Desde diplomáticos hasta terroristas, estos son los alfiles colombianos del régimen de Nicolás Maduro

Desde personajes con estatus de diplomáticos hasta miembros de grupos insurgentes vinculados como presuntos colaboradores en negocios ligados al narcotráfico, estos son algunos de los colombianos vinculados con Maduro.


La dictadura venezolana, en cabeza de Nicolás Maduro, ha mantenido enfrentamientos ideológicos y políticos con Colombia desde su llegada al poder en 1999, con el inicio del periodo de Hugo Chávez. Sin embargo, según algunos de los procesos adelantados en cortes estadounidenses que investigan el régimen venezolano, varios ciudadanos colombianos habrían estado vinculados como facilitadores del régimen.

Según el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), el think tank de estudios políticos número uno en Estados Unidos según la Universidad de Pensilvania, lo considera un Estado mafioso. El CSIS argumenta que, tanto la corrupción como el crimen organizado están presentes en el gobierno del vecino país e impactan de manera directa la dinámica política interna.

Los roles que han jugado los facilitadores colombianos de la dictadura han sido, en ocasiones, de carácter político, diplomático e incluso se ha conocido la participación de miembros de las guerrillas colombianas como presuntos gestores en negocios ligados al narcotráfico en complicidad con miembros del régimen.


Álex Saab

Álex Nain Saab Morán, abogado colombiano nacido en Barranquilla, es un empresario vinculado en millonarios negocios con el gobierno de Venezuela. Además de figurar como enviado especial y diplomático del régimen, Saab obtuvo el negocio de las cajas de alimentación de los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) del gobierno.

Según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, los contratos que se le adjudicaron estaban sobrevalorados y los obtuvo por medio de figuras políticas venezolanas de alto nivel a nombre de una red global de empresas fachada y fantasma.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos asegura que el señalado testaferro de Maduro -quien está recluido en Cabo Verde a la espera de su extradición- deberá responder por ocho cargos de blanqueo de capitales, ligados al régimen, por aproximadamente 350 millones de dólares.


Álvaro Pulido

Álvaro Pulido, anteriormente Germán Enrique Rubio Salas, es un ciudadano colombiano que figura como socio de Álex Saab en el indictment publicado en julio de 2019 por la corte del Distrito Sur de La Florida.

Documento de imputación de cargos a Álvaro Pulido en 2019. (Department of Justice)
Documento de imputación de cargos a Álvaro Pulido en 2019. (Department of Justice)

Los cargos imputados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos indican que, desde noviembre de 2011, Saab y Pulido conspiraron con otros para lavar las ganancias de un esquema de soborno ilegal ligado a la dictadura venezolana.

Junto a Saab, Álvaro Pulido también estuvo al frente de un contrato para la construcción de casas de interés social. Según el documento expedido por las autoridades estadounidenses, este contrato fue utilizado para poder acceder al cambio de divisas controlado por el gobierno venezolano para obtener dólares a tarifas bajas.

Durante el contrato de la construcción de casas, presentaron documentos de importación fraudulentos para bienes y materiales que nunca fueron importados a Venezuela, sobornando a funcionarios del gobierno para su aprobación.


Iván Márquez y Jesús Santrich

Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, y Seuxis Pauchis Hernández Solarte, alias Jesús Santrich, comparten, con cabezas visibles del régimen venezolano, una imputación de cargos emitida por la corte del Distrito Sur de Nueva York.

Documento de imputación de cargos a Iván Márquez y Jesús Santrich. (Department of Justice)
Documento de imputación de cargos a Iván Márquez y Jesús Santrich. (Department of Justice)

En el indictment, junto a los integrantes de las ahora disidencias de las FARC, se señala a Diosdado Cabello, número dos del régimen; los militares retirados Hugo Armando Carvajal y Clíver Alcalá, y a Nicolás Maduro.

Según el documento, las partes estarían implicadas en los delitos de conspiración para narcoterrorismo, conspiración para importar cocaína a los Estados Unidos, posesión de ametralladoras y aparatos destructivos, y conspiración por posesión de ametralladoras y aparatos destructivos.

De acuerdo con las evidencias presentadas por la justicia estadounidense, el cartel de los Soles, grupo criminal dedicado al narcotráfico presuntamente dirigido por militares del régimen, trabajó de la mano con las FARC desde 1999. El documento indica que el primero, en cabeza de altos mandos del gobierno venezolano, proporcionó armas militares a los miembros de las FARC, y coordinó relaciones internacionales con Honduras y otros países para facilitar el tráfico a gran escala.


Alias ‘Edward’ y alias ‘Lenin’

En un video revelado por El Tiempo en julio de este año, el guerrillero, Álvaro Díaz Tarazona, alias Edward, perteneciente al Frente de Guerra Oriental del ELN, juró lealtad al régimen de Nicolás Maduro y puso a su disposición al grupo insurgente.

En el video, Edward expresó que era un enviado en representación de alias ‘Lenin’, jefe militar del Bloque Oriental del ELN y mano derecha de alias ‘Pablito’. El último, un beligerante cabecilla del grupo insurgente perteneciente al Comando Central (COCE) de la misma agrupación. Se encuentra presuntamente refugiado en Venezuela.


Alias ‘Boliche’

Jorge Luis Hernández Villazón, alias Boliche, es un presunto ex integrante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que se convertiría en informante de las autoridades estadounidenses.

Según el medio de investigación InSight Crime, Boliche se conectó con Álex Saab en 2010 para asesorarlo en una supuesta entrega a las autoridades estadounidenses por una pena más indulgente. Por este servicio, Hernández recibió grandes cantidades de dinero que llamaron la atención de la justicia de Estados Unidos.

En 2019, Hernández conectó a Saab con Bruce Bagley, profesor de la Universidad de Miami especializado en estudios internacionales, para hacer transferencias de dinero proveniente de corrupción ligada al régimen en territorio estadounidense.

En junio de 2020, Bagley fue acusado por blanqueo de capitales superiores a 2 millones de dólares. En su versión, dice que en enero de 2019 aceptó giros bancarios de Saab, para luego transferirlos a la cuenta de Hernández con el fin de esconder la transferencia directa entre los colombianos.

“Debí entender que el dinero estaba involucrado en los ingresos de actividades al margen de la ley porque Jorge Luis Hernández me dijo que el dinero de Álex Saab venía de corrupción”, expresó el abogado en su audiencia de aceptación de cargos.


Figuras políticas que refuerzan al régimen

A pesar de no vincularse con el régimen, otras figuras han mostrado su apoyo a los líderes del gobierno venezolano. Un ejemplo es la exsenadora y defensora de derechos humanos Piedad Córdoba, quien ha abogado en varias oportunidades por la permanencia de los gobiernos de Chávez y Maduro.

Según Insight Crime, Córdoba, quien ha hecho presencia en alocuciones del régimen, fue quien presuntamente invitó a Saab a realizar negocios con el gobierno de Venezuela.

Saab aseguró al periódico El Tiempo que Córdoba era una amiga, pero en una entrevista con el mismo diario, la excandidata presidencial negó su relación con el barranquillero y recalcó que solo lo conoció en un almuerzo durante una campaña presidencial del liberal Horacio Serpa.



TE PUEDE INTERESAR