Los consejos que podría aportar Maquiavelo a las mujeres que buscan mejorar su salario y puesto laboral

Una periodista de EEUU extrajo las claves principales de la obra del diplomático italiano que podrían ayudar a acortar la brecha salarial y profesional de género a las mujeres actuales

Las mujeres que aspiran a mejorar su salario o a un ascenso en su puesto pueden extraer grandes consejos leyendo el El Príncipe
Las mujeres que aspiran a mejorar su salario o a un ascenso en su puesto pueden extraer grandes consejos leyendo el El Príncipe

La periodista de temas económicos estadounidense Stacey Vanek Smith en un reciente libro asegura que las mujeres que aspiran a mejorar su salario o a un ascenso en su puesto laboral pueden extraer grandes consejos leyendo la obra El Príncipe, que el diplomático italiano Nicolás Maquiavelo escribió en 1532.

Para escribir su libro “Maquiavelo para las mujeres: defiende tu valor, aumenta tu ambición y gana el lugar de trabajo”, la autora leyó con detenimiento la obra del Siglo XVI que suele darse a los estudiantes en el inicio de varias carreras universitarias y al que se le atribuyen popularmente teorías reñidas con la moral. Tanto es así que el apellido del destacado político italiano derivó con el transcurso de los siglos en el adjetivo “maquiavélico”.

Smith es periodista de economía en la radio pública nacional de EEUU, NPR, donde co-conduce el programa The Indicator from Planet Money.

Smith afirma que Maquiavelo instruye a las lectoras sobre cómo ganar y mantener el poder en una tierra recién conquistada, que sería la oficina moderna. De esta forma busca dar su aporte con nuevas ideas para cerrar las brechas salariales de género y raciales en el trabajo. Smith revisó El Príncipe y dice que encontró que el consejo de Maquiavelo de observar lo que funciona y luego hacerlo le resultó liberador.

El diplomático italiano que se desempeñó en la jerarquía política de la Florencia del siglo XVI tiene una visión sorprendentemente relevante para las mujeres profesionales, y también para los hombres del siglo XXI. “Sacó la emoción y la moralidad de la situación y la examinó como un tablero de ajedrez”, dijo la autora.

Por supuesto, no se aplican a la actualidad todos los movimientos de Maquiavelo, ya que irónicamente Smith dice que no recomienda, como hizo Maquiavelo, matar a la familia de un enemigo vencido para evitar complots de represalia. Pero muchas otras estrategias descritas en El Príncipe pueden ser útiles para cualquiera que esté abierto a enfrentar desafíos persistentes con compromisos y soluciones imperfectas, dice la autora.

El Principe, de Maquiavelo, fue publicado por primera vez en 1532
El Principe, de Maquiavelo, fue publicado por primera vez en 1532

En un diálogo que mantuvo Smith con The Wall Street Journal dio algunas pautas del uso actual de la obra del diplomático italiano y puso como ejemplo un momento de su propia carrera: “Descubrí que un colega que tenía menos años de experiencia y producía aproximadamente la misma cantidad que yo ganaba mucho más dinero, como 20.000 dólares al año más que yo. Entré a la oficina de mi jefe sin ningún plan y comencé a llorar. Fue el peor enfoque posible”, recordó.

“Tenía todas las razones para llorar. Pero si hubiera sido más maquiavélico, hubiera pensado: ‘¿Cómo puedo usar esta información?’ Hubiera ido con un plan y hubiera dicho: ‘Escuche, sé cuánto le pagan a mi colega. Obviamente, mi salario debe coincidir con eso, dados mis años de experiencia’. Lo hubiera visto más como una oportunidad que como un simple puñetazo”, detalló.

Cuando se le preguntó por la asociación habitual de Maquiavelo con la crueldad y el rechazo de Smith a ese aspecto de la filosofía del autor, destacó: “Maquiavelo definitivamente está asociado con el mal, pero mientras leía El Príncipe, lo que me llamó la atención fue que no era malicioso. Despiadado, tal vez. Simplemente analizó todo. ‘Esta no es una gran realidad. Pero si estás en eso, ¿qué haces?’, se dijo.

