Cómo prevenir el golpe de calor en los perros

Las mascotas también sufren las altas temperaturas. Qué medidas recomiendan los veterinarios

Cómo prevenir el golpe de calor en los perros (Shutterstock)
Cómo prevenir el golpe de calor en los perros (Shutterstock)

Finalmente las temperaturas de los 30 grados llegaron para quedarse. La ola de calor invadió a todo el país desde la segunda quincena de enero y el famoso golpe de calor preocupa ante no saber cómo actuar y prevenirlo.

Sin embargo, el golpe de calor no solo afecta a las personas, sino también a las mascotas. Y unas de las preguntas más comunes que se hacen a los veterinarios es qué es. “El golpe de calor es un síndrome clínico que se produce cuando, expuesto al calor -generalmente acompañado de una alta humedad ambiental- el perro es incapaz de regular su propia temperatura corporal y se perjudica el funcionamiento de sus órganos y sistemas”, explica el etólogo clínico Nicolás José Carmona (MN 9380, MP 13246).

Medidas simples para prevenirlo:

- Durante el verano, evitá que tu perro ejercite entre las 11 y las 19 horas, y durante toda la jornada si es un día de alta temperatura y humedad.

- Asegúrate que tu perro tenga a disposición abundante agua fresca.

- Nunca dejes a tu perro solo en el auto- si la ventilación es insuficiente, el golpe de calor puede suceder en pocos minutos.

- Los casos leves o incipientes pueden solucionarse ayudando al perro a descender su temperatura corporal. Si tu perro jadea o se ve incómodo, asegúrate de que permanezca en un espacio fresco, a la sombra, y ofrecerle abundante agua fresca (no fría).

Los perros deben tener constantemente agua fresca durante estos días de altas temperaturas (Shutterstock.com)
Los perros deben tener constantemente agua fresca durante estos días de altas temperaturas (Shutterstock.com)

Ante cualquiera de estos signos, llevá inmediatamente a tu perro al veterinario:

- Jadeo intenso,

- Salivación

- Lengua y/o encías enrojecidas

- Debilidad o cansancio excesivo

- Incoordinación dificultad para pararse o caminar.

¿Es necesario proteger a mi perro del sol? La veterinaria, Guillermina Manigot, especialista en Dermatología de Pequeños Animales y Equinos de Eukanuba dijo: “La piel del perro es sensible a la radiación solar, especialmente en las áreas como la boca, la nariz, las orejas y el abdomen. Ciertas razas y perros de pelaje claro y piel no pigmentada están en mayor riesgo, así como aquellos de pelo corto que han recibido cortes de pelo antes de las vacaciones”.

Los perros no deben estar mucho tiempo expuestos al sol (Shutterstock.com)
Los perros no deben estar mucho tiempo expuestos al sol (Shutterstock.com)

La experta, agregó que las quemaduras solares y el calor pueden ser especialmente peligrosas en perros que cursan enfermedades de piel como pénfigo, alergias, infecciones cutáneas, lupus. Y asimismo, algunos medicamentos, cuando la piel se expone al sol pueden desencadenar reacciones muy severas.

Una recomendación y muy importante, es que la piel de los perros no es igual a la de las personas, es por eso que algunos productos que utilizan las personas pueden no ser apropiados para el uso en animales, ya pueden lamerlos, intoxicarse o sufrir reacciones adversas.

La veterinaria Manigot, hace referencia a pantallas solares o bronceadores rotulados para uso en personas, que contengan óxido de zinc, o salicilatos por ejemplo. Además, podrían morder los envases, porque encuentran atractivo su sabor.

Por su parte, Melina Wajner, médica veterinaria (MN 9218) a cargo del equipo de salud de Puppis, dice: “al igual que los humanos, los perros no deben estar mucho tiempo expuestos al sol, ya que eso les puede provocar quemaduras o incluso insolaciones”.

La especialista afirma que hay que estar muy atentos porque las mascotas no tienen un regulador corporal de temperatura. Por eso se recomienda que estén en un lugar ventilado con abundante agua fresca y a la sombra.

Las caminatas deben realizarse cuando baja el sol o en la mañana para que las almohadillas no se quemen (Shutterstock)
Las caminatas deben realizarse cuando baja el sol o en la mañana para que las almohadillas no se quemen (Shutterstock)

Wajner recomienda algunos “trucos” para mantener a las mascotas hidratadas, por ejemplo incluir alimentos húmedos como parte de una dieta y casi una rutina de verano. “Es cierto que les solemos dar a nuestras mascotas este producto como premio de cumpleaños o cuando ya son mayores, pero la realidad es que son mucho más nutritivos de lo que creíamos”, afirma la especialista, quien además propone hacer algunas recetas caseras con esas características.

La comida húmeda contiene una gran cantidad de agua y, a diferencia de los alimentos secos, le brinda a los perros o gatos más hidratación que cualquier otra cosa, dado que en general y dependiendo la fórmula, los alimentos húmedos suelen tener entre un 60 y un 80 por ciento de agua y líquido, por lo que son realmente efectivos.

Por otra parte, en el caso de dejar a la mascota sola en el hogar, hay que asegurarse que tenga el agua y la sombra suficiente durante todo el tiempo en el que el humano no va a estar en la casa. Un espacio puede ser fresco por la mañana pero súper caluroso por la tarde. Hay que tener en cuenta esto a la hora de elegir dónde dejarlo

También se puede refrescar a las mascotas a través de juegos. Hay mordillos que se pueden sumergir en agua y colocar en el freezer para que luego ellos absorben el agua a medida que juegan. Y para aquellos perros más inquietos se puede jugar con con una fuente interactiva que al moverse lo recompense con flujos de agua.

La especialista recomienda que las caminatas se realicen cuando baja el sol o en la mañana. ¿Por qué? porque el piso está muy caliente y puede quemar sus almohadillas, además, si hace demasiado calor, también podría sentirse muy mal luego del paseo, y agrega: “También podés acompañar sus paseos con pausas para tomar agua en un bebedero”.

SEGUÍ LEYENDO: