Si ya tuve coronavirus, ¿puedo donar sangre?

La donación de sangre salva vidas. Todo lo que hay que saber para ayudar de forma segura en época de pandemia

La sangre humana no puede reemplazarse; todas las transfusiones usan sangre de un donante (REUTERS/Lindsey Wasson)
La sangre humana no puede reemplazarse; todas las transfusiones usan sangre de un donante (REUTERS/Lindsey Wasson)

La donación de sangre es un procedimiento voluntario que puede ayudar a salvar la vida de otras personas. Las personas aceptan que le extraigan sangre para que puedan dársela a un enfermo que necesita una transfusión sanguínea.

Cada año millones de personas necesitan transfusiones sanguíneas. Algunas personas la requieren durante una cirugía, otras dependen de esta luego de sufrir un accidente o debido a que padecen una enfermedad que requiere componentes sanguíneos. Las donaciones de sangre hacen que todo esto sea posible. La sangre humana no puede reemplazarse; todas las transfusiones usan sangre de un donante.

Pero en plena pandemia, muchos se preguntarán: ¿se puede donar sangre después de haber padecido COVID-19?

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la transmisión del COVID-19 no se presenta a través de transfusiones sanguíneas o de otros componentes de la sangre. Hasta la fecha, no existe evidencia de que una persona que recibe sangre de un positivo por COVID-19 pueda infectarse mediante la vía de transfusión sanguínea. Se trata de un riesgo teórico e improbable.

Sin embargo, para ser responsables y evitar la propagación del COVID-19 en centros de donación, se han puesto distintos protocolos en práctica. Según un protocolo de Madrid, para las personas que han sido diagnosticadas como positivas, deben esperar para donar sangre al menos 28 días tras la desaparición de los síntomas. También pueden hacerlo tras 14 días después de haberse realizado una PCR con resultado negativo.

Además, también se pregunta si el donante ha tenido, en las últimas dos semanas, síntomas compatibles con el COVID-19 o si ha tenido un contacto estrecho. En el caso que la respuesta sea positiva en ambos casos, se recomienda no donar. Al personal sanitario que ha estado en contacto o ha trabajado habitualmente con pacientes infectados de coronavirus, se les recomienda esperar también 28 días tras el último contacto con un paciente positivo para poder ir a donar.

¿Y si estoy vacunado?

La transmisión del COVID-19 no se presenta a través de transfusiones sanguíneas o de otros componentes de la sangre (REUTERS/Denis Balibouse)
La transmisión del COVID-19 no se presenta a través de transfusiones sanguíneas o de otros componentes de la sangre (REUTERS/Denis Balibouse)

Las personas vacunadas contra el COVID-19 sí pueden donar sangre. En EEUU, la propia Cruz Roja explica que “la mayoría” de inmunizados no necesita dejar pasar tiempo siquiera tras recibir las dosis, siempre que no noten fiebre u otros síntomas y se sientan bien en el momento de la donación.

En el caso de Europa, todos los países de la UE autorizan a los vacunados a realizar donaciones de sangre, si bien varían los tiempos de espera tanto para quienes notan síntomas tras la vacuna como para quienes carecen de ellos.

“Donar sangre después de recibir una vacuna anti COVID no reduce la protección del donante contra el virus”, señala asimismo la Cruz Roja de EEUU, antes de recalcar que, al igual que otras vacunas, la del coronavirus “está diseñada para generar una respuesta inmune” que ayuda a proteger a una persona de la enfermedad, de modo que “la respuesta inmunitaria de un donante no se ve afectada por la donación de sangre”.

“La pandemia trajo aparejadas diferentes razones por las cuales ha bajado la donación de sangre, en algunos casos a niveles muy preocupantes”, advierte la doctora Susana Anhel, jefa bioquímica de la Fundación Swiss Medical.

Entre esas dificultades, se encuentra la imposibilidad o dificultad “para realizar colectas externas en empresas, dada la modalidad de teletrabajo y la restricción de ingreso de personal externo en aquellas empresas que continuaron con la presencialidad reducida de sus empleados”, comenta la bioquímica y agrega, “además, los casos de aislamiento por contagios de COVID y de sus contactos estrechos, la dificultad de traslado y el temor al contagios hicieron más complejo el panorama”.

La donación de sangre es segura

“Donar sangre después de recibir una vacuna anti COVID no reduce la protección del donante contra el virus” (REUTERS/Denis Balibouse)
“Donar sangre después de recibir una vacuna anti COVID no reduce la protección del donante contra el virus” (REUTERS/Denis Balibouse)

Si eres un adulto sano, generalmente puedes donar 1/2 litro de sangre sin poner en peligro tu salud. Dentro de las 24 horas siguientes a la donación de sangre, el cuerpo reemplaza los líquidos perdidos. Y después de varias semanas, el cuerpo reemplaza los glóbulos rojos perdidos.

Para ser elegible para donar sangre, plasma o plaquetas, se deben cumplir los siguientes requisitos:

- Gozar de buena salud.

- Tener, por lo menos, 16 o 17 años, según las leyes de la zona donde vives. Algunos estados de EEUU permiten que los menores de edad donen con el permiso de los padres. Si bien no existe un límite de edad máxima, las políticas pueden variar según los distintos centros de donación.

- Pesar al menos 50 kg.

- Pasar las evaluaciones físicas y de antecedentes de salud.

Los criterios de elegibilidad varían levemente según los distintos tipos de donación de sangre y los centros. Averigua las especificaciones en tu centro de donaciones local.

Donar sangre solo cuando hay una emergencia, ya es tarde: la sangre debe ser sometida a pruebas y procesos y sólo es posible garantizar existencias de sangre segura en cantidades suficientes mediante donaciones regulares efectuadas por donantes de sangre voluntarios y habituales. Con su contribución desinteresada, los donantes voluntarios de sangre permiten salvar millones de vidas humanas y aumentan la esperanza y la calidad de vida de los pacientes”, agregó la especialista.

SEGUIR LEYENDO: