Aprender a decir “no” cuando eso es lo que conviene para el propio bienestar es una de las claves para cortar vínculos nocivos (Getty Images)
Aprender a decir “no” cuando eso es lo que conviene para el propio bienestar es una de las claves para cortar vínculos nocivos (Getty Images)

A veces es difícil darnos cuenta de que estamos siendo manejados, controlados por otros. ¿Cuáles son los síntomas de que esta situación desigual nos ocurre?

Nos sentimos culpables, hacemos cosas que internamente no deseamos, estamos incómodos con nosotros mismos, nos invade la ansiedad profunda. Esto se debe a que, conscientemente o no, estamos renunciando a nuestros valores y principios en pro de satisfacer a otro.

¿Cómo desenmascarar al manipulador y ponerle un límite a tiempo? Estas pautas te ayudarán a conseguirlo:

• Tené presente que nadie puede sentir, discernir y actuar por vos. La autonomía mental, psíquica y afectiva es clave.

• Intentá evitar que exista una separación entre lo que dice tu mente y lo que luego hace nuestro cuerpo.

Es importante lograr dejar de estar disponible para quienes buscan manipular o hacer sentir inferior

Aprendé a decir "no" cuando eso es lo que conviene para tu bienestar psíquico y físico, antes de responder ante un pedido ajeno.

• Aceptate tal y como sos, y expresarte con libertad.

• Asumí que no podés caerle bien a todo el mundo. Por eso de nada sirve ir en contra de lo que sos para agradar.

• Interiorizá tu valía personal para que la aprobación del otro ya no sea necesaria.

Es tiempo de que dejes de estar disponible para quienes buscan manipularte o hacerte sentir inferior. En estos casos, hay que ser firme y alejarse definitivamente de estos mecanismos.

SEGUÍ LEYENDO