(EFE)
(EFE)

La vicepresidente uruguaya, Lucía Topolansky, afirmó que "está bien, si la gente tiene que hacer un reclamo, que se movilice", pero aseguró que "le llamó la atención" que no se haya hablado del costo que implica para los productores el arrendamiento de la tierra. La observación fue una acusación sobre la recaudación de los grandes productores.

Con respecto a la propuesta de los productores de bajar el peso del Estado, restringiendo el ingreso de nuevos funcionarios, en diálogo con Subrayado, la frenteamplista manifestó que eso ya se aplicó en décadas anteriores y no funcionó porque la gente "no ingresaba por la vía directa, pero ingresaba por la ventana". Por esta razón, cuando el Frente Amplio llegó al gobierno "había una cantidad de gente irregular y lo que se hizo fue una enorme regularización", explicó.

Es que desde el oficialismo, algunos sectores consideran que el movimiento "es un paro no sólo contra el gobierno sino contra el Frente Amplio de cara al 2019", año de elecciones presidenciales, según señaló la senadora Constanza Moreira, citada por el matutino El Observador.

Según detalló El País, para el senador del FA Leonardo De León, la proclama "no contaba con elementos nuevos". Además, dijo que "llamó la atención que no hubo mención al tema de la renta de tierras, por las cuales los dueños de propiedades recaudaron US$ 640 millones".

La responsable de Comunicación del partido, Bernardina Ribas, cuestionó al periodista Jorge Landi, encargado de leer la proclama ayer en Durazno: "Landi defendiendo a los que se fueron a invertir en Paraguay, el país de la desigualdad, donde además existe explotación de los trabajadores rurales. Claritos los objetivos de la distribución",

La Unión de Jóvenes Comunistas pidió separar "la paja del trigo" y agregó: "Lo que no se aguanta más es tanta tierra en pocas manos".

Más conciliador, el dirigente frenteamplista Esteban Valenti llamó a tener en cuenta los planteos que se hicieron en Durazno: "Si el gobierno y la izquierda no escuchan atentamente lo que está diciendo el campo en su gran concentración se equivocará muy fuerte y hará que el país retroceda".

El ex diputado Gonzalo Mujica consideró que es "inaceptable" que el Frente use el concepto de la renta de la tierra para oponerlo a la rentabilidad de la producción". "La renta de la tierra no es una utilidad que le ingresa al propietario por tener tierra como quieren hacer creer", concluyó. Además dijo que no se debe poner en duda la legitimidad de la protesta.

Los reclamos del campo

Miles de productores agropecuarios y empresarios uruguayos levantaron su voz enarbolando la bandera nacional en el campo en reclamo de soluciones que mejoren la situación del sector rural del país, que consideran el "motor" de su economía.

Mediante una proclama que los organizadores de la concentración elevarán al presidente de la República, Tabaré Vázquez, los rurales reclamaron al Estado una serie de medidas apuntadas a solucionar los problemas que, creen, "endeudan" al sector productivo, responsable de 241.000 empleos en el país.

En concreto, los productores "autoconvocados", que han realizado una serie de protestas en diversos puntos del territorio nacional desde comienzos de año, piden al Estado hacer una serie de recortes en sus gastos públicos.

Entre estos se encuentran "recortar la flota de vehículos estatales a la mitad" para pasar de 14.500 a menos de 7.000, "suspender" campañas que no estén vinculadas a la salud o "eliminar costos de alquiler para despachos".

Estos pedidos se motivan, según explicó durante la manifestación el ingeniero agrónomo Eduardo Blasina, por el elevado monto que tienen para el país los gastos estatales y que genera en el agro y en otros sectores de la sociedad, como los jubilados, las amas de casa y los transportistas, un descontento hacia ciertas políticas del Gobierno.

"El Estado en 2004 funcionaba con 3.030 millones y hoy gasta 17.000 millones, lo cual es excesivo. El gasto es necesario, pero cada año la recaudación es mayor, el déficit fiscal es mayor, y esto no para", resaltó Blasina.

El ministro de Ganadería Enzo Benech (AFP)
El ministro de Ganadería Enzo Benech (AFP)

En ese sentido, se incluyen en la proclama sugerencias como la de "aprobar una ley fiscal para que el Estado no gaste más de lo que ingresa en él", "aprobar rápidamente que los legisladores deban rendir sus viáticos y devolver los sobrantes" o "mejorar la eficiencia de las políticas sociales".

Por otro lado, los manifestantes, apoyados por unas 300 organizaciones que abarcan frigoríficos, cooperativas y gremiales, reclamaron por una rebaja de los precios de combustibles y de la energía eléctrica, así como exoneraciones impositivas para el sector.

De igual forma, piden al Gobierno intervenir en el atraso cambiario para que el dólar suba.

A los planteamientos enumerados en la carta se suma un sentimiento expresado por los oradores de la manifestación de que los uruguayos del campo "no son escuchados" por las autoridades.

En esa línea, Blasina manifestó que existen diversos prejuicios sobre la población rural uruguaya, que apuntan, entre otras cosas, a sus vehículos de marca, y por lo que se les tacha de "cajetillas" (presumidos por su alto poder adquisitivo) o se los vincula a partidos políticos de derecha.

"Prejuicios tenemos todos. Esto no puede ser nadie contra nadie, tenemos que apoyarnos (…). No se olviden de incluir a los uruguayos rurales, que son tan uruguayos como todos los demás", apuntó el ingeniero.

Con información de EFE

LEA MÁS: