Los desplazamientos forzados continúan siendo un problema en Colombia a casi dos años de la firma del acuerdo de paz con las FARC
Los desplazamientos forzados continúan siendo un problema en Colombia a casi dos años de la firma del acuerdo de paz con las FARC

Más de 150.000 personas han sido desplazadas en Colombia desde la firma del acuerdo de paz con las FARC en noviembre de 2016, lo que supone una cada 4 minutos, según denunció el martes la ONG Consejo Noruego para los Refugiados (NRC).

A través de un comunicado, la NRC también aseguró que adicionalmente, Colombia está siendo testigo de alarmantes niveles de abuso por parte de grupos armados, lo que incluye desapariciones, violencia sexual y reclutamiento forzado de menores de edad.

En este sentido, el director del NRC en Colombia, Christian Visnes, afirmó que "a pesar del acuerdo de paz, las personas continúan siendo desplazadas de sus hogares, las personas y familias pierden sus pertenencias, su tierra y sus medios de subsistencia. Muchos han perdido a miembros cercanos a su familia, amigos y vecinos por la continua violencia".

“¿Cuánto más tenemos que esperar antes de ser testigos del final del desplazamiento forzado?”

"¿Cuánto más tenemos que esperar antes de ser testigos del final del desplazamiento forzado?", se preguntó Visnes.

Actualmente, según la NRC, hay más de 7,3 millones de personas víctimas del desplazamiento interno en Colombia. 

Los desplazamientos en Colombia siguen siendo un problema que afectan a las poblaciones más vulnerables
Los desplazamientos en Colombia siguen siendo un problema que afectan a las poblaciones más vulnerables

La semana pasada, la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha) denunció que un total de 656 indígenas han sido desplazados en el departamento del Chocó, fronterizo con Panamá, ante la presencia y amenazas de grupos armados.

La Ocha manifestó en un comunicado que el desplazamiento comenzó el pasado 14 de mayo, cuando en una zona rural del municipio de Bajo Baudó "hombres armados" ingresaron a la comunidad indígena de Puerto Embera del resguardo Pavasa Gello.

Durante la incursión, aseguró Ocha, líderes indígenas colombianos y docentes fueron amenazados y doce personas retenidas, cuatro de ellas, al parecer, menores de edad, que posteriormente fueron puestos en libertad. 

Con información de EFE 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: