13 años con características fenotípicas específicas. Todas eran voluptuosas y de caderas anchas, investigando descubrimos que esto estaba enfocado a la fertilidad, pues en la construcción del ideario machista, las mujeres caderonas son mejores para la reproducción.

¿Cómo operaba su estructura?

Lo que ha revelado la Fiscalía a medios como Semana es que algunos hijos de Taladro, quien dirigió a más de 1.100 hombres en cabeza del Bloque Tayrona, son líderes de estructuras criminales armadas conformadas tras la desmovilización de los grupos paramilitares en el Gobierno Uribe, y fortalecidas en el 2012, cuando los principales cabecillas de las AUC salieron de las cárceles. Una de esas estructuras es la conocida como Los Pachencas, aquella que estuvo, al parecer, detrás del asesinato de Wilton Fauder Orrego, guardabosques en la Sierra Nevada de Santa Marta, perpetrado el 15 de enero de 2019.

Los Pachencas controlan el tráfico de droga en algunas poblaciones de la costa Atlántico y, según información de Semana, está compuesta por más de diez descendientes de Giraldo. El año pasado fue abatido Deimer Patiño Giraldo, sobrino de Taladro, líder de la estructura, y capturadas sus hijas, Gladys Giraldo Contreras, alias la Paraca, y Sirley Milena Giraldo Pérez, alias la Encuestadora.

Portales como Las 2 Orillas, que han documentado el trasegar de Giraldo y sus descendientes en Magdalena, habla de 21 hijos del criminal encargados de no dejar morir la sombra de horror que el apellido Giraldo causa en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Le puede interesar: Llega grupo especializado del CTI para esclarecer la masacre de Buga, que declara tres días de luto