Una investigación reveló los cuatro perfiles de consumidores emergentes volcados al bienestar y al cuidado del medioambiente en diferentes formatos naturales y saludables (Getty Images)
Una investigación reveló los cuatro perfiles de consumidores emergentes volcados al bienestar y al cuidado del medioambiente en diferentes formatos naturales y saludables (Getty Images)

Preocupados por el bienestar, la ecología y por el mañana, los jóvenes saben que el futuro del mundo dependerá de ellos. Los nuevos consumidores o consumidores emergentes son los encargados de determinar ciertas tendencias de consumo que ponen a prueba a la industria en todo momento.

En este contexto, un relevamiento del laboratorio Visiones reveló los cuatro perfiles de consumidores emergentes. "Lo que pudimos observar en principio es a diferentes grupos de consumidores que están volcados a experiencias naturales y saludables en diferentes formatos", describió  Florencia Mangini, responsable de la investigación a Infobae.

A continuación los cuatro perfiles de consumidores: 

"Well-binaries":

El bienestar es el eje pero sucede de forma binaria como respuesta al auge tecnológico: las acciones de aceleración y desaceleración se funden en un mismo estilo de vida. La elección de actividades ligadas al bienestar se presentan como alternativa y necesidad frente al agobio digital.

La elección de actividades está ligada directamente al bienestar (Istock)
La elección de actividades está ligada directamente al bienestar (Istock)

Well-binaries tiene tres grupos de consumidores con dos características comunes. Buscan destinos para el cuerpo, el alma y la mente, invierten en
felicidad y diseñan sus rutinas alrededor del bienestar. "El bienestar se vuelve signo de estatus social en este grupo de consumidores", enfatizó Mangini.

 Los "Outsiders":

En ellos aparece la búsqueda de un escape hacia la naturaleza como nueva rutina que no es solo física. La incorporación de acciones naturales en la manera de comer y comprar productos los identifica. Los outsiders son fans de las experiencias que involucran la naturaleza y la interacción grupal. Impactan en áreas y rubros como: industria alimenticia, turismo, indumentaria, belleza, editoriales-contenidos, cultura-conocimientos y eventos.

La búsqueda de un escape hacia la naturaleza como nueva rutina que no es solo física (Getty Images)
La búsqueda de un escape hacia la naturaleza como nueva rutina que no es solo física (Getty Images)

No buscan lo fácil y confortable, quieren aprender nuevos conocimientos. Se interesan por la re-educación. Tampoco buscan los productos del retail tradicional. Están en alza las ferias y las compras en la vía pública. Son consumidores sociales y las experiencias compartidas tienen un plus de valor. Los productos responden a una demanda por lo "craft". Se valora la evidencia de lo hecho a mano con materia prima noble. Alta estima por destinos "vírgenes", no intervenidos por el hombre. La idea es encontrarse a uno mismo en un afuera diferente.

Los "E-Conscious":

No son consumidores nuevos pero sí lo es su contexto. Son fashionistas preocupados por el medioambiente. Buscan en sus elecciones estéticas el origen de los productos y su impacto ambiental. Las marcas de moda y belleza se ven forzadas a volverse creativas para dar respuesta a la demanda de los consumidores. La historia detrás de los procesos de manufactura también se consume. Son nuevos valores de marca para el mundo de la moda y la belleza.

Las marcas de moda y belleza se ven forzadas a volverse creativas para dar respuesta a la demanda de los consumidores (Getty Images)
Las marcas de moda y belleza se ven forzadas a volverse creativas para dar respuesta a la demanda de los consumidores (Getty Images)

Revisan las prácticas éticas en la manufactura, eligen productos de larga duración, de origen natural o de materiales reciclados. Expresan a través de estampas, dibujos y colores sus preferencias y preocupaciones en relación a la naturaleza.  Relacionan el origen natural y la belleza, son consumidores y conocedores de componentes naturales.

 Los "Health Prophets":

Responden a una tendencia humanista hedonista en la que el motor del consumo es el placer relacionado al bienestar y la salud. Descartan las opciones tóxicas de las grandes ciudades y reorganizan sus rutinas para conectar tiempo libre, placer, salud y sociabilidad.

Los consumos etílicos son reemplazados por bebidas nutritivas y/o naturales (Getty Images)
Los consumos etílicos son reemplazados por bebidas nutritivas y/o naturales (Getty Images)

Sus elecciones tienen que ver con una redefinición del estilo de vida cosmopolita. Siguen un nuevo imperativo ético saludable que también se practica nutricionalmente. Los consumidores buscan alternativas al esquema clásico de "fiesta" que puedan convivir con el trabajo y los hijos. Actividades típicas de la vida nocturna serán "sobrializadas". Culto a la abstinencia hedonista. Los consumos etílicos son reemplazados por bebidas nutritivas y o naturales que aporten contenido clave para el organismo.

"Como una primera conclusión general, quedó demostrado que la obsesión por la ropa se debilitó y la del cuerpo ha aumentado", comentó Mangini.

Como característica predominante en los cuatro perfiles de consumidores emergentes, fue la de bienestar la que se destacó como señal de estatus. Y es que el concepto de bienestar amplía sus fronteras y abarca cada vez más aspectos de la vida cotidiana en los consumidores. "También pudimos notar que los consumidores son híper educados, ampliamente conscientes de los nutrientes que incorporan, tienen alta estima por productos de origen vegetal y, lo más importante, buscan reducir el impacto ambiental: el cuidado del medio ambiente es un motor de compra", concluyó Florencia Mangini. 

SEGUÍ LEYENDO