De todas formas, la periodista admitió que “algunos de los consejos se sienten muy desactualizados” tratándose de una obra de hace 5 siglos y eso fue “lo más complicado de escribir el libro”. “Un consejo (en el libro de Smith) es sonreír en una entrevista de trabajo si eres mujer, la gente te responderá mejor. Eso, por supuesto, no significa que tengas que sonreír, es una recomendación”, dijo.

“Pero llega un momento en el que tu identidad comienza a comprometerse un poco y le diría a la gente que sólo tienes que ver qué te parece bien. Una de las personas con las que hablé para el libro, la doctora Tina Opie, descubrió, y me pareció muy cierto, que cuando actúas de una manera que no es auténtica, recibes un golpe. Te hace daño personal y emocionalmente”, dijo.

Ante una entrevista para un nuevo puesto de trabajo, remarca, “la forma en que eres asertivo es la clave”. “Piense en cuál es su poder frente al poder de la empresa. ¿Hay millones de personas alineadas para tomar su trabajo? ¿Tienes habilidades muy enrarecidas? Siempre se trata de obtener la mayor cantidad de datos posible. Cuando presenta datos como ese, se ve como menos asertivo y más como, ‘he hecho mi tarea’”, subrayó.

Una de sus recomendaciones es sacar “la negociación de la zona emocional” y, en cambio, llevarla “a un lugar más analítico, conversacional y maquiavélico”. Y lo explica así: “Hay muchas investigaciones que muestran que si introduce nuevos elementos en una negociación en lugar de que sea un enfrentamiento sobre una cosa, es mucho más probable que tenga éxito. ‘Quiero 75.000 dólares, pero quiero este puesto. Realmente me encantaría trabajar en este proyecto. Realmente me encantaría el mes de agosto libre. Realmente me encantaría trabajar desde casa los viernes’“, explicó.

“Descubrí que un colega que tenía menos años de experiencia y producía aproximadamente la misma cantidad que yo ganaba mucho más dinero, como 20.000 dólares al año más que yo", relató la autora
“Descubrí que un colega que tenía menos años de experiencia y producía aproximadamente la misma cantidad que yo ganaba mucho más dinero, como 20.000 dólares al año más que yo", relató la autora

Pero la obra de Smith no es aplicable exclusivamente a las mujeres, dijo, ya que “el lugar de trabajo no es fácil para nadie. Incluso si eres la persona más privilegiada, sigue siendo competitivo”, recomendó. “Muchos hombres con los que he hablado sienten una enorme ansiedad en torno a la negociación. Es aplicable a cualquiera que tenga dificultades para pedir más para sí mismo”.

Cuando se le preguntó cuál es el mensaje más importante que aporta su libro a quienes buscan empleo en la actualidad, la autora destacó: “En los 15 años que llevo cubriendo la economía, no creo haber visto nunca un período en el que los trabajadores tuvieran tanto poder. Las empresas están muy ansiosas por mantener a los trabajadores o contratarlos. Este podría ser un momento realmente importante para que la gente pregunte por situaciones que los hagan felices, además de dinero y cargo”.

“Una de las cosas que ha mantenido a tantas mujeres al margen es no poder equilibrar el cuidado infantil y el trabajo. Ahora que el estigma en torno al trabajo remoto es mucho menor, es un momento perfecto para que las personas pidan lo que sea que haga posible el trabajo que desean”, señaló.

¿Qué trabajo tendría Maquiavelo hoy?: “Él era esencialmente el secretario de Estado de Florencia, pero las corporaciones tienen más poder ahora que el gobierno, creo. Sería un jefe de estrategia de Google, por toda la información personal. Trabajaría con big data. Ya sabe, camine suavemente, lleve grandes cantidades de datos”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO