Crisis de las monedas emergentes: el real brasileño se acerca a su peor cotización de la historia frente al dólar

El récord intradiario se alcanzo en 2015, cuando la moneda se cotizó en 4,24 unidades por dólar (Reuters)
El récord intradiario se alcanzo en 2015, cuando la moneda se cotizó en 4,24 unidades por dólar (Reuters)

En medio de fuertes turbulencias en los mercados emergentes, la moneda brasileña experimentaba este jueves fuertes bajas en relación al dólar, muy cerca de romper el récord histórico de cotización a la baja frente a la moneda estadounidense.

Pasado el mediodía el real se vendía en 4,1612 unidades por dólar, una caída del 1,34% con respecto al miércoles, arrastrado por el derrumbe de la lira turca, el peso argentino y otras monedas de países emergentes. Poco antes llegó al pico de 4,213, una bajar superior al 2,5%.

De continuar así, la divisa podría superar, al cierre de los mercados, el récord de 2016 de 4,1631 reales por dólar registrado el 21 de enero de 2016.  En tanto, el 15 de septiembre de 2015 la moneda marcó el pico histórico intradiario de 4,2484, como recuerda O Globo.

A pesar de haber registrado el miércoles una leve apreciación, el real finalmente fue arrastrado por la caída generalizada de las monedas emergentes
A pesar de haber registrado el miércoles una leve apreciación, el real finalmente fue arrastrado por la caída generalizada de las monedas emergentes

El real venía de experimentar una leve apreciación el miércoles del 0,54%, cerrando en 4,1176, pero las turbulencias en Turquía, donde la lira se desplomaba este jueves casi el 5%, acumulando más del 40% en lo que va del año, y especialmente en la vecina Argentina, cuyo peso se derrumbó casi un 15%, lo que terminó, también, afectando a la moneda brasileña.

Argentina y Brasil, ambos miembros del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), son importantes socios comerciales, y los movimientos en una de las dos economías suelen impactar en la otra.

Además, Brasil se encuentra a poco más de un mes de celebrar elecciones presidenciales para suceder al presidente interino Michel Temer, quien asumió luego del juicio político a Dilma Rousseff. El petista Lula da Silva, encarcelado por corrupción, es el preferido de las encuestas a pesar de estar inhabilitado y el final de la crisis política no parece aún a la vista.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: