He Jiankui (AFP)
He Jiankui (AFP)

El Ministerio de Ciencias de China ordenó la suspensión de los controvertidos experimentos de edición genética y anunció castigos para los responsables de casos que "violan seriamente las leyes" del país y "los principios éticos", días después del anuncio de un científico sobre la modificación del ADN de un embrión para prevenir la transmisión del VIH.

El director adjunto de la Comisión Nacional de Salud de China, Zeng Yixin, señaló en una entrevista a la Televisión Central de China (CCTV) que los departamentos y gobiernos locales "están investigando el caso" y que "se castigará resueltamente a los infractores".

"Con el rápido desarrollo de la ciencia y la tecnología, la investigación y aplicación científicas deben ser más responsables y deben seguir normas éticas y técnicas", afirmó Zeng.

El trabajo de He Jiankui no ha sido publicado en ninguna revista especializada. Parte de su trabajo fue expuesto en una conferencia (AFP)
El trabajo de He Jiankui no ha sido publicado en ninguna revista especializada. Parte de su trabajo fue expuesto en una conferencia (AFP)

En una conferencia médica celebrada este miércoles en Hong Kong en un anfiteatro lleno de gente, He Jiankui reiteró que había permitido el nacimiento de gemelas cuyo ADN fue modificado para hacerlas resistentes al virus del sida y reveló que otra mujer estaba embarazada con el mismo procedimiento.

El funcionario del gobierno señaló que el ministerio "se opone firmemente al incidente de edición de genes y ya ha demandado a la organización relevante que suspenda las actividades del personal involucrado".

Ciertos expertos consideran que tales modificaciones podrían generar mutaciones no deseadas en zonas diferentes a las que han sido tratadas.

Según los principios éticos dictados en 2003 sobre la investigación con células madre en embriones, el cultivo in vitro es posible pero solamente durante 14 días tras la fertilización o el trasplante del núcleo.

Según Qiu Renzong, pionero de cuestiones bioéticas en China, los investigadores chinos eluden a menudo las sanciones ya que solamente tienen que rendir cuentas a su institución. Y algunas no prevén sanciones en caso de falta profesional.

China quiere convertirse en líder de la investigación genética y de la clonación, pero las zonas grises de la legislación del país han permitido experimentos a veces controvertidos.

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: