"Incentivar el odio crea ese tipo de actitud", dijo la ex presidente Dilma Rousseff. Según el diario Folha de Sao Paulo, la destituida presidente de Brasil interpeló directamente a Bolsonaro: "El odio, cuando lo planta, cosecha tempestad".

La candidata al Senado continuó: "El ataque es lamentable… Ahora, incentivar el odio crea este tipo de actitudes. No se puede hablar de salir a matar a alguien, eso no se puede decir".

En sus declaraciones, Rousseff se refería a uno de los más polémicos mensajes de Bolsonaro, cuando el candidato -empuñando un trípode como si fuera un arma- le dice a su público: "Vamos a fusilar la 'petralada' aquí en Acre". Y agregó: "Ya que les gusta tanto Venezuela, tienen que irse para allá. Solo que allá ni siquiera tienen mortadela, solo van a comer pasto".

El momento del ataque

La salud de Bolsonaro:

El candidato presidencial ultraderechista fue sometido hoy a una cirugía laparoscópica tras ser acuchillado en un mitin de campaña debido a que la estocada le alcanzó el hígado, según sus asesores.

De acuerdo con la asesoría de prensa del diputado y militar de la reserva, Bolsonaro sufrió una lesión hepática en el ataque, por lo que los médicos recomendaron la intervención quirúrgica.

El líder en los sondeos de intención de voto fue operado en el Hospital de la Misericordia de Juiz de Fora, la segunda mayor ciudad del estado de Minas Gerais (sudeste de Brasil), donde participaba en un mitin cuando fue atacado.

El diputado ultraderechista fue atacado cuando era cargado en hombros en medio de una multitud en una céntrica calle de Juiz de Fora, según videos que se han multiplicado rápidamente en las redes sociales.

Las imágenes muestran el momento en que Bolsonaro, vistiendo una camiseta con los colores del uniforme de la selección brasileña, se retuerce de dolor al ser acuchillado.

La Policía Militarizada de Minas Gerais informó de que detuvo a un hombre identificado como Adelio Bispo de Oliveira, de 40 años, al que un grupo intentaba linchar tras acusarlo del ataque.

Fotografía cedida por la Policía Militar muestra a Adelio Obispo de Oliveira, sospechoso de apuñalar al candidato presidencial Jair Bolsonaro, hoy, jueves 6 de septiembre de 2018, en la ciudad de Juiz de Fora (Brasil) (EFE)
Fotografía cedida por la Policía Militar muestra a Adelio Obispo de Oliveira, sospechoso de apuñalar al candidato presidencial Jair Bolsonaro, hoy, jueves 6 de septiembre de 2018, en la ciudad de Juiz de Fora (Brasil) (EFE)

El ultraderechista es uno de los candidatos más polémicos en la actual disputa electoral debido a que es un defensor de la última dictadura militar en Brasil (1964-1985); ha generado diversas protestas por sus insistentes declaraciones machistas, racistas y homófobas, y enfrenta procesos judiciales por discriminación e incitación a la violación.

Según una encuesta divulgada la víspera, el candidato por el Partido Social Liberal (PSL) vencería en las elecciones presidenciales del 7 de octubre en un escenario sin Luiz Inácio Lula da Silva, cuya candidatura fue negada por la autoridad electoral, pero perdería en la segunda vuelta contra sus principales adversarios.

De acuerdo con el Instituto Ibope, la intención de voto en Bolsonaro subió desde el 20% en agosto hasta el 22% en septiembre, lo que lo convierte en el favorito para vencer la primera vuelta de las presidenciales tras la decisión del Tribunal Superior Electoral de inhabilitar a Lula, el carismático ex presidente que está preso desde abril para cumplir una condena de 12 años por corrupción.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: