Lujos, bienes y anonimato: este es Álex Saab, el señalado testaferro del régimen venezolano

El descendiente libanés inició como comerciante en su natal Barranquilla. Gracias a sus vínculos con la dictadura venezolana, el empresario construyó un entramado de poder e influencia alrededor del mundo.

Camila Fabri, esposa del presunto testaferro; Álex Saab, imputado empresario barranquillero; y su propiedad en Barranquilla, Colombia. Foto: Fiscalía General de la Nación, Archivo particular.
Camila Fabri, esposa del presunto testaferro; Álex Saab, imputado empresario barranquillero; y su propiedad en Barranquilla, Colombia. Foto: Fiscalía General de la Nación, Archivo particular.

En las últimas horas, el equipo legal del barranquillero Álex Nain Saab Morán, señalado testaferro del régimen de Nicolás Maduro, informó a los medios sobre una nueva decisión en su contra impartida por el Tribunal de Apelación de Barlavento en Cabo Verde, país en el que se encuentra recluido.

Dicha instancia dio su aval para extraditar al imputado a Estados Unidos, país en el que deberá responder por cargos relacionados con el blanqueo de más de 350 millones de dólares.

Si bien las posturas emitidas por los tribunales caboverdianos siempre hacen noticia en medios colombianos e internacionales, dicha decisión de extradición se ha tomado con anterioridad y, por el carácter garantista de la justicia del país africano, la defensa del colombiano siempre ha contado con la oportunidad de apelar dichos mandatos.

En concordancia con lo anterior, en el mismo documento en el que anunciaron la decisión del tribunal, los representantes de Saab aseguraron que la sentencia “no es de extrañar” y que apelarán ante el Tribunal Supremo de Cabo Verde de la manera más “enérgica”.

En medio del largo camino judicial y diplomático entre Estados Unidos, Venezuela y Cabo Verde, se han revelado apartes de la vida del misterioso empresario barranquillero, quien alguna vez orquestó las operaciones internacionales del régimen venezolano en el anonimato.

Saab Morán, abogado colombiano nacido en Barranquilla, es un empresario vinculado en millonarios negocios con el gobierno de Venezuela, bajo la figura de contratista. Además de figurar como enviado especial y diplomático del régimen, Saab manejaba el negocio de las cajas de alimentación de los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) del gobierno.

Siga leyendo: Desde diplomáticos hasta terroristas, estos son los alfiles colombianos del régimen de Nicolás Maduro

Sin embargo, bajo la lupa del Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Interpol, Saab tendría mucho más poder del que el régimen y él mismo se acreditan.

Sus inicios

Saab nació en Barranquilla, Colombia, el 21 de diciembre de 1971, en una familia de inmigrantes libaneses, país cuya cultura se encuentra arraigada en la capital del departamento del Atlántico. Según informa el portal InSight Crime, el padre de Álex, quien es el segundo de cuatro hermanos, era comerciante de textiles y contaba con varios locales a su nombre en su ciudad de asentamiento.

De acuerdo con una investigación del canal estadounidense Univisión, Saab se inició como comerciante, vendiendo localmente llaveros empresariales para uso de trabajadores o afiliados. Después, pasó a vender uniformes de trabajo. Por medio de sus amistades, conoció a un hombre llamado Álvaro Pulido, quien sería posteriormente su compañero en el entramado criminal que denuncia la justicia estadounidense.

Álvaro Pulido, anteriormente Germán Enrique Rubio Salas, es un ciudadano colombiano que figura como socio de Álex Saab en el indictment publicado en julio de 2019 por la corte del Distrito Sur de La Florida.

Junto a Saab, Álvaro Pulido también estuvo al frente de un contrato para la construcción de casas de interés social. Según el documento expedido por las autoridades estadounidenses, este contrato fue utilizado para poder acceder al cambio de divisas controlado por el gobierno venezolano para obtener dólares a tarifas bajas.

Desde su unión con Pulido, el colombiano inició una vida como un millonario empresario de bajo perfil. Desde 2004 y hasta 2011, con la ayuda de una tasa de cambio preferencial controlada por el gobierno de Venezuela (Cadivi), Pulido y Saab realizaban exportación de mercancías a países como Australia y Ecuador, al mismo tiempo que pequeñas distribuciones en Venezuela.

Por medio de la empresa Shatex S.A., los colombianos lograron construir un fortín financiero. Según un informe contable realizado por la justicia colombiana, a pesar del anonimato de las firmas, los hombres extrajeron el 82% de sus recursos, aproximadamente 62 millones, del país vecino.

Según InSight Crime, este sería el primer rastro de un posible lavado de activos por parte de Saab. En el proceso, según varias investigaciones, se consolidaría una relación estrecha con Piedad Córdoba, exsenadora colombiana.

Sus bienes

Después de su captura en Cabo Verde, el pasado 12 de junio, la Fiscalía de Colombia ha ocupado al menos 13 bienes del colombiano en Colombia por las investigaciones en su contra que también se adelantan en su contra. Las propiedades, entre las ciudades de Cartagena y Barranquilla, se encuentran avaluados en 38 mil millones de pesos.

Entre ellas, dos inmuebles. Uno de los inmuebles es su mansión en Barranquilla, la cual, según la Fiscalía, tiene un valor de 28 mil millones de pesos, es decir, más de siete millones de dólares.

La casa, ubicada en una exclusiva zona de la ciudad caribeña, cuenta con piscinas, jacuzzi, área de juegos, zonas de spa, jardines y una cancha de tenis.

La mansión de Álex Saab en Barranquilla. Video: Fiscalía

Además, la fiscalía le incautó dos casas, un apartamento de 379 metros cuadrados y tres garajes, también en la ciudad de Barranquilla. En conjunto, todos los inmuebles están avaluados en más de 10 millones de dólares. Los bienes ahora quedaron a disposición de la Sociedad de Activos Especiales (S.A.E) y serán administrados por el Estado colombiano.

Además de sus propiedades, las cuales también han sido ocupadas internacionalmente, el colombiano aterrizó en Cabo Verde en el día de su captura a bordo de un avión de referencia Bombardier Global 5000. Dicha aeronave, fabricada por la compañía Bombardier Aerospace, tiene un precio que supera los 50 millones de dólares.

Foto: Air Charter Service
Foto: Air Charter Service

Como se puede apreciar en los interiores, se trata de un avión con una amplia capacidad. En este caso, la referencia tiene cupo para ocho pasajeros y tres miembros de tripulación.

Foto: Privatefly.com
Foto: Privatefly.com

Su familia

Hijo de Rosa Morán Aguancha, Saab estaba casado con Cynthia Certain Ospina, barranquillera, representante legal suplente y socia de las empresas del señalado testaferro de Maduro. En el momento, Saab se encuentra casado con la modelo italiana Camila Fabri, quien fue ruta para rastrear múltiples movimientos financieros a nombre del colombiano. Según informa El Tiempo, Saab tendría dos hijas con su nueva esposa.

Camila Fabri, esposa de Álex Saab. Foto: Archivo particular
Camila Fabri, esposa de Álex Saab. Foto: Archivo particular

Según informó El Tiempo, las autoridades francesas e italianas incautaron algunos de los bienes de la joven de 27 años de origen romano. Según reveló el mismo medio, el concuñado de Saab, Lorenzo Antonelli, habría negociado oro venezolano en representación del empresario y el despliegue de su entramado hacia Turquía, Irán y Rusia.

Entre la familia del colombiano, también se destaca Shadi Saab Certain, producto de su primer matrimonio, quien se desempeñó como actor de Hollywood. El joven es rastreado por el FBI por presuntamente ejercer como representante legal de una de las empresas con las que se movía dinero para los miembros del régimen.

Shadi Saab, hijo del colombiano Álex Saab. Foto: recogida en IMDb por PanAm Post
Shadi Saab, hijo del colombiano Álex Saab. Foto: recogida en IMDb por PanAm Post

Su estadía en Cabo Verde

Por una circular roja de Interpol, Saab fue capturado en Cabo Verde el 12 de junio de 2020 en ruta a Irán, país al cual presuntamente se dirigía para negociar insumos para mitigar el COVID-19 en territorio venezolano.

Desde entonces, el gobierno de Nicolás Maduro ha hecho todo tipo de maniobras diplomáticas y judiciales para proteger al barranquillero, como también las autoridades estadounidenses no escatiman en esfuerzos para encarcelarlo como primer gran golpe al régimen. El movimiento más reciente fue el de su nombramiento como embajador plenipotenciario de Venezuela en África, con lo que buscan que Saab obtenga inmunidad diplomática.

Según El Tiempo, el régimen de Maduro solicitó a Cabo Verde que a Saab se le autorizara pasar las festividades de fin de año con su familia en un gesto humanitario o que se le otorgara la detención domiciliaria que ordenó el Tribunal de Justicia de África Occidental.

Es tal la importancia del colombiano para Maduro que incluso le tiene un equipo de abogados, entre los que se encuentra el exjuez español Baltasar Garzón, que están trabajando para que se dé su libertad. Ellos argumentan que se vencieron los términos en el proceso que lleva la justicia de Cabo Verde, sin que se haya definido la situación del colombiano, pese a que también es un diplomático con inmunidad.

El Tiempo también informó que el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, tiene conocimiento de que el caso de Saab se mueve entre lo judicial y lo militar, y de la inusitada importancia estratégica y geopolítica del colombiano, por lo que seguiría en la misma línea de acción judicial para que se extradite a Saab, incluso con aplicando mayor presión sobre el país africano.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS