De niña en Los Toldos a estrella de cine y Primera Dama, por qué Eva Perón se convirtió en una de las mujeres más icónicas de la historia argentina
De niña en Los Toldos a estrella de cine y Primera Dama, por qué Eva Perón se convirtió en una de las mujeres más icónicas de la historia argentina

Su estilo atravesó una evolución que reflejaba los puntos de inflexión de su vida política social. Sin embargo, esto no sucedió por mera casualidad. La dirigente política y actriz argentina Eva Perón era muy consciente de la imagen que formó con precisión, prestando atención a cada detalle.

María Eva Duarte nació en Los Toldos, una zona agropecuaria de la provincia de Buenos Aires y fue la menor de cinco hermanos. Su madre, Juana Ibarguren, era una apasionada de la costura que se ocupó de transmitir la pasión de generación en generación. Cuando tenía 15 años decidió trasladarse a la ciudad para cumplir su sueño de convertirse en actriz.

Instalada en Buenos Aires, y a pesar de las dificultades, logró hacerse un lugar en el medio artístico. Durante más de 10 años, trabajó en programas radiales y compañías teatrales. En 1944, tuvo lugar un devastador terremoto en la ciudad de San Juan. El entonces Secretario de Trabajo y Previsión, el Coronel Juan Domingo Perón, organizó una colecta en ayuda de las víctimas y convocó a personalidades del ambiente artístico, allí conoció a Eva y un año más tarde contrajeron matrimonio.

"En sus siete años de vida pública-política, Eva demostró que pudo construir su personaje diferenciándose no solo del resto de las primeras damas planteando un nuevo rol de mujer que podía ir a la par del Presidente resolviendo cuestiones gremiales y creando un partido político de mujeres, sino que podía atender al público por 12 o 14 horas en esas interminables 'tardes de ayuda social', como ella las llamaba y al mismo tiempo ser el puente entre la necesidad y el derecho", aseveró a Infobae la presidenta del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón, Cristina Álvarez Rodríguez.

El diseñador, actor y vestuarista Paco Jamandreu, vistió durante gran parte de su carrera como actriz a la denominada “abanderada de los humildes”, convirtiéndose en uno de sus grandes amigos y confidentes (Julieta Ferrario)
El diseñador, actor y vestuarista Paco Jamandreu, vistió durante gran parte de su carrera como actriz a la denominada “abanderada de los humildes”, convirtiéndose en uno de sus grandes amigos y confidentes (Julieta Ferrario)

"Una mujer del pueblo que nunca olvidó sus raíces", así define Álvarez Rodríguez a su tía abuela Eva Perón. "Era una mujer en un mundo de hombres. Me gusta pensarla como una 'feminista sin enunciación'. Era muy libre, no tenía impostación, era ella misma y así hablaba y así se mostraba. Sus valores eran sencillos: el amor al otro, el trabajo, la pasión, el coraje y las ganas de transformar la realidad, todo eso estaba representado en su estilo", recordó.

Durante sus días de actuación, en los años 30, Eva emuló los íconos de la belleza y la moda de Hollywood, se teñía el pelo rubio para obtener un look más glamoroso. Fue durante estos años que conoció a Paco Jamandreu, un diseñador de ropa que trabajaba para celebridades locales. Los dos se hicieron amigos íntimos. Ella confió en su talento y capacidad para refinar su estilo como actriz y en apariciones junto a Perón en actividades caritativas. Así, cambió algunos aspectos que pensó que eran de mal gusto.

Cuando Perón fue elegido presidente, Eva adoptó lo que se considera la moda típica de la década de 1940
Cuando Perón fue elegido presidente, Eva adoptó lo que se considera la moda típica de la década de 1940

Cuando Perón fue elegido presidente, Eva adoptó lo que se considera la moda típica de la década de 1940: hombreras notorias, chaquetas a medida y faldas de tubo hasta la rodilla, sombreros adornados, zapatos de tacón alto y un peinado pompadour de rizos hasta el cuello.

Como primera dama, Paula Naletoff, Henriette y Bernarda fueron las casas argentinas de alta moda que Eva eligió para que crearan sus looks. Casa Giulia y Rosé Descat fueron sus diseñadores de sombreros favoritos. Ella siempre agregaba detalles como plumas, flores o tul a los accesorios. En cuanto a los zapatos, llegó a tener cerca de 200 pares. Las sandalias de plataforma de tacón alto y los mocasines eran los diseños que más lucía. Perugia, la firma italiana, Miguel, Mc Taylor y Maggio & Rossetto eran sus zapateros por excelencia.

Las casas de moda nacionales enviaron empleados a acompañarla todo el día como sus asistentes de moda. Luis D'Agostino era su sastre personal, a cargo de la creación de sus tailleurs icónicos para su trabajo diario o apariciones públicas, y Juana Palmou y Asunta Fernández sus asistentes. Jamandreu, fue responsable de ajustar sus trajes, especialmente cuando se enfermó y perdía peso continuamente.

3 de julio de 1947: Eva (María) Duarte de Peron (1919 – 1952), esposa del presidente argentino, saliendo de un avión en Roma (Getty Images)
3 de julio de 1947: Eva (María) Duarte de Peron (1919 – 1952), esposa del presidente argentino, saliendo de un avión en Roma (Getty Images)

La gira europea de 1947 cambió su look una vez más. Después de ese viaje, simplificó su estilo para alejarse un poco de lo exagerado. Sin embargo,  adoptó el New Look de Christian Dior; vestidos de cintura de avispa con faldas exuberantes. Del pompadour pasó a lucir recogidos bajos y tirantes, una tez perfecta y un maquillaje sobrio con labios rojos también formaron parte de su nuevo aspecto distintivo. Escotes profundos, sin tirantes, estampados florales, vestidos drapeados y abrigos de piel eran opciones comunes para las ocasiones nocturnas junto con suntuosas joyas.

"Su guardarropas era ecléctico, no por el estilo sino por la variedad de prendas que lucía: su afición por los trajes de sastrería, una prenda que a ella le quedaba muy cómoda y le resultaba ideal para trabajar y sus maravillosos vestidos de las grandes galas", explicó consultada por este medio Marcela Gené, curadora del Museo Evita.

Su estilo se había vuelto más simple pero no menos costoso. De hecho, tanto Dior como Jacques Fath tenían maniquíes en sus talleres con las medidas de Eva para trabajar en sus vestidos a medida. Cuando se le preguntó en una entrevista italiana sobre sus clientes reales, Dior respondió: "La única reina que vestí fue Eva Perón". También comenzó a usar perfumes europeos como Lanvin's Scandal y Miss Dior.

A 64 años de su muerte conquistó a generaciones por su imponente actitud y elegancia. Todo un símbolo de la moda que sigue cautivando. Para el diseñador Christian Dior “la única reina”
A 64 años de su muerte conquistó a generaciones por su imponente actitud y elegancia. Todo un símbolo de la moda que sigue cautivando. Para el diseñador Christian Dior “la única reina”

Después de la gira, su asistente Asunta Fernández viajó dos veces al año a París para comprar sus vestidos y tailleurs. Regresaron en barcos o en un compartimento especial de los aviones, donde fueron colgados para evitar arrugas. Una noche, la presentación de la Gala del Teatro Colón se retrasó porque el avión no había llegado a tiempo con su prenda para la noche.

Para la diseñadora Elsa Serrano –que vistió a las personalidades más célebres de la Argentina y viajó por el mundo como modista oficial de dos primeras damas, María Lorenza Barreneche, la esposa de Raúl Alfonsín, y Zulemita Menem- Eva Perón tenia un don. "Sin dudas era una fanática de la moda. Paco (Jamandreu) me mostró los últimos bocetos que le hizo y me contó que se los llevaba al hospital en su lecho de muerte. La ropa la animaba", reveló la diseñadora en diálogo con Infobae.

Sin dudas, Eva utilizó la moda como instrumento de comunicación; quería decir algo a través de su ropa. Tenía un origen humilde y estaba motivada para ayudar a los pobres, pero vestida como una mujer de clase alta, tal vez para demostrar que cualquiera podía ascender socialmente en aquellos días. Incluso cuando estaba en la Fundación, llevaba sus mejores trajes, explicando que era la anfitriona y le gustaba recibir a sus invitados con lo mejor que tenía.

Incluso cuando estaba en la Fundación, llevaba sus mejores trajes, explicando que era la anfitriona y le gustaba recibir a sus invitados con lo mejor que tenía (Getty Images)
Incluso cuando estaba en la Fundación, llevaba sus mejores trajes, explicando que era la anfitriona y le gustaba recibir a sus invitados con lo mejor que tenía (Getty Images)

"Sus primeros años en el poder como presidenta del Partido Peronista Femenino y presidenta de la Fundación Eva Perón muestran que padecía una clara obsesión por su imagen. Para ella se trataba de uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta, seducía a las masas y vestida de gala simulaba ser de la realeza. Eva marcaba el horizonte para los descamisados, convirtió los objetos como las joyas y la indumentaria en atributos de divinidad, en objetos mágicos que le podrían dar un aliento al pueblo", expuso en diálogo con este medio Patricia Doria, diseñadora de indumentaria y directora del área de Moda de la Universidad de Palermo Facultad de Diseño y Comunicación.

Otra motivación de su estilo exquisito era competir con las bellas damas ricas que la despreciaban. Esa competencia en particular se había vuelto feroz. Como resultado, las casas de alta costura comenzaron a desarrollar dos colecciones por temporada: una para Evita y otra para sus clientes tradicionales. En una ocasión una de sus asistentes aseguró que Paula Naletoff no quería decir que vestía a la esposa de Perón porque, entonces, las damas de la alta sociedad estarían renuentes a volver a su tienda.

vita se apropió de las tendencias de la época y las combinó forjando su aspecto distintivo
vita se apropió de las tendencias de la época y las combinó forjando su aspecto distintivo

Para el gran maestro de la moda argentina Gino Bogani, Eva Perón fue indudablemente una mujer que pensó su estilo e ideó su looks hasta el último detalle. "A pesar de que usaba etiquetas nacionales, se vestía como una dama de clase alta, siguiendo las tendencias internacionales. Usaba tajes de tailleurs para viajar en avión. Eso hoy no existe, la gente se viste lo más cómoda que puede. Juliana (Awada) por ejemplo, tiene un look más decontracté, cool y natural. Lleva su pelo suelto, con ondas y desprolijo. De Evita creo que hay una sola foto de ella luciendo el pelo sin recoger", concluyó el experto.

Sin lugar a dudas, el hecho de que utilizara la ropa como medio de comunicación y le diera un significado especial a través de su personalidad y sus acciones fue lo que convirtió a Eva en un ícono inmortal. Evita se apropió de las tendencias de la época y las combinó forjando su aspecto distintivo. Su fuerza, su pasión por ayudar a los menos afortunados y su eterna rivalidad con las clases altas se reflejan en su estilo: femenino, elegante y moderno.

SEGUÍ LEYENDO: