Miles de personas han huido de la violencia de Nicaragua para buscar refugio en otros países.
Miles de personas han huido de la violencia de Nicaragua para buscar refugio en otros países.

En un parque público de Barranquilla dormían 14 personas procedentes de Nicaragua que llegaron al país desde la isla de San Andrés, huyendo de la crisis política y económica en la que los tiene envuelto el dictador Daniel Ortega. Las autoridades colombianas están en alerta por otro posible nuevo éxodo.

Los inmigrantes tienen todos sus papeles en regla, por lo que llegaron en busca de trabajo. En un inicio fueron ayudados por varias familias del sector, quienes dieron aviso a la Arquidiócesis de la ciudad, que finalmente los acogió.

"Hace 21 días los recibí en la parroquia Nuestra Señora De Lourdes. Estamos emitiendo una alerta porque si hoy tenemos venezolanos, mañana tendremos también nicaragüenses, complicando así la situación que afronta nuestra ciudad y el país", dijo a El Tiempo el padre Fidel Iglesias, director de pastoral social de la Arquidiocesis de Barranquilla.

De acuerdo con el padre, la mayoría de los nicaragüenses son hombres de entre 25 y 40 años, que tenían empleos estables en su país, pero -según le contaron- la situación se complicó por las confrontaciones, por eso decidieron visitar varios países hasta encontrar el que les represente mayores oportunidades.

Lo que preocupa a las autoridades es que el departamento del Atlántico representa el 10% del censo nacional de venezolanos, es decir, unas 83 mil personas que ingresaron legalmente. Si se cuenta a las que están de forma informal la cifra podría aumentar a 110 mil, cita El Tiempo. Por lo que la llegada de otros inmigrantes complicaría aún más la situación.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: