Bicicarril de la calle 13 crea disputa entre la alcaldía de Claudia López y la gobernación de Nicolás García

La pandemia provocó que la alcaldía le diera al transporte como la bicicleta prioridad en algunas vías de Bogotá. Sin embargo, una vez regresó la normalidad, la calle 13 quedó inmersa en horas de trancón extra y los conductores que vienen o van hacia Funza , Mosquera, Madrid y Facatativá, responsabilizan al bicicarril.

infobae-image

Desde las 5:00 a.m. de hoy jueves, los conductores que se transportan por la calle 13 de Bogotá se reunieron para protestar en contra del bicicarril habilitado en esta vía por la Alcaldía de Bogotá, que según ellos, afecta la movilidad de los vehículos y de las personas que se trasladan desde y hacia los municipios de Funza, Mosquera, Madrid y Facatativá.

Todo comenzó una vez la pandemia llegó al país y provocó que varios ciudadanos permanecieran confinados, por lo que en varias vías de la ciudad, entre ellas la calle 13, disminuyó considerablemente el tráfico vehicular que se registraba normalmente.

Lea: Ofrecen 20 millones de pesos por información del asesino de un hombre en TransMilenio

Ante esa situación, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, vio una oportunidad para implementar su plan de bicicarriles y varias de las ciclovías temporales fueron declaradas permanentes una vez se activó la reactivación económica.

En la calle 13 se implementó el bicicarril según la administración distrital para facilitar que habitantes trabajadores de Chapinero y Fontibón tuvieran un medio alternativo, sostenible y seguro sanitariamente para movilizarse.

Pero esta modificación en la importante vía de la capital trajo consigo la molestia de los conductores y transportadores que necesitan transitar por allí.

“Necesitamos la presencia de la alcaldesa para que nos escuchen. Estamos cansados de aguantarnos más de tres horas para llegar a Bogotá y viceversa. No tenemos calidad de vida y son más de 600.000 personas viven en la sabana y se demoran seis horas en un trancón. Ya es hora de dejarnos manipular”, aseveró uno de los voceros de la protesta que se vivió esta mañana.

Este conflicto en la movilidad creó un roce entre la alcaldesa Claudia López ,que insiste en que este tipo de corredores son vitales para salvaguardar la vida de los ciclistas y peatones, y el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, que hizo un llamado a la Secretaría de Movilidad para que evalúe el bicicarril de la calle 13, pues le ha significado una hora más de trancón a los ciudadanos que viven en los municipios cercanos a Bogotá.

infobae-image

“Cundinamarca y Bogotá vienen trabajando de manera conjunta en muchos temas y la movilidad no puede ser la excepción. Nuestras puertas están abiertas para que sigamos trabajando de manera concertada”, escribió el gobernador en su cuenta de Twitter.

Mientras que la alcaldesa expuso: “Podemos y debemos mejorar la circulación de TODOS los medios de transporte, pero no excluyendo ni sacrificando a los modos de transporte más limpios y sostenibles. Podemos revisar horarios, frecuencias, ampliaciones, construcciones, adaptaciones, pero en ningún caso exclusiones”.

Por ahora el bicicarril de la calle 13 seguirá funcionando mientras los conductores tendrán que soportar más de tres horas de tráfico para entrar o salir de Bogotá por este corredor vial.

Lea: Malos tratos y humillaciones, esto es lo que tienen que vivir las modelos de pasarela en Colombia

Jorge Godoy, secretario de Movilidad de Cundinamarca informó en Blu Radio que, de acuerdo con los registros de la gobernación, se realizan 300 mil viajes diarios entre los municipios del occidente de la sabana de Bogotá, especialmente en lo relacionado con vehículos de carga.

Según el secretario, tras la implementación de los bicicarriles, se han incrementado los tiempos de desplazamiento en una hora, en un trayecto de 20 kilómetros. Godoy anunció que este viernes se reunirá con el secretario de Movilidad de Bogotá, Nicolás Estupiñán, para abordar soluciones.

Por su lado los transportadores convocaron a paro a los conductores de vehículos de servicios intermunicipales, de carga y a los carros particulares, para manifestarse de manera pacífica, “no vamos a hacer locuras ni estragos, solo queremos ser escuchados”, resaltó el vocero de las manifestaciones.