Un correcto procedimiento para eliminar los contaminantes es vital para mantener la piel firme y radiante (shutterstock)
Un correcto procedimiento para eliminar los contaminantes es vital para mantener la piel firme y radiante (shutterstock)

Mantener la piel firme y radiante requiere de cuidados diarios y uno de ellos, quizás el más importante, es la limpieza. Aplicar maquillaje u otros productos al rostro, sumado a la contaminación a la que se expone la piel a diario, puede afectar negativamente a la piel.

La dermatóloga Irene Bermejo, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología explicó a Infobae que tomarse el tiempo para una correcta limpieza es vital: "Es importante higienizar la cara por la mañana y por la noche porque durante la limpieza nocturna vamos a retirar todas las impurezas que traemos de estar expuestos durante el día y en la matutina toda la grasa acumulada de la noche".

La piel debe estar completamente desmaquillada (shutterstock)
La piel debe estar completamente desmaquillada (shutterstock)

En este contexto, la profesional enumeró los pasos a seguir para una correcta limpieza, que se debe llevar a cabo todos los días, dependiendo del tipo de piel de la persona. Estos son:

1- Elegir la leche de limpieza o el gel de limpieza previo a una cara desmaquillada: "En las pieles grasas son mejores las espumas o los geles dado que le dejan una textura mucho más agradable a la paciente. En cambio, en pieles secas recomiendo la leche de limpieza", dijo la especialista.

2-Humedecer la cara

3-Fraccionar la leche o el gel macerando la piel

Con algodones remover la crema o el gel que va a arrastrar las impurezas
Con algodones remover la crema o el gel que va a arrastrar las impurezas

4-Refregar con esponjas el producto y remover la crema o el gel que va a arrastrar las impurezas

5- Aplicar una crema hidratante. "La cantidad de crema debe ser del tamaño de una nuez", aseguró la profesional

6-Enjuagar con agua

7-Aplicar un tónico. "En pieles secas debe ser alcohol en agua, en cambio en las pieles grasas: agua en alcohol", enfatizó Bermejo

Por otro lado, la profesional recomendó no restarle importancia a la correcta higienización y limpieza facial dado que es crucial para afrontar la rutina y terminar un día lleno de contaminantes para la piel.

El uso de esponjas para la rutina de limpieza facial

El desgaste que sufre el cuerpo humano es lento y progesivo, por lo tanto, es vital que su cuidado y regeneración también lo sean (Shutterstock)
El desgaste que sufre el cuerpo humano es lento y progesivo, por lo tanto, es vital que su cuidado y regeneración también lo sean (Shutterstock)

Uno de los elementos más utilizados para llevar a cabo la limpieza son las esponjas, dado que sirven para la rutina de limpieza facial/corporal, logrando una limpieza profunda de la piel. Además, ayudan a disminuir el tamaño de los poros, equilibran el pH de la piel, absorben el exceso de grasas y toxinas, deja a la piel radiante, estimulando el flujo sanguíneo y el crecimiento de nuevas células.

Lo cierto es que el desgaste que sufre el cuerpo humano es lento y progresivo, por lo tanto, es vital que su cuidado y regeneración también lo sean. Las esponjas pueden utilizarse solas o acompañadas de limpiadores faciales (según el tipo de piel genera potenciación de resultados con una limpieza mucho más profunda), y según Konjac Original, que realiza esponjas orgánicas hechas a mano con la raíz de una planta que es originaria del sudeste asiático, siempre se recomienda utilizar un hidratante para finalizar la rutina.

El envejecimiento, la contaminación ambiental, el maquillaje y el estrés debilitan la función a la piel y pueden generar que pierda su belleza natural, el aspecto saludable e hidratación. "Es muy importante empezar y terminar el día con una correcta higiene y todos los días", concluyó la profesional.

SEGUÍ LEYENDO