La Iglesia actuó como mediador en la crisis de Nicaragua (REUTERS/Oswaldo Rivas)
La Iglesia actuó como mediador en la crisis de Nicaragua (REUTERS/Oswaldo Rivas)

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) seguirán como mediadores en el diálogo nacional pese a "la actitud confrontativa" del régimen de Daniel Ortega, que les acusó de golpistas, según aseguró este domingo el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez.

"Ciertamente que llamar al dialogo en este momento va a ser difícil por la actitud confrontativa que ha tomado el gobierno y el lenguaje calumnioso contra la iglesia", manifestó Báez en declaraciones a periodistas tras la misa en la iglesia San Miguel Arcángel de Managua.

El diálogo entre el régimen y una Alianza Cívica de grupos de la sociedad civil, del que la Iglesia es mediadora, se encuentra estancado desde el 15 de junio. El objetivo es hallar una solución a la crisis política, que ya deja más de 350 muertos en tres meses.

Más de 350 personas fueron asesinadas en los tres meses y medio de protestas (Reuters)
Más de 350 personas fueron asesinadas en los tres meses y medio de protestas (Reuters)

El presidente Ortega, de 72 años, quien afronta una crisis política derivada de protestas desde el 18 de abril, acusó el jueves a los jerarcas católicos de estar comprometidos con la oposición en un golpe para sacarlo del poder.

El mandatario sandinista considera que la posición de los clérigos les descalifica para seguir como mediadores en el dialogo.

No obstante, Báez, dijo que la posición de Ortega "no nos va a detener para volver a convocar al diálogo", pero los detalles sobre cómo y cuando se hará el llamado será discutido en el seno de la CEN esta semana.

Ortega también acusó a los obispos de usar los templos como cuarteles para guardar armas de los cuales salen personas a matar, lo que Báez llamó "calumnias infames"

La propuesta de celebrar elecciones anticipadas del 2021 al 2019 presentada a Ortega dentro de una agenda de democratización no es un golpe de Estado: "estamos buscando una solución pacifica a un conflicto que ha alcanzado unas dimensiones insospechadas", agregó Báez.

El dictador nicaragüense Daniel Ortega y su esposa y vicepresidente Rosario Murillo durante un acto en Managua (REUTERS/Oswaldo Rivas)
El dictador nicaragüense Daniel Ortega y su esposa y vicepresidente Rosario Murillo durante un acto en Managua (REUTERS/Oswaldo Rivas)

La reacción del gobierno contra la iglesia es porque cuando esa institución no esta apegada al servicio de ideologías ni partidos "se vuelve peligrosa", opinó Báez, para acotar que el gobierno "a disgusto ha visto una realidad desagradable, que el mundo entero ha repudiado" y condenado.

Las protestas comenzaron contra una reforma a la seguridad social del gobierno pero se transformaron en una demanda política para exigir la salida del poder de Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Por su parte, este domingo el cardenal Leopoldo Brenes adelantó que la Conferencia Episcopal discutiría el lunes si se mantenía en el diálogo o no. "Mañana va a ser uno de los temas que vamos a abordar", adelantó, al ser consultado por periodistas sobre su permanencia en el diálogo.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: