La gente que es cerrada y rige su vida en base a mandamientos y constantes inalterables no sólo se perjudica a sí misma sino a quienes la rodean (Istock)
La gente que es cerrada y rige su vida en base a mandamientos y constantes inalterables no sólo se perjudica a sí misma sino a quienes la rodean (Istock)

La vida moderna es un devenir de cambios constantes: en un mundo globalizado que va desechando sus fronteras fijas y rígidas, los avances de la tecnología nos proponen nuevos modos de relacionarnos personal y colectivamente. Y nada mejor que dejar los prejuicios, los preconceptos y los dogmatismos de lado para adaptarnos a las nuevas situaciones que se nos presentan en el ámbito familiar, laboral y creativo. Pero ¿la flexibilidad es una cualidad innata o la podemos construir?

Los seres humanos somos sujetos de la cultura y por ende, la posibilidad de cambio está en nosotros. Aunque es cierto que el marco en el que fuimos criados condiciona nuestras actitudes y modismos, no es determinante: siempre podemos dar vuelta la página.

"No puede impedirse el viento. Pero pueden construirse molinos", enuncia un proverbio holandés, muy fiel a nuestra realidad. Es que no podemos prever lo que se vendrá, pero sí tener la mejor energía y voluntad para afrontar aquello que la vida nos presente.

La potencia del pensamiento elástico hace que podamos reinventarnos y actualizarnos en el día a día

Según el psicólogo especializado en terapia cognitivas y autor del libro El arte de ser flexible, Walter Riso, la flexibilidad mental nos permite escuchar a los demás, abrirnos a nuevas ideas, y tener una mejor calidad de vida tanto física como emocional. Ser más moldeable no significa dejar de lado nuestros ideales y valores, sino darnos la posibilidad de dudar, de repensar, de generar nuevos puntos de partida.

La gente que es cerrada y rige su vida en base a mandamientos y constantes inalterables no solo se perjudica a sí misma sino a quienes la rodean. Bueno/malo, lindo/feo, todo/nada son algunos de los pares de conceptos binarios que rigen y procesan la información en las mentes rígidas, acorralándolos cada vez más en un sistema dogmático y simplista de verdades y mentiras. Por el contrario, las personas flexibles tienden a tener una mejor calidad de vida ya que se adaptan al cambio y suelen ser menos agresivas.

La potencia del pensamiento elástico hace que podamos reinventarnos y actualizarnos en el día a día; que podamos afrontar los obstáculos que se nos presentan sin que estos nos pongan "patas para arriba".

La flexibilidad va de la mano a la felicidad: cuanto más rígidos seamos, más posibilidad tenemos de lastimar o lastimarnos
La flexibilidad va de la mano a la felicidad: cuanto más rígidos seamos, más posibilidad tenemos de lastimar o lastimarnos

La flexibilidad va de la mano a la felicidad: cuanto más rígidos seamos, más posibilidad tenemos de lastimar o lastimarnos.

Según Riso, la flexibilidad mental no se debe confundir con la falta de asertividad ni con la docilidad: ser flexible implica saber escuchar, estar abierto a nuevas propuestas e ideas, tomarse el tiempo necesario para pensar, pero luego tomar una decisión. Y toda decisión es una elección. Decir "no" y poner límites es parte de este proceso, pero no como primer paso sino como el último. Permitirnos conocer nuevas propuestas, modos de hacer, decir y pensar nos abrirá paso al pensamiento creativo, a la liberalización de nuestros miedos, muchas veces fundados en prejuicios o frustraciones.

Si somos personas iracundas, intransigentes, nos autolimitamos a ver sólo lo que pasa delante de nuestras narices

Y el éxito, tanto en nuestras relaciones como en el trabajo, se basa en poder visualizar, analizar y potenciar la parte buena del todo y hacer a un lado lo que objetivamente no es conveniente.

Cultivar nuestra flexibilidad nos ayudará a adaptarnos rápidamente a las situaciones, los tiempos y las personas; nos otorgará nuevas posibilidades y oportunidades; nos producirá relajación y alivio en las situaciones más estresantes; nos ayudará a crear relaciones basadas en el entendimiento y el respeto mutuo.

SEGUÍ LEYENDO