Simpatizantes del candidato Carlos Mesa en La Paz, Bolivia (REUTERS/ Kai Pfaffenbach)
Simpatizantes del candidato Carlos Mesa en La Paz, Bolivia (REUTERS/ Kai Pfaffenbach)

El inicio este jueves de la auditoría de la OEA, para aclarar si existe fraude en las elecciones que dieron por vencedor al presidente Evo Morales, coincidió con llamados a la calma en Bolivia, tras fallecer dos personas en la ola de violencia que atraviesa el país.

Hay que “empezar a pacificar Bolivia”, proclamó el presidente, en una esperada comparecencia en la sede de Gobierno en La Paz, donde llamó tanto a sus afines a levantar los bloqueos en las carreteras como a los opositores a que cesen los paros ciudadanos de protesta contra él.

No nos enfrentemos entre bolivianos”, insistió después de que la noche anterior fallecieran dos personas en enfrentamientos entre partidarios y detractores del mandatario, las primeras víctimas mortales desde el estallido de violencia tras las elecciones del 20 de octubre.

Arranca la auditoría

Evo Morales comparecía poco después de que cerca de su despacho, en la sede de la Cancillería de Bolivia, se presentaran los primeros técnicos de la Organización de Estados Americanos (OEA) llegados al país para auditar las elecciones y ver si existe el fraude a favor del presidente que denuncia la oposición.

La policía reprime a manifestantes en La Paz, Bolivia (REUTERS/Kai Pfaffenbach)
La policía reprime a manifestantes en La Paz, Bolivia (REUTERS/Kai Pfaffenbach)

Abogados, estadísticos, informáticos y así hasta una treintena de especialistas, que se encargarán durante unos doce días de chequear el cómputo de votos que dio a Morales una victoria que no le reconocen los opositores.

Su principal rival político, Carlos Mesa, tampoco reconoce la auditoría, por estar pactada entre Gobierno y OEA sin haber dado voz a quienes denuncian el fraude.

Mesa culpó a militantes del MAS, el partido del presidente, de las muertes el día anterior en la ciudad boliviana de Montero, a la vez que pidió a los suyos “que se replieguen, que no respondan con violencia”.

Asambleas ciudadanas multitudinarias

Al final de la jornada, en varias de las principales ciudades del país se celebraron cabildos o asambleas ciudadanas multitudinarias, en las que se declaró un duelo nacional por los fallecidos.

La oposición y los movimientos cívicos contrarios al oficialismo ya dejaron de pedir una segunda vuelta entre Evo Morales y el ex presidente Mesa (2003-2005), para reafirmar en estos cabildos que se anulen las elecciones, renuncie el jefe de Estado y se convoquen nuevos comicios.

Sin esperar a una auditoría que denuncian como un mero intento del Gobierno para mermar el descontento en las calles, en las que este jueves ya no se constató la violencia de días anteriores.

La Paz, sede del Gobierno y el Parlamento de Bolivia, Sucre, la capital del país, Cochabamba, Potosí y Tarija fueron algunas de las ciudades donde una multitud secundó las concentraciones pacíficas, aunque no faltaron gritos de “Evo asesino”.

Luto por los fallecidos

En ellas hubo minutos de silencio por las víctimas en Montero, una capital de provincias en el oriente del país donde la familia de uno de los fallecidos, Mario Salvatierra, pedía justicia.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

Pido justicia, que se haga justicia por la muerte de mi marido, que no quede impune”, declaró a Efe Rutthy Salvatierra, viuda de este conductor de mototaxi, de 55 años, que al igual que Marcelo Terrazas, de 41, murió por impactos de bala.

El comandante general de la Policía Boliviana, Yuri Calderón, que llevaba días sin aparecer ante los medios en plena crisis en el país, aseguró en La Paz al final de la jornada que los supuestos autores de los disparos estaban “siendo en este momento arrestados”, sin dar más detalles.

Una de las resoluciones de los multitudinarios cabildos es que Policía y Fuerzas Armadas se unan al pueblo y disipen las críticas de estar al lado de un presidente a quien ya no reconocen.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: