Fiscalía recibe denuncia contra embajadora que habría comprado un BMW con dinero público

La actual embajadora extraordinaria y plenipotenciara ante Finlandia, habría comprado una camioneta de lujo y varias botellas de vino, entre otros, y las habría hecho pasar como gastos de representación.

Adriana del Rosario Mendoza Agudelo, embajadora ante la ONU de Colombia recientemente investigada por la Procuraduría. Foto: Función Pública
Adriana del Rosario Mendoza Agudelo, embajadora ante la ONU de Colombia recientemente investigada por la Procuraduría. Foto: Función Pública

Este miércoles 13 de enero la Fiscalía General de la Nación recibió una denuncia contra la embajadora de Colombia ante la ONU, Adriana del Rosario Mendoza Agudelo y explicó que se adelantará una indagación contra la funcionaria, sin que esto implique la apertura de una investigación oficial en su contra.

El ente acusador explicó que el proceso trata de determinar si la saliente embajadora merece una investigación formal. Los hechos, al parecer, son por peculado por apropiación, los mismos por los que la Procuraduría General de la Nación la investiga, precisamente por malos manejos en los dineros asignados a su labor de 2018 a 2020. En el caso de la Fiscalía, el caso lo lleva la fiscal no. 68, adscrito a la Unidad de Intervención Temprana de Denuncias, informó el representante a la Cámara de Representantes, David Racero, quien recibió la notificación de la denuncia.

El pasado viernes 8 de enero, el Ministerio Público hizo pública la apertura de una investigación disciplinaria en contra de la embajadora de Colombia ante las Naciones Unidas, Adriana del Rosario Mendoza Agudelo, por presuntas irregularidades en el manejo de los recursos públicos asignados para la misión diplomática desde su llegada al cargo en 2018.

Según indica el Ministerio Público, Mendoza habría utilizado los dineros oficiales para adquirir lujosos muebles para su residencia, asistir a exclusivos eventos y pagar salidas que no consistían en un acto oficial como embajadora. Incluso, habría adquirido una camioneta BMW para uso personal y no para el servicio diplomático en un presunto caso de evasión de impuestos.

Se investiga si la jefe de la misión diplomática habría presentado ante el gobierno suizo facturas de gastos de representación como si fueran vales de compras personales, teniendo en cuenta que los diplomáticos extranjeros tienen derecho a solicitar la devolución de sus impuestos una vez al año”, dijo la Procuraduría.

Esto daría cuenta que la funcionaria habría incurrido también en falsedad de documento público y privado, y una posible evasión de impuestos al comprar dicho automóvil. En la labor para establecer si la diplomática incurrió en los hechos, la funcionaria del Estado podrá ser escuchada en versión libre en una futura audiencia disciplinaria.

Las botellas de vino y su amistad con Carlos Holmes Trujillo

En mayo de 2020, el portal Cuestión Pública reveló una investigación que evidenciaría la vida “de maravillas” que se dio Mendoza Agudelo en Ginebra, la costosa ciudad suiza en la que debe ejercer sus funciones.

Según determinó el medio, invitaba con dineros del Estado a subalternos e, incluso, al entonces canciller Carlos Holmes Trujillo. Según determinó la investigación, una invitación a una de sus subalternas, que hizo pasar como un gesto personal, fue pasada como un acto oficial y costeada con dineros de los impuestos de los colombianos. Dicha comida, que incluyó botella de vino y postres, sumó 175.50 francos, lo que equivaldría a cerca de 600 mil pesos colombianos. Es decir, cerca del 68% de un salario mínimo para 2020.

Cuando el entonces canciller Trujillo visitaba Ginebra, no faltaba en visitar a la embajadora del país en la capital suiza. A finales de 2019, almorzó con Mendoza en una invitación que le hizo junto a otros funcionarios de dicha institución que pasó como gasto de representación. Con botella de vino incluida y cafés después de la comida, el precio de la visita de Trujillo fue de 286.40 francos, es decir, 972.319 pesos colombianos al cambio. Esta cifra es mayor al salario mínimo de 2019, 2020 e incluso más elevada que el aumento para 2021.

El mismo medio reveló también los precios elevados de los muebles que Mendoza le solicitó a la Cancillería de Colombia para su residencia. Primero, solicitó 34 millones de pesos para los mismos y después, como objetos faltantes, solicitó un total de 72 millones de pesos para culminar la renovación de muebles. Entre las necesidades, Cuestión Pública determinó que se encontraba una plancha de ropa de 500 euros, es decir, 1.864.385 pesos para esa época.

Lea más

Estado de salud del ministro de Defensa, hospitalizado en Barranquilla por covid-19, es estable

Presidencia asegura que las declaraciones de Duque sobre acuerdos de las vacunas fueron “una confusión”

Niegan tutela que buscaba revivir la consulta anticorrupción